Tarta de queso y fresa - Cheesecake de fresa

Cómo hacer Cheesecake de fresa - Recetas Caseras

Esta tarta de queso con fresas es un postre que no necesita horno y fácil de preparar. La Cheesecake de fresa se puede congelar: basta con sacarla 2/3 horas antes transfiriéndola a la nevera

Los ingredientes que necesitas son:

Para la base

  • 150 gramos de galletas (Digestive)
  • 75 gramos de mantequilla

Para la crema de tarta de queso con fresas

  • 210 gramos de queso crema Philadelphia
  • 160 gramos de yogur griego natural
  • 150 gramos de nata para montar
  • 250 gramos de mermelada de fresa
  • Extracto de vainilla
  • 1 cucharada de licor de fresa (opcional)
  • 8 g de hojas de gelatina (disueltas en 40 g de nata líquida)

Para la decoración

  • Fresas
  • obertura o sirope de fresa
  • Nata montada

También necesitarás un molde de 20-22 cm de diámetro

Elaboración de la Tarta de queso y fresa

Triturar las galletas en la batidora y mezclarlas con la mantequilla derretida.

Verter la mezcla en la base de un molde de 20 cm de diámetro (forrado con papel de horno) y aplanar bien para formar una base compacta.

Reservar en la nevera.

En un bol, batir el queso con el yogur, la nata y la mermelada de fresa.

Añadir el extracto de vainilla y el licor de fresa y seguir batiendo.

Ablandar la gelatina en agua fría durante 10 minutos.

Derretir la gelatina en 40 g de nata líquida caliente y añadirla a la preparación anterior.

Sacar el molde de la nevera y verter en él la crema de queso.

Poner el molde en la nevera durante 5/6 horas (o toda la noche).

Desmoldar la tarta de queso y fresa y disponer en la superficie las fresas, la nata montada y la cobertura de fresa que se desees.

Otras recetas que te encantarán:

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños