Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

 autismo tea

Autismo (TEA) - Causas, síntomas y tratamiento

El trastorno del espectro autista (TEA) es el nombre de una variedad de afecciones similares, incluido el síndrome de Asperger, que afectan la interacción social, la comunicación, los intereses y el comportamiento de una persona.

En los niños con TEA, los síntomas están presentes antes de los tres años de edad, aunque a veces se puede diagnosticar después de los tres años.

No existe una "cura" para el TEA, pero la terapia del habla y el lenguaje, la terapia ocupacional, el apoyo educativo y otras intervenciones están disponibles para ayudar a los niños y padres.

Signos y síntomas

Las personas con TEA tienden a tener problemas con la interacción social y la comunicación.

En la primera infancia, algunos niños con TEA no balbucean ni usan otros sonidos. Los niños mayores tienen problemas para usar conductas no verbales, para interactuar con los demás; por ejemplo, tienen dificultad para mirar a los ojos, con las expresiones faciales, el lenguaje corporal y los gestos. Es posible que no den ningún contacto visual breve o que ignoren a personas conocidas o desconocidas.

Los niños con TEA también pueden desconocer e interesarse por otros niños. A menudo atraerán a niños mayores o menores, en lugar de interactuar con niños de la misma edad. Tienden a jugar solos.

Pueden encontrar dificultades para comprender las emociones y los sentimientos de otras personas, y tienen dificultades para iniciar conversaciones o participar en ellos de manera adecuada. El desarrollo del lenguaje puede retrasarse, y un niño con TEA no compensará la falta de lenguaje o el retraso en las habilidades del lenguaje mediante el uso de gestos (lenguaje corporal) o expresiones faciales.

Los niños con TEA tienden a repetir palabras o frases pronunciadas por otros (ya sea inmediatamente o más tarde) sin formular su propio idioma, o en paralelo al desarrollo de sus habilidades lingüísticas.

A algunos niños con TEA les gusta seguir la misma rutina y pequeños cambios pueden desencadenar rabietas. A veces, pueden agitar la mano o girar y/o chasquear los dedos cuando están emocionados o molestos. Otros pueden realizar actividades repetitivas, como encender y apagar los interruptores de luz, abrir y cerrar puertas o alinear cosas.

Los niños y jóvenes con TEA con frecuencia experimentan una variedad de problemas cognitivos (de pensamiento), de aprendizaje, emocionales y de conducta. Por ejemplo, también pueden tener trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH), ansiedad o depresión.

Alrededor del 70% de los niños con TEA tienen un cociente intelectual no verbal inferior a 70. De estos, el 50% tienen un cociente intelectual no verbal inferior a 50. En general, hasta el 50% de las personas con "dificultades severas de aprendizaje" tienen un TEA.

Síntomas

Las principales características del trastorno del espectro autista (TEA) son problemas de comunicación e interacción social.

Consulta a tu médico de cabecera o pediatra si notas alguno de los siguientes signos de TEA en tu hijo.

Signos de TEA en niños en edad preescolar:

Lengua hablada

  • Retraso en el desarrollo del habla (por ejemplo, hablar menos de 50 palabras diferentes a la edad de dos años), o no hablar en absoluto.
  • Repetición frecuente de palabras y frases establecidas.
  • La forma de hablar es muy monótona o plana.
  • Prefiere comunicarse usando palabras sueltas, a pesar de ser capaz de hablar en oraciones

Respondiendo a otros

  • No responde a su nombre, a pesar de tener una audición normal.
  • Rechaza abrazos iniciados por un padre o cuidador (aunque pueden iniciar abrazos ellos mismos)
  • Reacciona inusualmente negativamente cuando alguien le pide que haga algo.

Interactuando con otros

  • No estar al tanto del espacio personal de otras personas, o ser inusualmente intolerante con las personas que ingresan a su espacio personal.
  • Poco interés en interactuar con otras personas, incluidos niños de una edad similar.
  • No disfrutar las situaciones que le gustan a la mayoría de los niños de su edad, como las fiestas de cumpleaños.
  • Prefieren jugar solo, en lugar de pedirle a otros que jueguen con ellos.
  • Raramente usan gestos o expresiones faciales al comunicarse.
  • Evitan el contacto visual

Comportamiento

  • Tienen movimientos repetitivos, como agitar las manos, balancearse hacia adelante y hacia atrás, o mover los dedos.
  • Juegan con juguetes de manera repetitiva y sin imaginación, como alinear los bloques en orden de tamaño o color, en lugar de usarlos para construir algo.
  • Prefieren tener una rutina familiar y pueden enfadarse mucho si hay cambios.
  • Pueden sentir un fuerte agrado o desagrado por ciertos alimentos basado en la textura o el color de los alimentos tanto como en el sabor.
  • Intereses sensoriales inusuales: por ejemplo, los niños con TEA pueden olfatear juguetes, objetos o personas de manera inapropiada.

Signos y síntomas de TEA en niños en edad escolar:

Lengua hablada

  • Evitan el uso del lenguaje hablado.
  • Lenguaje que suena muy monótono o plano.
  • Usa frases pre-aprendidas, en lugar de juntar palabras individuales para formar nuevas oraciones.
  • Parece hablar "a" las personas, en lugar de compartir una conversación bidireccional.
  • Respondiendo a otros
  • Tienen una interpretación literal del lenguaje, de modo que no comprenden refranes, frases hechas o ironías, sarcasmo, las metáforas, etc.
  • Reacciona inusualmente negativamente cuando alguien le pide que haga algo

Interactuando con otros

  • No estar al tanto del espacio personal de otras personas, o ser inusualmente intolerante con las personas que ingresan a su espacio personal.
  • Poco interés en interactuar con otras personas, incluidos niños de una edad similar, o tener pocos amigos cercanos, a pesar de los intentos de formar amistades.
  • No entender cómo las personas normalmente interactúan socialmente, como los saludos y las despedidas.
  • Ser incapaz de adaptar el tono y el contenido de su discurso a diferentes situaciones sociales; por ejemplo, hablar de manera muy formal en una fiesta y luego hablarle a extraños de manera familiar.
  • No disfrutar las situaciones y actividades que disfrutan la mayoría de los niños de su edad.
  • No suelen usar gestos o expresiones faciales al comunicarse
  • Evitan el contacto visual

Comportamiento

  • Movimientos repetitivos, como agitar sus manos, mecerse hacia adelante y hacia atrás, o mover los dedos.
  • Jugando de forma repetitiva y sin imaginación, a menudo prefiriendo jugar con objetos en lugar de personas.
  • Desarrollando un interés altamente específico en un tema o actividad en particular.
  • Prefiriendo tener una rutina familiar y enojarse mucho si hay cambios en su rutina normal.
  • Tener un fuerte agrado o desagrado por ciertos alimentos basado en la textura o el color de los alimentos tanto como en el sabor.
  • Intereses sensoriales inusuales: por ejemplo, los niños con TEA pueden olfatear juguetes, objetos o personas de manera inapropiada

Las personas con TEA a menudo tienen síntomas o aspectos de otras afecciones, como:

  • Una discapacidad de aprendizaje
  • Trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH)
  • Síndrome de Tourette u otros trastornos de tics
  • Epilepsia
  • Dispraxia
  • Trastorno obsesivo compulsivo (TOC)
  • Trastorno de ansiedad generalizada
  • Depresión
  • Desorden bipolar
  • Problemas para dormir
  • Dificultades sensoriales

Causas

La causa exacta del trastorno del espectro autista es actualmente desconocida.

Es una condición compleja y puede ocurrir como resultado de una predisposición genética (una tendencia natural), factores ambientales o desconocidos.

Diagnóstico

Consulta al médico si tu hijo muestra síntomas de trastorno del espectro autista (TEA) o si estás preocupada por su desarrollo.

Si corresponde, el médico de cabecera puede remitirlo a un especialista en el diagnóstico de TEA.

El especialista realizará una evaluación más exhaustiva, que debe iniciarse dentro de los tres meses posteriores a la derivación.

Si lo derivan a un especialista individual, pueden ser: Psicólogo, Psiquiatra, pediatra, terapeuta del habla y el lenguaje.

El diagnóstico de TEA se basa en la variedad de funciones que muestra tu hijo.

Se necesitará información sobre el desarrollo del habla y lenguaje, la salud y el comportamiento de su hijo.

Se deberá realizar un examen físico detallado para descartar posibles causas físicas de los síntomas de tu hijo, como una afección subyacente, como neurofibromatosis o síndrome de Down.

La evaluación incluirá un control de cualquier condición física coexistente y problemas de salud mental

Una vez que se completa este proceso, se puede confirmar un diagnóstico de TEA.

Tratamiento

No existe una "cura" para el trastorno del espectro autista (TEA), pero hay una serie de intervenciones especializadas que tienen como objetivo mejorar las habilidades de comunicación y ayudar con el desarrollo educativo y social.

Puede ser difícil saber qué intervención funcionará mejor para tu hijo, porque cada persona con TEA se ve afectada de manera diferente.

Algunos tipos de intervención pueden implicar horas de trabajo intensivo, y esto no siempre es posible para muchas familias debido a los compromisos prácticos, emocionales y financieros necesarios.

Cualquier intervención debe enfocarse en aspectos importantes del desarrollo de tu hijo. Estos son:

  • Habilidades de comunicación, como el uso de imágenes para ayudar a comunicarse (ya que las habilidades del habla y del lenguaje generalmente se retrasan significativamente).
  • Habilidades de interacción social, como la capacidad de comprender los sentimientos de otras personas y responder a ellas.
  • Habilidades de juego imaginativas, como alentar el juego imaginativo.
  • Habilidades académicas: las habilidades "tradicionales" que un niño necesita para progresar en su educación, como la lectura, la escritura y las matemáticas.

La evaluación detallada, la gestión y la coordinación de la atención para niños y jóvenes con TEA deben involucrar a un equipo multidisciplinar especializado que trabajen juntos. El equipo puede incluir:

  • Un pediatra
  • Especialistas en salud mental, como un psicólogo y un psiquiatra
  • Un especialista en discapacidad de aprendizaje
  • Un terapeuta del habla y el lenguaje
  • Un terapeuta ocupacional
  • Servicios de educación y asistencia social

Los padres de un niño con TEA desempeñan un papel crucial en el apoyo a sus hijos y la mejora de sus habilidades.

La comunicación es particularmente complicada para los niños con TEA. Es necesario ayudarlos  a comunicarse, eso puede reducir la ansiedad y mejorar el comportamiento.

Los siguientes consejos pueden ser útiles para comunicarte e interactuar con tu hijo:

  • Usar el nombre de tu hijo para que sepa que te diriges a él.
  • Mantener el ruido de fondo al mínimo.
  • Usar un lenguaje sencillo.
  • Hablar lenta y claramente, con pausas entre palabras
  • Acompaña lo que dices con gestos simples.
  • Dale un tiempo adicional para que procese lo que has dicho.

Tratamientos psicosociales

Si el comportamiento del niños está causando problemas, se evaluará su posible desencadenante, como una condición de salud física, un problema de salud mental o factores ambientales.

Se abordará una causa física o mental usando medicamentos y/o tratamientos psicológicos.

En algunos casos, como cuando un niño con TEA también tiene un problema de ansiedad, también se puede recomendar un tratamiento psicosocial. Estos son tratamientos de apoyo que ayudan a las personas a superar los desafíos y mantener una buena salud mental.

Medicación

En algunos casos, se pueden recetar medicamentos para tratar algunos de los síntomas o condiciones asociadas con TEA. Por ejemplo:

  • Problemas para dormir.
  • Depresión.
  • Epilepsia.
  • Trastorno por déficit de atención e hiperactividad (TDAH).
  • Comportamiento agresivo y desafiante, como berrinches o autolesiones.

Estos medicamentos pueden tener efectos secundarios significativos y, por lo general, solo son recetados por un médico que se especialice en la afección que se está tratando. Si se ofrecen medicamentos, el paciente tendrá chequeos regulares para evaluar si está funcionando.