Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

autismo adolescentes

El trastorno del espectro autista (TEA) es un nombre utilizado para describir una amplia gama de afecciones del desarrollo neurológico que se pueden observar a través de ciertos comportamientos, técnicas de comunicación y estilos de interacciones sociales.

El autismo se llama "trastorno del espectro" porque los signos externos del autismo pueden variar en un espectro de "leve" (no muy notable) a "grave" (muy notable) en comparación con lo que es neurotípico.

Según la edición más reciente del Manual Diagnóstico y Estadístico de los Trastornos Mentales (DSM-5), los médicos diagnostican TEA al identificar varios signos clave. Pero los signos de TEA varían ampliamente de persona a persona.

Los signos también pueden cambiar a medida que envejece: los signos de TEA que experimenta como niño pueden ser completamente diferentes de lo que experimenta como adolescente.

Analicemos cómo son los signos comunes de TEA en los adolescentes, qué puedes hacer si tú o tu hijo adolescente tienen TEA, y qué puedes hacer si te preocupa que el autismo interrumpa o afecte la vida.

¿Cuáles son los signos comunes del autismo en los adolescentes?

Los signos externos de TEA no son los mismos de persona a persona.

Pero los signos de autismo en los adolescentes no son tan diferentes de los de los niños o adultos.

Aquí hay un breve resumen de los criterios de diagnóstico para el autismo:

  • Tener dificultades con las interacciones sociales y la comunicación, como tener malentendidos.
  • Tener patrones de comportamiento intensamente enfocados o restringidos, como funciones motoras repetitivas como aleteo de manos, o una estricta adherencia a una rutina diaria hasta el punto de sentirse angustiado si estos patrones se alteran.
  • Los signos externos de autismo son identificables al inicio del desarrollo, incluso si no son fáciles de detectar, ya que pueden volverse más evidentes cuando el niño crece.
  • Los signos de autismo resultan en desafíos notables para adaptarse a las funciones esperadas en las normas sociales o laborales.
  • Los signos de autismo no son más claramente parte de un diagnóstico diferente de discapacidad intelectual o trastorno del desarrollo (aunque pueden diagnosticarse uno al lado del otro).

Estos signos también se diagnostican de acuerdo con su "gravedad"

Algunas personas diagnosticadas con autismo pueden mostrar solo formas "leves" de estos signos. Pero otros pueden experimentar formas "severas" que interrumpen su capacidad de adaptarse a las normas neurotípicas sociales y de comunicación.

Es por eso por lo que muchas personas piensan que es fundamental obtener un diagnóstico y recibir tratamiento lo antes posible.

Un diagnóstico "severo" puede ayudar a alguien a acceder más fácilmente a los recursos que necesita para ajustarse a estas normas a medida que envejece, cuando el ajuste se vuelve más crítico para la autosuficiencia.

¿Cuándo comienzan a aparecer estos signos?

Los signos de TEA pueden cambiar de la infancia a la edad adulta. En muchos casos, el autismo no se puede diagnosticar por definición a menos que los signos estén presentes cuando tu hijo es pequeño para que puedas establecer un patrón de comportamiento.

Por supuesto, no hay un momento exacto en que estos signos de autismo se noten en tu hijo adolescente.

Pero, como ocurre con muchos adolescentes, puedes comenzar a ver cambios de comportamiento y emocionales cuando llegan a la pubertad, generalmente entre los 11 y 13 años.

Los signos de autismo también pueden ser más notorios cuando comienzan a asistir a la secundaria, donde las relaciones sociales a menudo se vuelven más centrales en la vida de un adolescente.

¿Qué debes hacer si crees que tu hijo adolescente tiene autismo?

El autismo no es curable. Es parte de la personalidad y la individualidad.

Ayuda a tu hijo a comprender quién es y a aprender a amarse y aceptarse a sí mismo, especialmente si le preocupa no encajar.

Primero, consulta a un pediatra, psicólogo o psiquiatra especializado en autismo. Podrán guiarte a través de cómo se diagnostica el autismo, que incluye:

  • Monitorear el desarrollo del adolescente contra una lista de verificación de hitos comunes del desarrollo.
  • Realizar una evaluación de comportamiento en profundidad.
  • Averiguar qué recursos pueden permitir al adolescente superar desafíos para adaptarse a las normas neurotípicas y volverse autosuficiente.

¿Cómo puedes apoyar a un adolescente con autismo?

Al igual que los signos de autismo difieren para todos, los resultados para alguien con autismo serán diferentes para cada individuo.

Lo primero que hay que entender es que tu hijo adolescente no está dañado o deficiente.

Pero pueden necesitar acceso a recursos que puedan ayudarlos a superar los desafíos para adaptarse a las normas neurotípicas, dependiendo de si su TEA ha sido diagnosticado como "leve" o "grave".

Esto es lo que puedes hacer para que tu hijo se sienta amado y aceptado por quienes lo rodean, así como cómo ayudarle a amarse y aceptarse a sí mismo.

Edúcate sobre el autismo

Aparentemente, todos los días aparecen nuevos recursos para comprender y vivir con autismo.

Habla con médicos, investigadores o patólogos del habla con experiencia en autismo para aprender. Lee muchos libros y busca recursos en Internet.

Aprende todo sobre tu hijo adolescente

La mayoría de los padres hacen esto de todos modos (y enloquece a la mayoría de los adolescentes). Pero si tu hijo tiene autismo y no estás seguro de qué hacer, ¡pregúntale!

Mantén una conversación abierta con tu hijo. Pídele que te diga lo que está pensando o que escriba sus pensamientos.

Si tu hijo no tiene la capacidad verbal o de escritura para compartir sus pensamientos o emociones contigo, es crucial observar su comportamiento y tomar nota de lo que podría desencadenar ciertas respuestas conductuales.

Descubre qué funciona (y qué no) para ayudar a minimizar los comportamientos que pueden ser perjudiciales o desafiar su capacidad para aprovechar al máximo los recursos a los que tienen acceso.

Si crees que su comportamiento es perjudicial o que obstaculiza su capacidad de tener éxito en formas en las que han expresado interés, intenta minimizar esos factores desencadenantes o ayudar a tu hijo a encontrar mecanismos de afrontamiento.

Aquí hay algunas ideas:

  • Si le molestan las luces brillantes, mantén las luces tenues en casa.
  • ¿Los ruidos fuertes interrumpen su enfoque o sobreestimulan sus sentidos? Cómprale unos auriculares o tapones para los oídos con cancelación de ruido.
  • Dale espacio y sé comprensivo. No grites, no le hagas sentir vergüenza ni respondas con lenguaje hiriente o violencia.
  • Acéptelo por quienes es.
  • Independientemente del mensaje que muchos padres de adolescentes autistas reciban de las personas y organizaciones que los rodean, tu hijo no tiene nada de malo. No necesita ser reparado.
  • En cambio, haz que se sienta amado. Inclúyelo en todos los eventos familiares. Participa en sus actividades favoritas.
  • Respeta sus límites, ya sea permitiéndole tener sus propios amigos y pasatiempos o dándole privacidad cuando lo solicite.
  • Sé consistente y solidario.

El autismo no "desaparece" ni "mejora". Representa a tu hijo adolescente:

  • Personalidad.
  • Cognición.
  • Emoción.
  • Individualidad.

Es crucial estar presente para tu hijo, ya que experimenta no solo las dificultades típicas de ser un adolescente, sino también la presión adicional de cumplir con los estándares neurotípicos.

La consistencia en mantener un ambiente positivo y de aceptación puede ser una influencia enorme en la dirección de su vida mucho más allá de la adolescencia.

Ayudarlo a aprender ciertas habilidades o comportamientos de la vida que pueden tener dificultades para dominar también puede ser una forma de apoyo. Para desarrollar habilidades en estas áreas, puedes:

  • Consultar a un psicólogo o psiquiatra que pueda ayudar a tu hijo a superar desafíos personales. También pueden recetar medicamentos para la ansiedad, la depresión, el trastorno obsesivo compulsivo (TOC) u otras afecciones que pueden afectar el sentido de satisfacción personal de tu hijo o ser percibido como perjudicial.
  • Consulta a un patólogo del habla para que lo ayude con cualquier problema de comunicación o haga terapia del habla.
  • Consulta a un especialista en comportamiento para que te ayude con las rutinas, actividades o hábitos que pueden ser perjudiciales para las actividades que tu hijo quiera hacer.
  • Consulta a un nutricionista que pueda ayudarte a optimizar la dieta de tu hijo o la ingesta de suplementos para reducir su experiencia de comportamientos o emociones desafiantes.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.