¿Qué no hacer cuando se visita a un recién nacido?

Si tienes pensado visitar a un recién nacido, hay ciertas cosas que no debes hacer. Te las contamos a continuación.

Cuando nace un bebé en la familia o en su entorno, siempre es una buena noticia y todos quieren ir a conocerlo.

Esto es normal, pero hay algunas cosas que debes tener en cuenta para evitar que la tan esperada visita se convierta en un problema. Antes de visitar a un recién nacido, pregunta siempre a los padres si es posible o si es mejor esperar.

No seas esa persona que va a ver a un bebé y hace cosas que no debería hacer. Estas son algunas de las cosas que no debes hacer cuando visitas a un recién nacido. Si las sigues, no incomodarás a nadie.

¿Qué no hacer cuando se visita a un bebé recién nacido?

Aparecer sin avisar

Siempre que quieras visitar a un recién nacido, debes hablar con los padres para acordar una hora que os venga bien a todos. Una vez acordada la hora, debes ir en ese momento y no antes o después. Sé puntual; no te atrevas a presentarte en la puerta sin haberlo hablado antes, ya que puede resultar molesto.

Dar consejos que no se han pedido

Los padres pueden molestarse si les das un consejo que no han pedido. Pueden sentirse estresados si lo haces e incluso incómodos. Si quieres decir algo, primero pregunta si puedes hacerlo, y si es así, ten tacto y empatía.

Hacer las preguntas equivocadas

Preguntar a la madre por qué no está amamantando o si va a trabajar pronto. Algunas cuestiones pueden ser delicadas para los padres y es importante no sacarlas a colación si crees que pueden molestarse.

Llegar con las manos vacías

Nunca visites a un recién nacido con las manos vacías. Siempre es una buena idea llevar algo de comida, ya que los padres cansados siempre lo agradecerán. Si no se te da bien cocinar, puedes pensar en otras cosas que también les vendrán bien, como pañales, toallitas o tarjetas regalo.

No lavarse las manos antes de tocar al recién nacido

La higiene es esencial cuando se visita a un recién nacido. Así que lávate bien las manos antes de entrar en la casa o inmediatamente después de llegar. No toques al bebé hasta que te hayas limpiado y desinfectado bien las manos.

Acudir estando enfermo

Si está enfermo o tiene síntomas, nunca visites a un recién nacido. Ni siquiera tienes que pasar por la puerta. Espera hasta que no tenga síntomas y haya pasado el tiempo de contagio de la enfermedad, según el tipo que tengas.

Permanecer demasiado tiempo

Cuando vayas a visitar a un recién nacido, no te quedes demasiado tiempo. Felicita a los padres, habla con ellos, ofréceles ayuda, pero no te quedes demasiado tiempo. Los nuevos padres estarán probablemente cansados y necesitarán tiempo para sí mismos.

Dar más trabajo

Si vas a visitar a un bebé, no pienses que los padres tienen que ser buenos anfitriones, porque no deberían serlo. Su único trabajo es cuidar de su nuevo bebé, así que no esperes que te ofrezcan agua.

Si quieres beber agua, pregunta si puedes conseguirla tú mismo. Y, si vas a la cocina y ves los platos sucios, ofrécete a limpiarlos y ofrece a los padres una taza de café. Seguro que agradecerán este bonito gesto.

Ir a ver al recién nacido con mucha gente

Cuando vayas a ver a un recién nacido, no vayas con mucha gente. Ve solo o con otra persona como máximo. Tal vez si la madre está amamantando, no se sienta cómoda mostrando su pecho a personas en las que no confía.

Si quieres ir con más gente, es mejor decírselo con antelación, y si los padres no están de acuerdo, no te enfades, simplemente acepta sus deseos.

Cambiar de planes en el último momento

Si has prometido llevar la cena en tu visita, debes llevarla. Del mismo modo, si prometiste estar allí a las 18:00 horas, no vayas a otra hora, y mucho menos cambies de planes en el último momento.

Falta de respeto a los deseos de los padres al visitar a un recién nacido

Nunca, bajo ninguna circunstancia, faltes a los deseos de los padres. Si deciden pasar dos semanas sin visitas, debes respetarlo. Mantén las distancias y pregunta siempre antes de dar por hecho las cosas.

Publicar fotos del recién nacido en las redes sociales

Si tomas fotos del recién nacido, no las publiques en las redes sociales, especialmente sin el consentimiento de los padres. Esto puede ser incómodo y es mejor evitarlo.

No todos los padres quieren mostrar a sus hijos en las redes sociales y debes respetarlo. Aunque pienses que puede ser un halago porque quieres mostrar lo orgullosa que estás de la llegada del bebé al mundo, es mejor no hacerlo.

Ignorar a los hermanos mayores

Si los padres tienen otros hijos además del bebé, no los dejes fuera. Ellos también necesitan atención, así que juega con ellos y préstales toda tu dedicación. Incluso es ideal llevarles un regalo o un detalle para que vean que siguen siendo importantes.

En definitiva, esperamos que estas recomendaciones te resulten útiles y que las apliques cuando visites a un recién nacido. Te ahorrarás muchos malentendidos con los padres y todos podréis disfrutar del bebé con mayor tranquilidad.

También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!