Cómo interrumpir la succión del bebé en la lactancia materna

Una parte importante del cuidado de los pechos durante la lactancia es aprender a retirar al beb√© del pecho de forma segura y correcta. Es posible que no tengas que hacerlo a menudo, ya que su hijo probablemente liberar√° la succi√≥n por s√≠ mismo la mayor parte del tiempo. Pero, en aquellas ocasiones en las que tengas que hacerlo t√ļ misma, utilizar la t√©cnica adecuada te ayudar√° a evitar dolores y da√Īos innecesarios en tus pechos y pezones.

Cuando el beb√© se agarra al pecho de la forma correcta, todo el pez√≥n y parte de la areola, la zona de piel m√°s oscura que rodea el pez√≥n, estar√°n en la boca del ni√Īo. Un buen agarre hace que los labios y la lengua del ni√Īo se sellen bien con el pecho. Este fuerte sellado permite a tu hijo crear la succi√≥n que necesita para extraer la leche materna mientras se amamanta.

La mayor√≠a de las veces, cuando un beb√© termina de tomar el pecho, est√° preparado para cambiar de lado o simplemente necesita un descanso de la toma, abrir√° la boca y se soltar√° del pecho por s√≠ solo. Sin embargo, puede haber ocasiones en las que tu hijo no se suelte y tengas que ser t√ļ quien lo separe del pecho.

Causas para interrumpir la succión del bebé

A continuación se presentan algunos ejemplos de cuándo puedes tener que interrumpir la succión por tu cuenta.

Un mal agarre

Es normal sentir un poco de sensibilidad en el pez√≥n cuando el beb√© se prende por primera vez. Pero, si sigues sintiendo dolor despu√©s de los primeros instantes, es probable que tu hijo no se haya enganchado correctamente. Dado que un mal agarre puede causar dolores y da√Īos en los pezones y otros problemas de lactancia, no debes dejar que tu beb√© siga pegado a ti de esa manera. En su lugar, debes retirarlo para volver a colocarlo en su sitio e intentar que se agarre correctamente.

Alternar los lados

Si tu hijo sigue pegado a un pecho y quieres cambiar al otro lado, es posible que tengas que retirarlo.

Después de las tomas

Si tu hijo sigue mamando durante mucho tiempo después de terminar la toma o si se queda dormido al final de la misma y sigue agarrado a tu pecho, es posible que quieras soltarlo para que puedas acostarlo.

Técnica correcta

Cuando est√©s preparada para retirar a tu peque√Īo del pecho, no debes intentar tirar de √©l. Los tirones pueden da√Īar la delicada piel que rodea el pez√≥n y la areola. Los beb√©s tambi√©n tienen un instinto natural para intentar impedir que el pecho salga de la boca. Tu hijo puede apretar el agarre o morder para evitar que lo retires. No s√≥lo es doloroso, sino que puede provocar problemas en el pez√≥n.

Es importante que aprendas a retirar a tu bebé del pecho sin que te cause dolor y molestias.

Proceso de retirada

  • Aseg√ļrate de que tus dedos est√°n limpios.
  • Coloca tu dedo en la esquina de la boca de tu beb√©.
  • Desliza suavemente el dedo hacia el lado de la boca.
  • Pasa por delante de los labios de tu beb√© y entre sus enc√≠as mientras presionas ligeramente la piel de tu pecho. Esta acci√≥n romper√° la succi√≥n entre la boca de tu hijo y tu pecho.
  • Cuando el beb√© abra la boca, retira el pecho.
  • Para evitar que tu beb√© te muerda accidentalmente mientras intentas quitarle el pecho de la boca, mant√©n tu dedo entre las enc√≠as de tu beb√© hasta que el pez√≥n est√© a salvo.

Cu√°ndo buscar ayuda

Si es posible, aprende a romper la succi√≥n desde el principio. Pide a tu enfermera o a un asesor de lactancia que te ense√Īe la t√©cnica correcta. Si no tuviste la oportunidad de aprender a retirar al beb√© del pecho cuando empezaste a dar el pecho, nunca es demasiado tarde. Tu m√©dico, una asesora de lactancia o un grupo de lactancia local pueden proporcionarte ayuda y m√°s informaci√≥n.

Tambi√©n te puede interesar leer: 

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!