Ideas de autocuidado para que las madres alivien el estrés, ¿Cómo te cuidas cuando tienes hijos?

Como madre de un bebé, probablemente no recuerdes la última vez que te duchaste, y mucho menos que practicaste el autocuidado.

Esto es totalmente comprensible, y es muy común que las nuevas mamás consideren sus propias necesidades bastante irrelevantes cuando están lidiando con las intensas e interminables necesidades de un bebé.

Pero lo cierto es que cuidarse a sí misma es importante, porque descuidar tu propio cuidado puede tener repercusiones importantes en tu salud física, tu salud mental e incluso en el bienestar del bebé.

Veamos la importancia del autocuidado para las nuevas mamás y cómo puedes asegurarte de darle prioridad. (Sí, es posible a pesar de lo ocupada y agotada que estés).

Por qué practicar el autocuidado es un reto para las mamás

Practicar el autocuidado como madre comienza con la creencia de que el autocuidado es vital y algo que se merece. Este es probablemente el aspecto más difícil, porque a las madres se les enseña que ser una buena madre significa sacrificar su propio bienestar para atender las necesidades de su hijo. Se les enseña que es preferible poner sus propias necesidades en el último lugar de la lista.

Una vez que te conviertes en madre, se supone que tu bebé es todo tu mundo. Algo de esto no se puede evitar. Nuestros bebés son esencialmente indefensos al principio. Hay que alimentarlos con frecuencia, cambiarles el pañal, cogerlos en brazos y calmarlos cuando lloran. Hay que vigilarlos prácticamente todo el tiempo. Incluso cuando están profundamente dormidos, tenemos los monitores de bebés encendidos, por si nos necesitan.

Esto es normal, y nadie dice que debas descuidar las necesidades de tu bebé en lugar de las tuyas. El problema es que se espera que muchas madres se encarguen de todos los cuidados del bebé, con una ayuda mínima.

Además de ocuparse de la mayor parte del cuidado del bebé, muchas madres deben mantener la casa limpia y en orden. Se espera que reciban con alegría a los visitantes para que conozcan al bebé y que tengan un aspecto cuidado cuando lleguen las visitas. También se espera de ellas que asuman gran parte de la "carga mental" que supone llevar un hogar: concertar las citas con el médico de su bebé, programar las actividades diarias y planificar el futuro.

Muchas madres hacen todo esto además de volver al trabajo y gestionar la transición de su bebé a la escuela infantil. Esto sí que es estresante y agotador.

El autocuidado no es egoísta

No es de extrañar que el autocuidado no sea exactamente algo a lo que las madres sientan que pueden dar prioridad, ¿verdad? Pero la cuestión es la siguiente. Cuidar de tu propio bienestar físico y emocional no es sólo una idea bonita y difusa para añadir a tu interminable lista de tareas. En realidad es vital para tu propia salud.

Si todo lo que haces es dar, dar y dar, es probable que experimentes agotamiento, lo que puede afectar a tu propia salud física y mental. Y lo que es más importante, puede tener un impacto significativo en tus hijos. Si tu objetivo es ser una buena madre, descuidar tus propias necesidades no es la manera de lograrlo.

Las investigaciones confirman que el agotamiento de las madres es real

La idea de que descuidar tus propias necesidades tiene consecuencias negativas tanto para ti como para tus hijos no es sólo una teoría. Está demostrado por la investigación.

Cuando las tensiones diarias de la crianza de los hijos se acumulan y los padres no tienen los descansos y los momentos adecuados para respirar, pueden experimentar lo que se llama agotamiento parental. Los investigadores definen el agotamiento parental como un "agotamiento abrumador relacionado con la propia función parental" y afirman que es más común de lo que se piensa.

En general, el agotamiento puede provocar síntomas como dolores de cabeza, dolores de estómago, agotamiento extremo y entumecimiento emocional, todo lo cual pueden experimentar los padres agotados.

En el contexto cultural actual, las madres están sometidas a una gran presión. Pero ser una madre perfecta es imposible e intentar serlo puede llevar al agotamiento.

Probablemente lo más impactante sean las consecuencias del agotamiento maternal en los niños. Los investigadores descubrieron que experimentar el agotamiento de los padres puede afectar a la crianza de los hijos y provocar efectos nocivos, como por ejemplo:

  • Distanciamiento emocional de los hijos.
  • Agotamiento emocional.
  • Negligencia parental.
  • Pensamiento de huida.
  • Violencia parental.

Por supuesto, no todos los padres que experimentan agotamiento van a terminar siendo negligentes o violentos, pero estos resultados dan crédito a la importancia de cuidar de tu salud emocional y física, haciéndola tan prioritaria como la salud y el bienestar del bebé.

Todo lo que permita a los padres recargar las pilas y evitar el agotamiento es bueno para los niños. Los padres deben saber que el autocuidado es bueno para el niño y que, cuando se sientan muy agotados, deben buscar ayuda. Los padres deben saber que el autocuidado es bueno para el niño y que, cuando se sientan muy agotados, deben buscar ayuda.

5 consejos de autocuidado para madres

¿Ya te has convencido de que el autocuidado no es egoísta y que añadir algo de autocuidado a tu vida debería ser algo innegociable? Muy bien. Pero es posible que aún no sepas cómo lograrlo exactamente. Aquí tienes algunos consejos:

Aprende a decir no

Solemos pensar que decir no es algo negativo y no queremos suscitar críticas. Pero decir que no, puede darnos fuerza y es saludable en muchas situaciones. Puedes empezar por decir que no a las visitas no deseadas, a una agenda social llena y, definitivamente, a tener la casa reluciente cuando eres madre de un pequeño o de varios.

Sé lo suficientemente buena

Es natural querer ser una buena madre. Pero sólo con estar presente cada día y amar a tu bebé, ya lo eres. Muchas de nosotras nos quedamos con la idea de que ser una buena madre significa ser una perfecta. Eso no es cierto. Intenta ser una madre "suficientemente buena". ¿Has alimentado, vestido y abrazado a tu bebé hoy y la casa no se ha quemado? Lo estás haciendo muy bien.

Pide (y acepta) ayuda

Si quieres hacer realidad el autocuidado, no puedes hacerlo sola. Pedir ayuda es muy difícil para muchas madres, pero hay que hacerlo. Acepta a tu amiga para que haga de canguro durante una hora. Si tu pareja está presente, asegúrate de que sepa que el cuidado del bebé es un trabajo de dos personas. Aceptar la ayuda que se ofrece puede ser aún más difícil para las madres, pero hay que hacerlo. Siempre hay alguien a quie recurrir en momentos de necesidad, un familiar, vecin@s, amig@s, compañer@s de trabajo, una canguro o ludoteca por horas, una asociación de padres local, asistente social, etc.

Habla de tus sentimientos

Guardarse todo el estrés no es bueno para nadie. Tener una persona de confianza con la que compartir tus sentimientos, incluso los más difíciles, es muy importante. Comprender qué aspectos de la crianza de los hijos te hacen estar tan agotada y exhausta te ayudará a trazar un plan para remediarlo.

Dejar de lado la culpa

Una vez más, debes dejar de lado la idea de que hacer estas cosas por ti misma es egoísta. Habrá personas que sigan enviándote el mensaje de que dedicarte tiempo a ti misma es codicioso o egocéntrico. Pero tienes que ignorar a esas personas y buscar más gente que te apoye en tu vida y que entienda de verdad las luchas de la nueva maternidad.

Consejos de autocuidado para madres

Bien, entremos en materia. Partamos de la base de que estás muy ocupada, de que probablemente sólo tienes unos minutos libres al día para concentrarte en ti misma. ¿Qué cosas puedes hacer a diario para estar en contacto contigo misma y darte un descanso muy necesario?

Algunas son cosas que puedes hacer con tu bebé en un cochecito, una mochila portabebés o incluso en tus brazos. Esta puede ser la forma más factible de incluir el autocuidado cuando el bebé es muy pequeño. Cuando tu bebé crezca y pueda separarse de ti durante más tiempo, tómate un tiempo para ti. Los momentos sin el bebé, aunque sólo sean una o dos horas a la semana, pueden recargar tus baterías de forma importante.

Aquí tienes 10 ideas de autocuidado:

  • Da un paseo de 20 minutos, con o sin tu bebé.
  • Habla o envía un mensaje de texto a un amigo o consejero.
  • Escribe un diario durante 10 minutos por la mañana o antes de acostarte.
  • Lleva un registro de gratitud diario.
  • Medita durante 5-10 minutos antes de dormirte o mientras tu bebé duerme.
  • Siéntate en el sofá y no hagas nada durante 10 minutos.
  • Dé prioridad al sueño: Duerme la siesta con tu bebé, haz que tu pareja se encargue del bebé los fines de semana para que tú puedas dormir hasta tarde, etc.
  • Hazte un masaje, una manicura y pedicura o cualquier cosa que sea para ti.
  • Dedícate a un pasatiempo, como tejer o hacer manualidades, que puedas hacer a ratitos aquí y allá.
  • Tómate una tarde de fin de semana para pasear por la ciudad tú sola, tomar un café, ir de compras, pasear... este tipo de libertad será estimulante.

Para concluir

El autocuidado no significa necesariamente dedicar horas y horas a uno mismo cada día o tomarse unas vacaciones como madre. Ese tipo de cosas están fuera del alcance de la mayoría de las madres normales, especialmente cuando están criando bebés y niños pequeños. Pero eso no significa que debas descuidar tu autocuidado por completo.

Incluso dedicar cinco o diez minutos al día puede cambiar la vida. La clave es hacerlo de forma constante y elegir algo que te resulte personalmente valioso. La rutina de autocuidado de cada persona será diferente. Haz lo que te funcione a ti.

Si eres una madre posparto que sufre una depresión o ansiedad debilitantes durante más de dos semanas, los consejos de autocuidado no son suficientes. Hay que acudir al médico o a un terapeuta.

Pero incluso si no tiene problemas de depresión, a todos nos vendría bien un poco de apoyo adicional. Considera la posibilidad de programar una sesión con un terapeuta o consejero si la maternidad te resulta abrumadora o te parece imposible dedicarte tiempo a ti misma.

Artículos relacionados con la maternidad

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.