Rinitis durante el embarazo

Si tienes la nariz congestionada durante el embarazo, lo más probable es que tengas rinitis del embarazo. Aunque algunas afecciones relacionadas con el embarazo son bien conocidas por la mayoría de las personas, la rinitis del embarazo no es una de ellas.

Aquí hablaremos de esta afección del embarazo menos conocida, de sus causas, de sus síntomas y de los remedios caseros que se sabe que pueden aliviarla.

¿Qué es la rinitis del embarazo?

Durante el embarazo, la nariz tapada que dificulta el sueño a veces podría ser Rinitis del Embarazo, aunque puede parecer un resfriado común o una gripe. Hay veces que incluso se confunde con afecciones relacionadas con los senos paranasales, así como con una reacción alérgica.

Sin embargo, tras una inspección más profunda, la condición no parece estar vinculada a ningún virus o condición médica. La afección está vinculada, en cambio, a los cambios hormonales que tienen lugar durante el embarazo. Esto es lo que la Rinitis del Embarazo es esencialmente.

Aunque bastantes mujeres sufren esta afección durante el embarazo, casi nunca es un problema médico grave, aparte de causar muchas molestias y noches de insomnio. Muchas mujeres consiguen encontrar alivio mediante el uso de remedios caseros.

Causas de la rinitis en el embarazo

El cuerpo de una mujer experimenta muchos cambios durante el embarazo para hacer sitio y prepararse para el crecimiento de un bebé. Esto incluye cambios en las hormonas, algo que puede causar efectos secundarios no deseados. Se cree que la rinitis del embarazo está causada principalmente por los cambios hormonales de la futura madre. Sin embargo, puede haber otros factores que contribuyan a su aparición. Estas son algunas de las causas que se creen para la rinitis del embarazo:

Alergias

Las reacciones alérgicas suelen tener los mismos síntomas que la rinitis durante el embarazo. En el caso de las mujeres embarazadas, su rinitis puede desencadenarse por razones similares, como alergias estacionales o alergias a algo en particular.

Volumen de sangre

Junto con un cambio en las hormonas, el volumen de sangre en las mujeres embarazadas puede aumentar. Estos cambios en el cuerpo durante el embarazo pueden desencadenar un ataque de rinitis del embarazo.

Fumar

El tabaquismo es otra causa potencial para desencadenar la rinitis del embarazo. No sólo es posible si una mujer embarazada fuma, sino que estar expuesta al humo de segunda mano o entrar en contacto regular con alguien que fuma también pueden ser factores que contribuyen.

Síntomas de la rinitis del embarazo

Nuestros cuerpos funcionan de forma única. No todas las mujeres experimentarán la rinitis del embarazo de la misma manera, ni todas sufrirán los mismos síntomas. Uno de los primeros signos de la rinitis del embarazo es la sensación de "taponamiento" que podría iniciar la congestión. A pesar de ello, hay algunos síntomas que experimentan la mayoría de las mujeres con rinitis del embarazo. Son los siguientes:

  • Nariz tapada o congestionada.
  • Goteo o picor de nariz.
  • Estornudos y tos.
  • Goteo postnasal, en el que el exceso de mucosidad baja por la parte posterior de la garganta.
  • Una mayor sensación de presión en los oídos y, a veces, puede provocar infecciones de oído.
  • Alteración del sueño.
  • Sentido del olfato comprometido.
  • Empeoramiento de los síntomas del asma.
  • Sinusitis y dolores de cabeza desencadenados.
  • Ojos hinchados, llorosos o con picor.

¿Cómo se diagnostica la rinitis del embarazo?

Antes de que el médico pueda informarte de si padeces o no rinitis del embarazo, deberá comprobar si existen otras posibles causas de los síntomas. Sólo una vez que se hayan descartado todas las demás causas posibles, el médico podrá diagnosticarte rinitis del embarazo con seguridad. El médico te hará algunas preguntas y te pedirá tu consentimiento para que te hagan algunas pruebas, necesarias para descartar cualquier cosa, como una infección vírica o bacteriana, sinusitis e incluso alergias.

Si nunca te has sometido a una prueba de alergia, tu médico puede remitirte a un especialista en alergias. Esto garantizará un resultado adecuado y ayudará a descartar o identificar las alergias como la causa de tus síntomas. Una vez que tu médico pueda diagnosticar tu afección, avanzará hacia formas seguras de obtener tratamiento.

Tratamiento de la rinitis del embarazo

La rinitis del embarazo suele desaparecer por sí sola después de seguir su curso. Sin embargo, si los síntomas resultan demasiado difíciles de controlar, puede haber algunos tratamientos que ayuden a aliviar los síntomas de la rinitis del embarazo. Estos son algunos de los tratamientos que se pueden utilizar para tratar la rinitis del embarazo después de consultar con el médico:

Tiras nasales

Algunas tiras nasales funcionan muy bien para mantener las fosas nasales abiertas, facilitando un poco la respiración. Esto resulta especialmente útil si la respiración es difícil por la noche, lo que le impide dormir bien.

Irrigación salina

El uso de la irrigación salina no tiene efectos secundarios conocidos y puede limpiar las fosas nasales. Sólo hay que poner la solución en una fosa nasal, y ésta saldrá por la otra.

Tratamiento médico

El médico puede recetar ciertos tipos de medicamentos en función de la gravedad de la afección. Una de las opciones seguras que los médicos pueden prescribir es el uso de antihistamínicos. Esto puede ayudar a secar la mucosidad en los conductos nasales.

Remedios caseros para la rinitis durante el embarazo

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe 

Algunas formas seguras te ayudarán a encontrar más comodidad, y se pueden hacer en casa. Consulta al médico sobre cualquier remedio casero del que no estés segura. Algunos remedios caseros que ayudarán a tratar algunos de los síntomas de la rinitis del embarazo:

Té de jengibre

Tome una taza de té de jengibre caliente para ayudar a combatir los síntomas de la rinitis del embarazo. El jengibre es bueno para aliviar los síntomas ya que contiene propiedades antiinflamatorias. Una taza hecha con jengibre fresco y miel a primera hora de la mañana puede hacer maravillas.

Consumir más vitaminas

El consumo de vitamina C ayudará con la disminución de las hemorragias nasales.

Inhalación de vapor

La inhalación de vapor es bien conocida por ser capaz de ayudar a aliviar la congestión de las fosas nasales. Sólo recuerda cubrir tu cabeza con una toalla para permitir que el vapor se desplace hacia ti y evitar que se extienda por la habitación. Esto ayudará a mejorar la eficacia del tratamiento.

Sonarse la nariz

Coloca un dedo en uno de los orificios nasales y mantenlo cerrado. Luego, sopla suavemente por la otra. Esto ayudará a despejar las fosas nasales de una en una, forzando la salida de todo el aire sólo por un lado. Haz lo mismo con la otra fosa nasal.

Ejercicio

Acostumbrarse a hacer algunos ejercicios ligeros todos los días puede ayudar a despejar las fosas. Los ejercicios cardiovasculares son estupendos si quieres mejorar el flujo de aire y dormir mejor. Hacer ejercicio al aire libre puede causar más irritación si el aire no está limpio o si se es alérgico a algo como el polen.

Elevar la cabeza

En lugar de dormir en posición horizontal, eleva tus almohadas para elevar la parte superior del torso y la cabeza hasta una posición casi sentada. Esto te ayudará a respirar mejor y a dormir mejor.

Lavado nasal

Puedes hacer tu lavado nasal en casa de forma segura. Todo lo que necesitas es una cucharada de bicarbonato de sodio y una de sal, así como medio litro de agua estéril. Una vez que lo hayas mezclado todo bien, tienes que verter un poco en la palma de la mano y luego aspirarlo en cada una de tus fosas nasales por turno (entra por una y sale por la otra). Hazlo hasta que sientas una sensación de alivio. Puedes repetirlo tres veces al día, pero asegúrate de hacer una nueva tanda cada vez que lo hagas. Tira cualquier producto restante después de cada uso.

Mantente hidratada

Mantente bien hidratada, ya sea bebiendo agua o consumiendo suficiente zumo de cítricos al día. Esto también significa renunciar a la cafeína, ya que puede deshidratar el cuerpo. Al mantenerte bien hidratada, ayudarás a tu cuerpo a reducir cualquier congestión que puedas tener.

Utiliza un humidificador

Los humidificadores y vaporizadores pueden ayudar a aumentar el nivel de humedad en la habitación. Utilízalos por la noche mientras duermes. Sólo asegúrate de mantener el humidificador limpio y de cambiar el agua todos los días. Esto ayuda a prevenir el crecimiento bacteriano no deseado que podría empeorar sus problemas.

Acupresión

Aplicando la presión adecuada en determinados puntos, puedes reducir la congestión y la mucosidad. Presiona suavemente el puente de la nariz y alrededor de las cuencas de los ojos durante unos cinco minutos. Lo mejor es utilizar los pulgares para ello.

Evita los irritantes

Cosas como los agentes de olor fuerte, las pinturas, el alcohol y el humo pueden irritar el sistema respiratorio, haciendo que tu condición empeore. Evítalos y el proceso de curación mejorará.

¿Cuánto dura la rinitis del embarazo?

La rinitis del embarazo no tiene un límite de tiempo fijo. Cada persona la experimenta de forma diferente, y mientras algunas pueden experimentarla durante todo el embarazo, otras pueden encontrar que aparece y desaparece a lo largo del mismo. Por lo general, se dice que dura unas seis semanas o más.

La rinitis del embarazo en el tercer trimestre puede ser el momento más incómodo, ya que algunas mujeres embarazadas pueden experimentar un empeoramiento de su condición a medida que avanza el embarazo. La rinitis del embarazo siempre desaparecerá unas dos semanas después del parto.

¿Cuándo hay que ponerse en contacto con un médico y qué esperar?

Si los síntomas se agravan o no encuentras alivio con ninguno de los remedios caseros, puede ser el momento de pedir ayuda a tu médico. El médico te ayudará a encontrar una manera de aliviar los síntomas que estás experimentando en función de tu estado.

Aquellas mujeres que vean que sus síntomas continúan incluso después de dos semanas tras el parto también deberían ponerse en contacto con su médico. Como los síntomas comprometen el sistema respiratorio, es posible que desarrolles otros problemas, como los ronquidos o la imposibilidad de dormir debido a la congestión nasal. En estos casos, lo mejor es buscar la ayuda de tu médico.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.