Intolerancia a la lactosa durante el embarazo

El calcio es muy importante para ti durante el embarazo, ya que es importante para el crecimiento y desarrollo óptimos del feto, principalmente para la formación de los huesos y los dientes de tu bebé. La leche es una de las fuentes preferidas de calcio, pero si eres intolerante a la lactosa, te aconsejarán que no tomes leche. Sin embargo, hay otras fuentes dietéticas que pueden ayudarte a satisfacer las necesidades diarias de calcio de tu cuerpo.

Veamos cuáles son las causas, los síntomas y los tratamientos de la intolerancia a la lactosa en el embarazo y qué se puede hacer para controlar la situación.

¿Qué es la intolerancia a la lactosa?

La lactosa es un tipo de azúcar que está presente principalmente en la leche animal y en otros tipos de productos lácteos. Cuando tu cuerpo no puede producir suficiente lactasa, una enzima necesaria para digerir la lactosa, te vuelves intolerante a la lactosa. Si tienes esta condición, la lactosa que consumes puede quedarse en tu intestino y no ser digerida; esto puede llevar a problemas gastrointestinales. La intolerancia a la lactosa puede causar un malestar extremo, pero no es una dolencia grave. Sin embargo, es importante recordar que la intolerancia a la lactosa y la alergia a la leche de vaca no son lo mismo. La alergia a la leche de vaca puede producirse cuando el sistema inmunitario reacciona a la leche de vaca mostrando una reacción alérgica debido a la proteína que contiene. Aunque los síntomas de ambas afecciones pueden parecer iguales, son muy diferentes entre sí.

¿Qué causa la intolerancia a la lactosa en el embarazo?

Si estás pensando, ¿el embarazo puede causar intolerancia a la lactosa?, la respuesta es un poco complicada. Las hormonas del embarazo pueden provocar muchos cambios en tu cuerpo y tu tracto digestivo también puede verse afectado. Tu sistema inmunitario hace que todo sea más lento, y eso puede afectar también a la forma en que se digieren los alimentos, lo que a veces puede hacerte pensar que eres intolerante a la lactosa. Sin embargo, puede que no sea el caso. Por otra parte, si ya estás luchando contra la intolerancia a la lactosa, el embarazo puede reducir los síntomas. Estas son algunas de las causas conocidas de la intolerancia a la lactosa en el embarazo:

  • Puede producirse por motivos genéticos.
  • Puede ocurrir en caso de que tu intestino delgado se dañe; esto puede dificultar la producción de lactasa.

Como puedes ver, el embarazo no causa directamente la intolerancia a la lactosa, pero cambia tu cuerpo de tal manera que la digestión de la leche se vuelve difícil.

Signos y síntomas de la intolerancia a la lactosa

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe 

  • Puede doler la barriga.
  • Puedes experimentar gases.
  • Puedes experimentar náuseas o vómitos.
  • Puedes sentirte hinchada.
  • Puedes sufrir diarrea.
  • Puedes sufrir calambres.

¿Cómo se diagnostica la intolerancia a la lactosa?

En cuanto notes alguno de los síntomas mencionados, es importante que busques ayuda médica inmediata. Tu médico llegará a una deducción basada en tus síntomas y puede aconsejarte que evites los productos lácteos durante unos días para ver si eres o no intolerante a la lactosa.

En algunos casos, los síntomas del embarazo pueden confundirse con los de la intolerancia a la lactosa, ya que las náuseas, los vómitos y los calambres son también efectos secundarios habituales del embarazo. El médico puede realizar un análisis de sangre para hacer un diagnóstico correcto.

Cómo obtener suficiente calcio

La leche es rica en calcio, y cuando eres intolerante a la lactosa, tendrás que buscar otras alternativas saludables para compensar las crecientes necesidades de calcio de tu cuerpo en el embarazo. Estas son algunas de las opciones que puedes considerar:

  • Cereales integrales y frutos secos
  • Legumbres
  • Pescados
  • Brócoli
  • Verduras de hoja verde
  • Leche de almendras

Puedes incluir cualquiera de las opciones mencionadas para un embarazo con leche sin lactosa; sin embargo, es importante que, antes de hacer cualquier cambio en tu dieta de embarazada, consultes a tu médico.

Cómo tratar la intolerancia a la lactosa durante el embarazo

La intolerancia a la lactosa no puede tratarse, pero puede controlarse. A continuación te presentamos algunas formas de ayudarte a gestionar la intolerancia a la lactosa durante el embarazo:

Por término medio, es necesario consumir 1000 mg de calcio al día durante el embarazo. Puedes añadir varios alimentos ricos en calcio, como judías, espinacas, salmón, etc. La vitamina D ayuda al cuerpo a absorber el calcio. Puedes comer huevos o exponerte a la luz del sol durante algún tiempo para satisfacer las necesidades de vitamina D de tu cuerpo. El consumo de alimentos fortificados como el zumo de naranja y el pan son muy eficaces para aumentar la ingesta de vitamina D.

También puedes tomar la vitamina prenatal para compensar las necesidades de calcio de tu cuerpo. Asegúrate de que estas multivitaminas tienen la cantidad necesaria de calcio y vitamina D, o puedes tomar calcio y vitamina D además de tus multivitaminas. Consulta con tu médico.

¿Puede la intolerancia a la lactosa afectar a tu bebé?

La intolerancia a la lactosa no afecta a los bebés porque éstos satisfacen sus necesidades de calcio extrayéndolo de la madre. Esto significa que aunque no consumas suficiente calcio durante el embarazo, tu bebé lo tomará de ti. Pero esto pone a la madre bajo el riesgo de tener problemas devastadores a largo plazo. Por lo tanto, es importante que satisfagas las necesidades de calcio de tu cuerpo haciendo algunas correcciones en la dieta y tomando suplementos de calcio.

¿Se puede prevenir la intolerancia a la lactosa en el embarazo?

La intolerancia a la lactosa no se puede prevenir, pero para evitar una repentina intolerancia a la lactosa durante el embarazo puedes adoptar las siguientes medidas:

  • Debes llevar un diario de comidas y anotar los alimentos que consumes. De este modo, podrás establecer los factores desencadenantes.
  • Deberás eliminar los productos lácteos de tu dieta.
  • Comprueba siempre las etiquetas de los alimentos para ver los ingredientes y evita los que contienen lactosa.
  • Siempre que vayas a comer fuera, puedes pedir que te quiten cualquier producto lácteo de tu plato.

En caso de que sientas que tienes intolerancia a la lactosa, te sugerimos que te pongas en contacto con tu médico. Éste puede realizar varias pruebas para detectar la intolerancia a la lactosa. También se recomienda que no hagas ningún cambio en tu dieta sin consultar a tu médico.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños