¿Qué pasa si tengo herpes labial durante el embarazo?

¿Qué es el herpes labial?

Los herpes labiales son grupos de pequeñas ampollas en el labio y alrededor de la boca. La piel que las rodea suele estar roja, hinchada y dolorida. Las ampollas pueden abrirse, dejar escapar un líquido claro y formar una costra al cabo de unos días. Suelen curarse al cabo de varios días o dos semanas.

¿Qué causa el herpes labial?

El herpes labial está causado por el virus del herpes simple (VHS). Hay dos tipos de virus del herpes simple: VHS-1 y VHS-2. Ambos tipos de virus pueden causar úlceras labiales y bucales y herpes genital. El virus del herpes simple suele entrar en el cuerpo a través de una rotura en la piel alrededor o dentro de la boca. Suele contagiarse cuando una persona toca un herpes labial o entra en contacto con fluidos infectados, por ejemplo, al compartir utensilios para comer o cuchillas de afeitar, al besar a una persona infectada o al tocar la saliva de esa persona. El herpes labial también puede propagarse a otras zonas del cuerpo.

¿Cuáles son los síntomas del herpes labial?

Los primeros síntomas pueden ser dolor alrededor de la boca y en los labios, fiebre, dolor de garganta o inflamación de los ganglios del cuello u otras partes del cuerpo. Tras la aparición de las ampollas, el herpes labial suele abrirse, dejar escapar un líquido claro y luego formar una costra que desaparece al cabo de varios días o dos semanas. Para algunas personas, el herpes labial puede ser muy doloroso. Algunas personas tienen el virus pero no tienen herpes labial y no presentan síntomas.

Efectos del herpes labial sobre el bebé en desarrollo

La buena noticia es que si ya tienes el virus que causa el herpes labial y tienes un brote de herpes oral durante el embarazo, lo más probable es que no tenga ninguna repercusión en tu bebé en desarrollo.

El herpes labial es una infección localizada, normalmente en la zona de la boca. No suelen atravesar la placenta y llegar al bebé.

El escenario de mayor riesgo es si contraes el VHS por primera vez durante tu tercer trimestre de embarazo.

Cuando contraes el virus por primera vez, tu cuerpo aún no ha desarrollado anticuerpos protectores contra él. Y aunque el VHS-1 suele asociarse al herpes oral, puede provocar un brote de herpes genital, que puede ser peligroso para tu bebé, sobre todo al pasar por el canal de parto.

El herpes adquirido al nacer es grave. Sin embargo, se trata de un problema de herpes genital más que de herpes oral. Dicho esto, dado que el mismo virus puede causar ambos, es importante que hables con tu obstetra sobre cualquier herpes labial durante el embarazo.

¿Cómo se diagnostica el herpes labial?

El médico puede saber si tienes herpes labial haciéndote preguntas para saber si has estado en contacto con el virus y examinándote. Probablemente no necesitarás ninguna otra prueba que no sea un examen médico.

¿Cómo se trata el herpes labial?

El herpes labial suele empezar a curarse por sí solo en pocos días. Sin embargo, si provocan dolor o hace que te sientas avergonzada, puede tratarse con cremas para la piel, ungüentos o, a veces, pastillas. El tratamiento puede hacer que el herpes labial desaparezca uno o dos días antes, y también puede ayudar a aliviar el dolor.

El virus del herpes simple que causa el herpes labial no se puede curar. Después de infectarse, el virus permanece en el cuerpo por el resto de la vida. Si tienes herpes labial a menudo, el tratamiento puede reducir el número de herpes labiales que tienes y su gravedad.

Si tienes el sistema inmunitario debilitado y desarrollas herpes labial, es posible que necesites dosis más altas de estos medicamentos para controlar los síntomas o dosis diarias para prevenir los brotes. Para el tratamiento del herpes labial recurrente, los siguientes medicamentos pueden reducir la gravedad y la duración del brote:

  • Las cremas o pomadas tópicas, disponibles con o sin receta, pueden reducir el dolor, el picor y el tiempo de curación.
  • Los medicamentos antivirales orales, disponibles sólo con receta médica, pueden utilizarse cuando aparecen los primeros síntomas (como el ardor o el picor). Estos medicamentos tienen poco efecto una vez que se desarrolla la llaga.
  • Los antivirales orales también pueden tomarse a diario para prevenir el herpes labial recurrente, especialmente en personas que tienen brotes frecuentes y dolorosos.

¿Cómo se puede prevenir el herpes labial?

  1. Evita el contacto con fluidos corporales infectados, como por ejemplo besar a una persona infectada.
  2. Evita compartir utensilios para comer, tazas para beber u otros elementos que pueda haber utilizado una persona con herpes labial.
  3. Evita las cosas que desencadenan el herpes labial, como el estrés y los resfriados, y la gripe.
  4. Utiliza siempre bálsamo labial y protector solar en la cara. Un exceso de luz solar puede provocar la aparición de herpes labial.
  5. Evita compartir toallas, cuchillas de afeitar, cubiertos, cepillos de dientes u otros objetos que pueda haber utilizado una persona con herpes labial.
  6. Cuando tengas un herpes labial, asegúrate de lavarte las manos con frecuencia e intenta no tocarte la llaga. Esto puede ayudar a evitar el contagio del virus a los ojos o a la zona genital o a otras personas.

El herpes labial después del nacimiento del bebé

El herpes labial es muy contagioso, a pesar de que no afecta al bebé en el útero. Si los tienes después de que nazca tu bebé, evita besar esas adorables mejillas o tocar cualquier llaga y luego tocar a tu recién nacido sin lavarte primero las manos con jabón.

En el caso extremadamente raro de que tengas herpes labial en cualquiera de los dos pechos, evita amamantar de ese pecho mientras seas contagiosa.

El herpes labial es contagioso hasta que se forme una costra, momento en el que empezará a curarse.

Si le pasas una infección de herpes labial a tu recién nacido, se conoce como herpes neonatal. Aunque no es tan grave como la versión adquirida al nacer, puede causar graves complicaciones en un bebé que aún no ha desarrollado un sistema inmunitario robusto.

Artículo relacionado â‡’ El herpes zóster y el embarazo: ¿Cuáles son los riesgos?

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños