Cómo cambia el flujo vaginal al principio del embarazo

Al principio del embarazo pueden producirse varios cambios en el moco cervical. Muchas mujeres pueden utilizar estos cambios como marcador para adivinar si han concebido o no, incluso antes de acudir a una prueba de embarazo casera. Los cambios en el moco cervical se producen debido a los cambios hormonales. Ciertos cambios físicos, como las alteraciones en la firmeza y la posición del cuello uterino, también pueden afectar al moco cervical.

¿Qué es el moco vaginal?

El moco cervical es un líquido segregado por las glándulas situadas dentro y alrededor del cuello uterino. También se conoce como leucorrea, que es un término más amplio que se da a cualquier flujo vaginal. El moco cervical ayuda a lubricar, limpiar y nutrir el entorno vaginal. Los cambios hormonales durante el ciclo reproductivo influyen en la cantidad y consistencia de este moco. Por lo tanto, es una buena señal de la ovulación y la fertilidad.

¿Qué aspecto tiene el moco cervical al principio del embarazo?

El flujo cervical tiene un aspecto cremoso o gomoso al principio del embarazo. Habrá un aumento de la secreción vaginal cuando se produzca la ausencia de la menstruación, lo que suele considerarse un signo de embarazo. El aumento de estrógenos estimula el flujo sanguíneo en la región pélvica, lo que provoca un aumento del moco.

¿Cambia el flujo vaginal durante el embarazo?

Sí, el flujo cervical cambia cuando te quedas embarazada. La secreción suele aumentar en el primer trimestre y acaba convirtiéndose en el tapón mucoso que bloquea el orificio cervical, protegiendo así al bebé de las infecciones. El tapón mucoso se rompe en el momento del parto y se libera en forma de grandes grumos o pequeños trozos.

¿Cómo se puede comprobar el flujo cervical?

El seguimiento de tu ciclo menstrual te ayuda a controlar los días de la ovulación, lo que te permite además comprobar el moco cervical durante las primeras etapas del embarazo. He aquí algunas formas de comprobarlo:

  • Utilizar papel higiénico: Antes de orinar, límpiate con papel higiénico blanco. Comprueba el color, el tacto y la consistencia del flujo vaginal.
  • Comprueba si hay flujo en tu ropa interior. Suele aumentar en el momento en que se acerca la ovulación, pero puede no ser un método preciso.
  • Este es el método más preciso. Lávate la mano con agua y jabón. Pasa dos dedos por la zona vaginal y retíralos. Puedes examinar la pegajosidad, el color y la consistencia del flujo.

Para analizar el flujo durante el inicio del embarazo, debes entender cómo cambia su consistencia a lo largo del ciclo menstrual normal.

  • Sin color y casi seco. Es el día justo después de que cese la menstruación.
  • Espeso y turbio. Es una semana después de la entrada del ciclo, más cerca de la ovulación.
  • Pegajoso, abundante y elástico. Es el momento de la ovulación, cuando eres más fértil, y es el momento perfecto para concebir.
  • Turbio, pegajoso y espeso. Suele producirse en torno a la tercera semana de la menstruación, momento en el que puedes averiguar si has concebido o no.

¿Qué indica el flujo cervical rosa o marrón?

El flujo vaginal rosa o marrón se produce al principio del embarazo, entre los seis y los doce días de gestación. Esto se debe a la hemorragia de implantación, que se produce cuando el embrión se implanta en la pared del útero. A veces, no se produce ningún manchado en el momento de la implantación.

¿Qué pasa si notas un aumento del flujo antes de la menstruación?

Si notas un aumento del flujo antes de la menstruación, o después de la ovulación, puedes tomarlo como un signo de embarazo.

Si es claro y acuoso, significa que tu cuerpo se está preparando para la menstruación. Pero, si el flujo es espeso o cremoso, podría significar que estás embarazada, ya que el flujo acuoso o seco es muy raro en las primeras etapas del embarazo.

¿Qué aspecto tiene el flujo después de la ovulación si estás embarazada?

Por lo general, el moco cervical se seca después de la ovulación y, a continuación, te viene la regla. Pero si has concebido, es posible que sigas produciendo algo de moco cervical, que puede ser blanco o amarillo y pegajoso. También puede tener un tono marrón o rosado en el momento de la implantación, que se produce en torno a la fecha prevista de la primera menstruación.

¿Cuáles son los diferentes tipos de flujo cervical?

Tipo 1: Baja fertilidad: no se ve nada y puede sentirse seco, áspero y con picor.
Tipo 2: Fertilidad baja: no se ve nada y puede sentirse húmedo.
Tipo 3: Fertilidad intermedia: Moco espeso, cremoso, blanquecino, amarillento, pegajoso y no elástico y puede sentirse húmedo.
Tipo 4: Fertilidad alta: moco transparente, elástico, líquido, acuoso, rojizo o puede parecerse a la clara de huevo y puede sentirse húmedo, resbaladizo y suave.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños