Colesterol durante el embarazo

El cuerpo depende del colesterol por varias razones. Ayuda a mantener tanto la estructura como la flexibilidad de las membranas celulares, incluidas las que rodean a las células nerviosas (neuronas). Es un precursor de varias sustancias, como las hormonas esteroides, la vitamina D y los ácidos biliares. Además, al sostener las membranas celulares e interactuar con las moléculas de la membrana que rodea el núcleo de la célula, el colesterol desempeña funciones clave en el desarrollo del feto. No se puede vivir sin colesterol, ni se puede llevar un embarazo saludable sin este compuesto químico. Al mismo tiempo, sin embargo, el colesterol está implicado en un proceso que daña los revestimientos internos de las arterias, incluidas las principales arterias que irrigan el corazón y el cerebro. El proceso implica la inflamación y la acumulación de placas que pueden obstruir el flujo de sangre. Esto ocurre en relación con un tipo de partícula que transporta el colesterol a través del torrente sanguíneo hasta las células que lo necesitan, una partícula llamada lipoproteína de baja densidad (LDL). Las LDL se diferencian de las lipoproteínas de alta densidad (HDL), cuya función es transportar el colesterol al hígado y que antes se denominaba "colesterol bueno", pero ahora se considera más bien un espectador neutral. Lo que no ha cambiado, sin embargo, es que el colesterol LDL se sigue considerando malo, si la concentración de partículas LDL es alta en la sangre. La definición de demasiado alta depende de tu estado de salud y profundizaremos en esta cuestión un poco más adelante.

Antes de entrar en las cifras, definamos la hipercolesterolemia, que significa colesterol alto en la sangre. Se calcula que 1 de cada 200-500 embarazos corresponde a mujeres con una enfermedad llamada hipercolesterolemia familiar. Se trata de una enfermedad en la que las personas tienen concentraciones muy elevadas de colesterol total y colesterol LDL en la sangre, debido a un defecto genético. También tienen concentraciones muy elevadas de otro tipo de partículas llamadas VLDL. Sin embargo, muchas personas, incluidas las mujeres embarazadas, sufren de colesterol alto en la sangre, no del tipo familiar, sino del más común, que resulta de una combinación de factores genéticos, estilo de vida (dieta, ejercicio inadecuado) y factores ambientales.

En los adultos que se consideran de bajo riesgo -incluidas las mujeres jóvenes y de mediana edad sanas que están embarazadas o intentando quedarse embarazadas- la concentración de colesterol LDL se considera normal y segura si está por debajo de 130 mg/dL. Sin embargo, los puntos de corte disminuyen para las personas que tienen factores de riesgo para la salud del corazón, como la diabetes y la enfermedad arterial coronaria. Las personas con diabetes o varios factores de riesgo cardíaco tienen un punto de corte de 100 mg/dL. Esto suele significar que se deben prescribir medicamentos para reducir su LDL, si el valor sin tratar es superior a 100 mg/dL, mientras que a alguien sin ningún riesgo se le ofrecería tratamiento, sólo si su colesterol LDL sin tratar es superior a 130 mg/dL. En el caso de las personas con enfermedad coronaria demostrada, o con diabetes y factores de riesgo coronario, el objetivo es tener el colesterol LDL por debajo de 70 mg/dL. Factores como el tabaquismo, la dieta y el ejercicio son muy importantes y la modificación del estilo de vida puede ser muy poderosa, pero los que se encuentran en las categorías de alto riesgo suelen recibir medicación para reducir el colesterol, porque suele ser muy eficaz.

Dado que el colesterol alto es una afección muy común, es muy frecuente que se presente junto con el embarazo.

Para el diagnóstico, el LDL, el HDL, el colesterol total y otro valor llamado triglicéridos se obtienen de una muestra de sangre que se extrae tras un ayuno nocturno. Comer dentro del periodo de ayuno de 12 horas prescrito puede alterar los resultados, provocando confusión y repetición de las pruebas y, en raras ocasiones, un tratamiento inadecuado. Si tu nivel de colesterol es mucho más alto de lo normal, es posible que te ofrezcan pruebas genéticas de hipercolesterolemia familiar. Además, dado que los lípidos sanguíneos alterados están muy relacionados con la diabetes de tipo 2 y la diabetes gestacional (diabetes que se produce específicamente durante el embarazo), se te harán pruebas de los niveles de azúcar en sangre, y también de un valor llamado hemoglobina A1C (HbA1c). Si su HbA1c es del 6,5 por ciento o superior, esto sugiere que tiene diabetes. Si la HBA1c se sitúa en el rango del 5,7 al 6,4 por ciento, se denomina prediabetes. Es una señal de advertencia que suele llevar a que el médico te aconseje que intentes cambiar tu estilo de vida.

La diabetes en combinación con el colesterol alto puede ser especialmente perjudicial para los vasos sanguíneos, lo que puede provocar graves problemas tanto en la madre como en el feto. Al igual que el colesterol alto puede dañar los vasos sanguíneos del corazón, el cerebro y otros órganos, también puede dañar los vasos sanguíneos que irrigan el útero, y los vasos sanguíneos dentro del útero que irrigan la placenta. Esto puede provocar la pérdida del embarazo. Además, el colesterol alto puede contribuir a un aumento de la presión arterial de la madre, y se cree que es un factor de riesgo para el desarrollo de una complicación grave del embarazo conocida como preeclampsia. Los niveles elevados de colesterol materno a largo plazo también se han implicado como posible causa de defectos del tubo neural (partes del cerebro o de la médula espinal del bebé pueden quedar sin una cobertura completa de hueso).

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓

lista de nacimiento bebe 

El tratamiento de primera elección para la mayoría de los casos de colesterol alto es cualquiera de los varios medicamentos conocidos como estatinas. Estos fármacos pueden reducir el colesterol en sangre en cantidades que van desde menos del 30% hasta más del 50%, según el fármaco elegido. Las estatinas se encuentran entre los medicamentos más recetados, pero deben suspenderse durante el embarazo y la lactancia. Otras clases de medicamentos que se utilizan para reducir el colesterol pero que deben suspenderse durante el embarazo son los inhibidores de la absorción del colesterol, el ácido nicotínico y los inhibidores de la PCSK9. Los inhibidores de la PCSK9 son muy caros, pero actualmente se está desarrollando una terapia génica que produciría el mismo efecto que los inhibidores de la PCSK9, pero a largo plazo. La persona ya no necesitaría medicamentos. Un grupo de medicamentos para reducir el colesterol que son seguros para el feto son los medicamentos secuestrantes de ácidos biliares.

En cuanto a las madres lactantes, todos los fármacos reductores del colesterol que deben suspenderse durante el embarazo también se desaconsejan durante la lactancia. Sin embargo, los secuestrantes de ácidos biliares pueden continuar durante la lactancia, ya que ni siquiera se absorben del tracto gastrointestinal de la madre a la sangre.

Como se ha indicado anteriormente, la modificación del estilo de vida puede reducir el colesterol LDL. Los cambios en el estilo de vida incluyen un componente dietético y otro de ejercicio. Se debe aumentar el consumo de frutas, verduras y cereales con alto contenido en fibra, y sustituir las carnes y los productos lácteos con alto contenido en grasa por carnes y productos lácteos con bajo contenido en grasa. Esta dieta puede incluir aves de corral magras y legumbres. La dieta también puede incluir alimentos con alto contenido en "grasas amigables", como los frutos secos, el aceite de oliva y mucho pescado. Como ya sabes en el pescado, hay un grupo de ácidos grasos llamados ácidos grasos omega-3 que parecen proteger los vasos sanguíneos del desarrollo de la aterosclerosis. En los últimos tiempos, ha quedado claro que uno de estos ácidos grasos, llamado ácido eicosapentaenoico (EPA), es especialmente eficaz. La investigación está conduciendo a tratamientos derivados del EPA y eso excluye a los otros ácidos grasos omega-3 que abundan en el pescado. Sin embargo, si no tienes ningún problema de salud en particular, obtener tu EPA del pescado en tu dieta -especialmente el salmón, que, si es de piscifactoría, no contiene mucho mercurio- es una excelente idea, aunque también hay otro tipo de ácido graso omega-3 en el alimento. En cuanto a la actividad física, debes realizar una actividad aeróbica de moderada a vigorosa, que durante el embarazo puede lograrse mediante actividades como largas caminatas, o la natación, pero también son posibles otros tipos de ejercicio, dentro de lo razonable. Debes hacer ejercicio durante al menos 40 minutos, de 3 a 4 veces por semana, si es posible con la ayuda de un especialista en ejercicios para embarazadas.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños