Receta para hacer Scones de calabaza

Cómo hacer Scones de calabaza - Recetas Caseras

Los ingredientes que necesitas son:

Para los bollos / scones

  • 260 gramos de harina para todo uso
  • 73 gramos de azúcar morena clara
  • 1 cucharadita de levadura en polvo
  • 1/2 cucharadita de bicarbonato de sodio
  • 1 cucharadita de canela en polvo
  • 1/2 cucharadita de jengibre molido
  • 1/2 cucharadita de nuez moscada molida
  • 1/2 cucharadita de clavo molido
  • 1/4 cucharadita de sal
  • 113 gramos de mantequilla fría sin sal, cortada en trozos
  • 120 ml de suero de leche
  • 122 gramos de puré de calabaza, casero o enlatado
  • 1 1/2 cucharaditas de extracto puro de vainilla
  • 2 cucharadas de nata espesa

Para el glaseado

  • 120 gramos de azúcar en polvo
  • 1/4 de cucharadita de canela en polvo
  • 1/4 de cucharadita de jengibre molido
  • 1/4 de cucharadita de nuez moscada molida
  • 1/4 de cucharadita de clavo molido
  • 4 cucharadas de nata espesa

Elaboración de los Scones de calabaza:

Para hacer los scones

En un cuenco grande, combina la harina, el azúcar, la levadura, el bicarbonato de sodio, la canela, el jengibre, la nuez moscada, el clavo y la sal. Revuelve con un batidor para combinar.

Con un cortador de masa, un tenedor o dos cuchillos, mezcla la mantequilla con la mezcla de harina hasta que se asemeje a migas del tamaño de un guisante.

En un tazón pequeño o taza medidora, mezcla el suero de leche, la calabaza y la vainilla, luego agrégalos a la mezcla de harina. Revuelve solo hasta que la masa se una, teniendo cuidado de no mezclar demasiado.

Coloca la masa sobre una superficie de trabajo ligeramente enharinada y amásala suavemente unas 5 veces. Forma la masa en un disco redondo de 18 cm. Corta la masa en 8 raciones del mismo tamaño.

Coloca los bollos separados entre sí en una bandeja para hornear forrada con papel pergamino. Pon la bandeja con los bollos en el congelador durante 30 minutos. Mientras tanto, precalienta el horno a 200 grados.

Cepilla la parte superior de los bollos con la nata. Hornea durante 15 a 20 minutos o hasta que estén dorados. Transfiera a una rejilla para enfriar y luego rocía con glaseado. Los scones se disfrutan mejor de inmediato.

Para hacer el glaseado

Combina el azúcar de repostería, la canela, el jengibre, la nuez moscada y el clavo. Agrega la nata y bate hasta que quede suave.

**Esta receta rinde para 8 scones grandes. Si deseas hacerlos pequeños, corta la masa en 16 pedazos en lugar de 8. Vigila los bollos de cerca mientras se hornean porque con un tamaño más pequeños pueden requerir un tiempo de horneado más corto.

Si no te gustan dulces, omite el glaseado. Son deliciosos por sí solos.

***Puedes refrigerar la masa durante la noche y luego simplemente darles forma y hornearlos al día siguiente.

La masa también se puede congelar hasta 2 meses. Congela la masa en una bandeja para hornear como se indica más arriba, luego envuélvelo en una envoltura de plástico y guárdala en una bolsa para congelar. Cuando vayas hacer los bollos, precalienta el horno y hornea como se indicó anteriormente. No es necesario descongelar la masa.

Puedes guardar los bollos sobrantes hasta 2 días en el refrigerador.

Los bollos sin glasear se pueden congelar hasta tres meses. Descongela en el refrigerador durante la noche y luego vuelve a calentar y glasear antes de servir.

Postres caseros

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños