Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado
 

fimosis parafimosis

Prepucio estrecho (fimosis y parafimosis)

La fimosis es una condición en la que el prepucio está demasiado apretado como para ser retirado sobre la cabeza del pene (glande).

La fimosis es normal en bebés y niños pequeños, pero en niños mayores puede ser el resultado de una afección de la piel que ha causado cicatrices. No suele ser un problema a menos que cause síntomas.

Se necesita tratamiento inmediato en los casos en que la fimosis causa problemas, como dificultad para orinar.

Desarrollo normal

La mayoría de los bebés varones no circuncidados tienen un prepucio que no se retrae porque todavía está adherido al glande.

Esto es perfectamente normal desde los 2 a los 6 años. Alrededor de los 2 años, el prepucio debe comenzar a separarse naturalmente del glande.

El prepucio de algunos niños puede demorar más en separarse, pero esto no significa que haya un problema, solo se separará en una etapa posterior.

Nunca intente forzar el prepucio de su hijo antes de que esté listo porque puede ser doloroso y dañarlo.

¿En qué momento la fimosis puede ser un problema?

La fimosis no suele ser un problema a menos que cause síntomas como enrojecimiento, dolor o hinchazón.

Si el glande de su hijo está dolorido e inflamado, puede tener balanitis (inflamación de la cabeza del pene).

También puede haber una secreción debajo del prepucio. Si tanto el glande como el prepucio están inflamados, se conoce como balanopostitis.

Lleve a su hijo a ver a su médico de cabecera si tiene este tipo de síntomas para que pueda indicarle el tratamiento adecuado.

La mayoría de los casos de balanitis se pueden manejar fácilmente mediante una combinación de buena higiene, cremas o pomadas, y evitando sustancias que irriten el pene.

La balanopostitis también puede tratarse a veces siguiendo simples medidas de higiene, como mantener el pene limpio lavándolo regularmente con agua y un jabón suave o crema hidratante.

La orina puede irritar el glande si se retiene por largos períodos debajo del prepucio, por lo que sí es posible, debe retirarlo para lavarlo.

Si la balanopostitis es causada por una infección bacteriana o por hongos, es posible que se necesite una crema antimicótica o un tratamiento con antibióticos.

En los adultos, la fimosis ocasionalmente puede estar asociada con infecciones ETS

También puede ser causada por una serie de diferentes condiciones de la piel, incluyendo:

  • Eczema: una afección a largo plazo que causa picazón, enrojecimiento, sequedad y agrietamiento de la piel.
  • Psoriasis: una afección de la piel que causa manchas rojas y escamosas de la piel.
  • Liquen plano: una erupción con picazón no infecciosa que puede afectar muchas áreas del cuerpo.
  • Liquen escleroso: una condición cicatricial del prepucio (y algunas veces del glande) que probablemente es causada por irritación urinaria en hombres y niños susceptibles.

Los esteroides tópicos (una crema, gel o pomada que contiene corticosteroides) a veces se recetan para tratar un prepucio estrecho. Pueden ayudar a suavizar la piel del prepucio, lo que facilita la retracción.

La fimosis puede causar dolor, división de la piel o falta de sensibilidad durante las relaciones íntimas. Usar un preservativo y lubricantes mientras tiene relaciones puede hacer que esté más cómodo.

Cuando puede ser necesaria la cirugía

La cirugía puede ser necesaria si un niño o adulto tiene una balanitis o balanopostitis severa o persistente que hace que su prepucio esté dolorosamente apretado.

Se puede considerar la circuncisión (extirpar quirúrgicamente parte o todo el prepucio) si otros tratamientos han fallado, pero conlleva riesgos como sangrado e infección.

Esto significa que generalmente solo se recomienda como último recurso, aunque a veces puede ser la mejor y única opción de tratamiento.

Alternativamente, puede ser posible una cirugía para liberar las adherencias (áreas donde el prepucio está pegado al glande). Esto mantendrá el prepucio pero no siempre evitará que el problema se repita.

Parafimosis

La parafimosis es cuando el prepucio no puede ser devuelto a su posición original después de ser retraído.

Hace que el glande esté doloroso e inflamado y requiere tratamiento médico de emergencia para evitar complicaciones graves, como dolor incrementado, hinchazón y flujo sanguíneo restringido al pene.

Puede ser posible reducir el dolor y la inflamación aplicando un gel anestésico local al pene y presionando el glande mientras empuja el prepucio hacia adelante.

En casos difíciles, puede ser necesario hacer una pequeña hendidura en el prepucio para ayudar a aliviar la presión.

En casos severos de parafimosis, se puede recomendar la circuncisión. En casos muy graves, la falta de flujo de sangre al pene puede causar la muerte del tejido (gangrena) y puede ser necesaria la extirpación quirúrgica del pene.

Higiene del pene

Es importante limpiar su pene regularmente para evitar problemas de desarrollo.

Lave suavemente su pene con agua tibia todos los días mientras se baña o se ducha.

Tire suavemente de su prepucio (si tiene uno) y lávelo por debajo; no retire el prepucio de un bebé o niño pequeño porque podría ser doloroso y causar daño.

Use un jabón suave o sin perfume para reducir el riesgo de irritación de la piel.

Evite usar talco y desodorantes en su pene ya que pueden causar irritación.

Los hombres circuncidados también deben limpiar regularmente su pene con agua tibia y un jabón suave.