El beb√© regurgita o vomita mientras duerme ¬ŅQu√© hacer?

Qué debes hacer si tu bebé regurgita cuando duerme

Como padres, siempre debemos estar atentos a cualquier cosa anormal con nuestros hijos, y esto es especialmente cierto para los padres primerizos. Un excelente ejemplo de ello es cuando un bebé regurgita mientras duerme.

Ver a tu beb√© regurgitar mientras duerme es bastante com√ļn, pero ¬Ņes peligroso?

Esto depende sobre todo de la posición en la que pongas a tu hijo, pero la mayoría de las veces el instinto de tu bebé debería actuar y mantenerlo a salvo.

Con esto quiero decir que hay determinadas posturas para dormir que pueden desencadenar el instinto natural de tu peque√Īo de girar la cabeza hacia un lado para evitar cualquier obstrucci√≥n de las v√≠as respiratorias que pueda provocar el s√≠ndrome de muerte s√ļbita del lactante (SMSL).

Si el bebé está de espaldas, también le resultará más fácil tragar el contenido de su estómago o toserlo.

Poner a tu bebé a dormir boca arriba puede no parecer gran cosa, pero en realidad es un paso muy crucial que puede acabar salvándole la vida.

√Čste es s√≥lo uno de los muchos trucos que pueden reducir las posibilidades de que tu hijo regurgite mientras est√° tumbado y pueda atragantarse.

Qué hacer cuando tu bebé vomita mientras duerme

Si has notado que tu beb√© regurgita mientras duerme, ¬°puede ser realmente preocupante! Por eso hemos reunido estos excelentes consejos y pautas de sue√Īo seguro para que te quedes tranquila.

Poner al bebé a dormir boca arriba

Poner a tu bebé a dormir boca arriba es lo más importante que puedes hacer para minimizar los riesgos causados por las regurgitaciones mientras duerme.

Si el bebé regurgita, inclinará la cabeza instintivamente y dejará que la regurgitación se desplace, la toserá o la tragará.

El beb√© seguir√° despert√°ndose y llorando, pero no correr√° ning√ļn peligro.

Los bebés de pocos meses no tienen la capacidad de darse la vuelta si se quedan con la cara en el colchón, lo que aumenta enormemente el riesgo de SMSL y de asfixia en general.

Sin embargo, aunque dormir de espaldas pueda parecer contrario a la intuición, teniendo en cuenta el funcionamiento de la gravedad, es sin duda la forma correcta de hacerlo.

De hecho, tanto si tu peque√Īo regurgita al dormir como si no, debe colocarse de espaldas en su cuna.

Aseg√ļrate tambi√©n de que no hay juguetes ni otros objetos en la cuna con el beb√©, ya que pueden aumentar el riesgo potencial de SMSL.

Mantener al bebé en posición vertical durante la alimentación

Dar de comer al bebé cuando está tumbado puede provocar molestias digestivas y aumentar las posibilidades de que se atragante con la leche materna o la fórmula infantil. Esto, a su vez, aumenta las posibilidades de reflujo ácido. Para evitarlo, mantén al bebé en posición vertical cuando le des el pecho o la leche de fórmula.

También es importante dejarle en la misma posición durante al menos 20-30 minutos después de la toma para que todo el alimento pase por su sistema digestivo con normalidad.

Espera un rato antes de empezar a jugar después de hacer eructar al bebé, ya que una actividad excesiva después de la toma puede causar problemas de estómago.

Haz eructar a tu bebé con frecuencia

Para tener un beb√© feliz y sano, al menos en lo que se refiere a la salud digestiva, aseg√ļrate de hacerle eructar despu√©s de cada toma para ayudar a asentar el contenido de su est√≥mago y evitar la acumulaci√≥n de gases.

No olvides tener a mano un pa√Īo para eructar durante el primer a√Īo de tu hijo, para evitar que se te estropee la ropa con los escupitajos.

Si est√°s amamantando, examina tu propia dieta

Si ves que las regurgitaciones diurnas o nocturnas de tu beb√© no mejoran, y adem√°s le das el pecho, debes examinar tu dieta para ver si alg√ļn alimento que consumes est√° irritando a tu beb√©.

Es posible que haya algo que est√©s comiendo y que se transfiera de la leche materna durante la lactancia, causando este malestar abdominal para que tu beb√© regurgite mientras duerme. ‚áí ¬ŅHay alimentos que no deba comer cuando estoy amamantando?

¬ŅQu√© causa las regurgitaciones en beb√©s?

Muchos padres primerizos se asustan ante la idea de que los beb√©s regurgiten, pero en realidad es un fen√≥meno completamente normal en los beb√©s menores de un a√Īo.

La causa principal es el sistema digestivo poco desarrollado del beb√©, en particular el esf√≠nter situado al final del es√≥fago, que act√ļa como barrera entre el est√≥mago y el es√≥fago.

Este m√ļsculo suele ser d√©bil en los reci√©n nacidos, lo que puede hacer que el contenido parcialmente digerido del est√≥mago suba por el es√≥fago.

Esto tambi√©n se conoce como reflujo gastroesof√°gico (RGE) y es una molestia habitual en los ni√Īos hasta su primer cumplea√Īos, despu√©s de lo cual desaparece de forma natural.

En raras ocasiones, se convierte en una versión más grave de la afección, llamada enfermedad por reflujo gastroesofágico (ERGE), y en este caso tendrás que llevar a tu bebé al médico para que lo examine y lo trate.

¬ŅEs lo mismo regurgitar que vomitar?

Las regurgitaciones y los vómitos pueden parecer similares, pero tienen diferencias muy marcadas.

Aunque ambos implican la regurgitación del contenido del estómago del bebé, la regurgitación es mucho más suave en comparación con el vómito.

Al regurgitar no se expulsa mucho contenido estomacal, y el bebé también puede expulsar gases al eructarlo, pero el vómito es mucho más fuerte.

Estos √ļltimos suelen ser un signo de algo m√°s grave, por lo que si ves que se producen ser√≠a conveniente que te pusieras en contacto con el pediatra de tu hijo o con cualquier otro profesional sanitario cualificado en la materia para consultarles sobre la mejor manera de tratarlos.

¬ŅPuede ser peligroso regurgitar para la salud del beb√©?

Fuera del momento en que el bebé regurgita mientras duerme y con la cabeza hacia abajo, regurgitar no suele ser peligroso.

Sin embargo, puede ser un síntoma de un problema médico más grave.

Estos son algunos de los síntomas más importantes a los que debes prestar atención:

  • Poco aumento de peso
  • La regurgitaci√≥n es de color amarillo o verde
  • P√©rdida de apetito o rechazo rotundo a alimentarse
  • Dificultad para respirar
  • Est√° m√°s inquieto de lo habitual, con frecuentes episodios de llanto y rabietas que se producen con mayor regularidad
  • Las heces no son tan h√ļmedas como deber√≠an
  • El ni√Īo escupe sangre o una sustancia similar al caf√© molido
  • Las regurgitaciones comienzan en la segunda mitad del primer a√Īo de vida.

Si notas alguno de estos síntomas, probablemente sea el momento de visitar a un especialista en gastroenterología pediátrica para que revise a tu bebé.

De este modo se diagnosticará el problema y se podrá tratar y eliminar de forma segura antes de que se convierta en una complicación mayor.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!