¿Se puede comer sushi durante la lactancia? ¿Puedo comer sushi si estoy dando el pecho?

Como el sushi está en la lista de alimentos restringidos durante el embarazo, te preguntas si tienes que seguir evitándolo después del parto.

Según los expertos, puedes comer sushi durante la lactancia, pero con algunas precauciones.

Comer sushi con moderación durante la lactancia es perfectamente seguro. Sin embargo, al igual que cuando están embarazadas, las mujeres que amamantan deben seguir evitando el pescado con alto contenido de mercurio. Si sigues ciertas pautas para comer sushi de forma segura, puedes disfrutar de esta delicia sin tener que preocuparte.

Comer sushi durante la lactancia

El pescado es una gran fuente de proteínas magras y vitaminas importantes para las madres lactantes y sus bebés.

Las madres lactantes no necesitan evitar el sushi siempre que sea de una fuente segura. Sin embargo, se recomienda evitar el pescado con alto contenido de mercurio. El mercurio es una neurotoxina, es decir, una sustancia que se sospecha o se sabe que tiene efectos negativos en el tejido nervioso.

Cada experiencia de lactancia es diferente. Asegúrate de consultar con un profesional sanitario sobre tus circunstancias si tienes alguna duda sobre el consumo de sushi durante la lactancia.

¿Es seguro para el bebé?

Las madres se preguntan a menudo qué parte de lo que comen se transmite al bebé a través de la leche materna. Aunque la dieta de las madres que amamantan puede afectar al bebé, no hay que ser tan estrictas como cuando se está embarazada.

Es seguro que una persona en periodo de lactancia coma sushi, con un par de advertencias. Escoge el pescado más bajo en mercurio para reducir el riesgo de exposición del bebé a esta toxina. Dado que la mayoría de las opciones de sushi contienen pescado crudo, asegúrate de que estás comiendo pescado de una fuente de confianza. El pescado crudo puede albergar bacterias y parásitos que pueden provocar enfermedades de origen alimentario.

Beneficios del sushi durante la lactancia

Comer sushi puede ser beneficioso para las mujeres que están amamantando, ya que el pescado y el marisco, en general, pueden formar parte de una dieta saludable.

Aunque se debe evitar el pescado con alto contenido de mercurio, el pescado con menos mercurio debe formar parte absolutamente de una dieta de lactancia saludable. El pescado es una gran fuente de proteínas magras, ácidos grasos omega-3 y micronutrientes como la vitamina D y B12.

Ácidos grasos omega-3

Los ácidos grasos omega-3, que se encuentran en muchos tipos de pescados más grasos, son importantes para el desarrollo del cerebro, los ojos y el sistema nervioso del bebé. Se recomienda comer al menos dos raciones de pescado a la semana para gozar de una salud óptima. Las variedades de pescado con altos niveles de ácidos grasos omega-3 incluyen variedades de pescado salvaje de agua fría como la caballa, el atún, el salmón, las sardinas y el arenque.

Sin una cantidad suficiente de ácidos grasos omega-3, un bebé en crecimiento puede correr el riesgo de ver afectado su desarrollo y su rendimiento. Las investigaciones demuestran que existe una relación positiva entre el consumo de pescado graso y las concentraciones de ácidos grasos omega-3 en la leche materna; por lo tanto, cuando una madre que amamanta consume alimentos ricos en omega-3, puede beneficiar al bebé lactante.

Micronutrientes

El pescado contiene micronutrientes, como la vitamina D, que son necesarios para favorecer el desarrollo saludable de los huesos de los bebés al ayudar al organismo a absorber el calcio y el fósforo de los alimentos. Si un bebé no recibe suficiente vitamina D, su cuerpo no puede retener el calcio y el fósforo necesarios para fortalecer los huesos.

La vitamina D ayuda a prevenir el raquitismo, una enfermedad que hace que los huesos sean débiles y blandos. Consumir suficiente vitamina D es importante también para los adultos, ya que ayuda a fortalecer los huesos y a mantenerlos sanos.

Comer pescado también te aportará vitamina B12, que es buena para el desarrollo cerebral del bebé. Este nutriente ayuda a mantener sanas las células sanguíneas y nerviosas del cuerpo y previene la anemia, una afección sanguínea que puede provocar cansancio y debilidad.

Dado que la vitamina B12 se transfiere a través de la leche materna, es importante que las madres lactantes consuman cantidades adecuadas de esta vitamina. Los bebés cuyas madres tienen carencias de vitamina B12 también las tendrán.

Comidas equilibradas

El sushi no sólo contiene pescado, sino que también pueden incluir arroz, así como verduras como pepino, zanahoria, aguacate y setas shiitake. Todos estos alimentos son útiles para contribuir a una dieta de lactancia equilibrada de proteínas magras y verduras para ayudar a la mujer que amamanta a obtener los nutrientes que necesita.

El sushi también suele ir acompañado de nori, un tipo de alga seca que es una buena fuente de yodo. El yodo es importante para el buen funcionamiento de la tiroides, que produce hormonas que contribuyen al desarrollo óseo y cerebral del bebé. Por lo tanto, obtener suficiente yodo es importante para las mujeres que están embarazadas y/o amamantando, y para los bebés. De hecho, las mujeres necesitan más yodo durante la lactancia que durante cualquier otra etapa de la vida.

También te puede interesar leer: 

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!