¬ŅPor qu√© mi beb√© juega con mi otro pez√≥n mientras le doy el pecho?

¬ŅPor qu√© mi beb√© juega con mi otro pez√≥n mientras le doy el pecho?

Si eres una madre lactante, es posible que te hayas sentido preparada para sufrir dolores en los pezones mientras tu cuerpo se adapta a la lactancia. Incluso es posible que estuvieras preparada mentalmente para algunos posibles mordiscos cuando a tu peque√Īo le empezaran a salir los dientes.

Sin embargo, es posible que nunca se te haya pasado por la cabeza la incomodidad de que tu peque√Īo mueva y juegue con el pez√≥n del que no est√° mamando.

Te aliviar√° saber que este h√°bito, com√ļnmente conocido como "reflejo de sintonizaci√≥n", no es infrecuente.

Pero probablemente sigas teniendo curiosidad: ¬ŅPor qu√© ocurre? ¬ŅCu√°ndo empieza? ¬ŅQu√© deber√≠a hacer al respecto? A continuaci√≥n, te ofrecemos las respuestas.

Por qué ocurre

Retorcer los pezones mientras se da el pecho es una acci√≥n natural para muchos beb√©s mayores. Nadie les ense√Īa esto, as√≠ que ¬Ņpor qu√© lo hacen?

Aunque se desconoce el motivo exacto de este impulso, se ha observado un comportamiento similar en otros mamíferos en un intento de fomentar el reflejo de bajada del otro pecho. La estimulación del pezón provoca la liberación de una neurohormona llamada oxitocina que promueve la producción de leche. Jugar con el otro pecho también puede ser una forma conveniente de que el bebé se mantenga concentrado y amamante durante más tiempo y con más calma.

A medida que el bebé crece, quiere más leche y quiere que salga más rápido. Como los movimientos de torsión estimulan los pezones, pueden ayudar a conseguirlo.

Adem√°s, los movimientos de torsi√≥n pueden reconfortar al beb√©. El contacto f√≠sico es muy reconfortante para personas de todas las edades, pero los ni√Īos peque√Īos se benefician especialmente de √©l.

Juguetear con el pezón puede servir para algo, pero para muchas madres resulta incómodo y puede ser francamente doloroso. Además, es un hábito difícil de abandonar.

Si notas que tu beb√© se acerca a tu pecho libre, busca otras formas de ocupar sus manos. Ofr√©cele una manta, un juguete peque√Īo o tu dedo para que lo coja.

¬ŅCu√°ndo ocurre?

Con frecuencia, los retorcimientos comienzan alrededor de los 6 meses, pero pueden empezar antes o después.

No hay una edad exacta en la que empiece a juguetear, y puede verse afectada por una serie de factores ambientales y de desarrollo. Por ejemplo, la disminución del suministro de leche o el hecho de que tu hijo esté aprendiendo a agarrar con pinzas.

Incluso es posible que tu bebé entre y salga de las fases de torsión a medida que crece.

Mientras que los bebés recién nacidos de muy corta edad tienden a ser somnolientos y necesitan concentrarse en el agarre y la succión, los bebés de más edad tienden a juguetear más mientras se alimentan.

Cómo evitarlo

Si decides que quieres que tu bebé deje de juguetear, puedes probar varias tácticas, entre ellas:

  • Utiliza una prenda de vestir o una manta para cubrir el pecho del que no est√° mamando tu beb√©. Tambi√©n puedes intentar cubrir el pez√≥n expuesto con la mano o el dedo, si te resulta m√°s f√°cil. Apartar suavemente la mano del beb√© cuando intente juguetear.
  • Lleva un collar grueso u ofrece otra cosa con la que tu hijo pueda juguetear.
  • Sujeta y masajea las manos de tu beb√© durante las sesiones de lactancia.
  • Habla con tu beb√© sobre el tacto suave y sobre c√≥mo ciertos tipos de tacto pueden ser dolorosos para ti. Se puede decir "No, esto duele mam√°". En el caso de los ni√Īos peque√Īos que sigan intent√°ndolo prueba con una advertencia verbal de "Vamos a dejar de amamantar si sigues (pellizcando, tirando, etc.)", y si el comportamiento contin√ļa, suspender la toma y volver a ella en otro momento.
  • Si practicas la lactancia lateral, puedes considerar la posibilidad de dar el pecho m√°s alto. As√≠ ser√° m√°s dif√≠cil que tu beb√© toque el inferior.
  • No hay ning√ļn problema en tener pautas diferentes para tocar el pecho en p√ļblico y en casa.

Independientemente de lo que decidas, tendr√°s que ser constante y empezar cuanto antes. Despu√©s de todo, es mucho m√°s f√°cil distraer y ense√Īar nuevos comportamientos antes de que el jugueteo se convierta en un h√°bito.

Tambi√©n te puede interesar leer: 

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!