lactancia materna y ces√°rea

La lactancia materna después de una cesárea

Empezar a amamantar bien, justo después de dar a luz, no siempre es fácil y a menudo requiere un buen apoyo psicológico y material del equipo médico. Además de la motivación, las dificultades que se encuentran durante la lactancia pueden influir en la decisión de continuar o no con la lactancia. Entre los varios eventos que pueden desestabilizar a una joven madre está la cesárea.

¬ŅPor qu√© es m√°s dif√≠cil dar el pecho despu√©s de una ces√°rea?

Puede parecer más difícil amamantar después de una cesárea por varias razones:

  • El sangrado es mayor que despu√©s de un parto vaginal (casi el doble en promedio). Sin embargo, el sangrado se reduce al m√≠nimo gracias a las t√©cnicas quir√ļrgicas y a los medicamentos preventivos que mejoran la contracci√≥n del √ļtero despu√©s del parto;
  • La sala de recuperaci√≥n no es propicia para la maternidad. Concretamente, el reci√©n nacido no puede unirse a la madre durante las dos primeras horas cuando el beb√© est√° completamente despierto, listo para su primera alimentaci√≥n. Si este es el caso, no te preocupes, el tiempo de separaci√≥n ser√° corto. Esto deber√≠a tener poco impacto en el inicio de la lactancia.
  • El beb√© puede necesitar una supervisi√≥n especial si es el sufrimiento fetal lo que ha hecho necesaria una ces√°rea. Sin embargo, se hace todo lo posible para asegurar la cercan√≠a con los padres. Tan pronto como sea posible, la joven madre estar√° acompa√Īada por su beb√©, o el beb√© ser√° supervisado por sus padres.
  • El dolor y las molestias postoperatorias pueden ser perturbadoras, especialmente cuando se trata de adoptar una buena posici√≥n para amamantar, a pesar de la atenci√≥n de los equipos para combatir el dolor. Ten en cuenta que s√≥lo es necesario adaptar las posiciones a la comodidad, en particular mediante el uso de almohadas y cojines de posicionamiento.

Los pasos correctos para conciliar la lactancia materna y la ces√°rea

Si no ha sido posible antes, tan pronto como vuelvas a tu habitación, es aconsejable hacer contacto piel con piel (lo que tendrá un efecto analgésico sobre el dolor) para compensar el tiempo que hayas estado en recuperación.

Si el recién nacido necesita ser alimentado antes, pide que le ofrezcan leche de formula con cuchara o jeringa en lugar de con biberón. Sin embargo, el biberón no pondrá en peligro la lactancia materna si se introduce el contacto piel con piel y la proximidad lo antes posible.

En la práctica, se proponen generalmente posiciones acostadas o semi-sentadas con el recién nacido acostado sobre el estómago de la madre, hasta que la madre recupere la suficiente movilidad para poder amamantar de lado, luego completamente sentada, y variar las posiciones después.

Consejo: De lado, se utiliza un cojín para elevar al bebé de manera que esté de cara al pecho más alto (no el que está contra la cama), lo que evitará que la madre tenga que moverse demasiado.

Recuperarse físicamente de una cesárea antes de amamantar

Cada vez más hospitales ofrecen rehabilitación temprana. En la práctica, los analgésicos se administran durante el seguimiento postoperatorio inmediato con retirada de sueros y el catéter urinario tan pronto como la joven madre esté lista para ir a su habitación. La alimentación se reanuda lo antes posible. Todo ello permite que las mujeres que necesitaban una cesárea puedan movilizarse tan rápidamente y casi tan fácilmente como si el parto se hubiera realizado por vía vaginal.

La medicaci√≥n para el dolor se contin√ļa por v√≠a oral a intervalos regulares. Es aconsejable cumplir con el horario y no esperar a que el dolor se presente. De hecho, es m√°s f√°cil anticipar un dolor que hacer que desaparezca.

La r√°pida movilizaci√≥n evita un buen n√ļmero de dolores y molestias, que se a√Īadir√≠an a la incomodidad de la cicatriz. Sin mencionar el hecho de que alienta la reanudaci√≥n del tr√°nsito. Adem√°s, a menudo son los gases m√°s dolorosos, as√≠ como los dolores de c√≥licos intestinales, los que responden mal a los analg√©sicos.

Ideas preconcebidas sobre la lactancia materna después de una cesárea

Se tiende a pensar que el suministro de leche no aumentar√° normalmente despu√©s de una ces√°rea o que simplemente no podr√°s amamantar. Es principalmente el retraso en la estimulaci√≥n, lo que puede ser la causa de un comienzo agresivo o un comienzo retrasado. Mantener la confianza es ya un punto importante. Tambi√©n se puede pedir un sacaleches en el hospital, no para evaluar la cantidad de leche materna (el reflejo de expulsi√≥n es siempre menor con un sacaleches y no representa la cantidad que toma el beb√© cuando se le pone en el pecho) sino como estimulador. ¬ŅEl ritmo adecuado? 10 min, 10 veces al d√≠a, a velocidad r√°pida durante 2 o 3 d√≠as, para compensar lo que el beb√© habr√≠a hecho por su cuenta al principio, y as√≠ compensar estas primeras horas perdidas.

Ni la ces√°rea ni los analg√©sicos prescritos son contraindicaciones para la lactancia. ¬ŅTienes alguna pregunta? Las matronas, enfermeras, auxiliares, consejeros de lactancia son los profesionales mejor situados para ayudarte a desenredar las ideas preconcebidas reales y falsas sobre la lactancia y la ces√°rea.

Las 4 reglas de oro para una lactancia exitosa después de una cesárea:

  • Hacer el contacto piel con piel lo antes posible.
  • Confianza y seguridad en ti misma.
  • Tener el apoyo de la pareja.
  • Darte tiempo.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!