¿Cómo afrontar el miedo a tener un aborto?

¿Estás embarazada o planeas tener un bebé y tienes miedo de sufrir un aborto? Tal vez ya has tenido uno y el estrés de tener otro es difícil de manejar. O tal vez nunca has tenido uno, pero el miedo sigue ahí. En este artículo, podrás leer consejos para aceptar y vivir mejor con esta ansiedad.

Miedo al aborto, ¿Qué hacer?

Uno de los miedos que puedes tener como mamá o futura mamá es el de sufrir un aborto espontáneo durante el embarazo.

El aborto espontáneo suele ser un tema tabú del que no se debe hablar. ¿Y sabes qué pasa cuando no hablas de algo? La imaginación trabaja mucho y en este caso puede crear ansiedad.

Entonces, ¿qué debes hacer si te sientes ansiosa o preocupada por tener un aborto espontáneo?

Este artículo va a tratar dos situaciones diferentes. En primer lugar, para las mamás que ya han tenido un aborto y, en segundo lugar, para las mujeres que nunca han tenido uno. Verás que los consejos de unas pueden aplicarse a otras y viceversa.

Para tí, que ya has tenido un aborto

Debes darte cuenta de que, cuando estás embarazada, no es sólo un embrión el que se ha implantado en tu vientre. Estás esperando un bebé. Esto puede parecer una obviedad, pero tiene mucho sentido.

Además, si acabas de sufrir un aborto espontáneo, es posible que aún sientas los efectos en tu cuerpo: la pérdida de sangre, el posible dolor, la bajada de hormonas. Sigue siendo algo muy real. Y además, te has volcado emocionalmente en este embarazo, quizás ya has imaginado a este bebé moviéndose en tu vientre, has imaginado las sensaciones que podría provocar. Has imaginado tu vida con este bebé, incluso puede que ya hayas encontrado un nombre para él.

También es posible que este aborto espontáneo haya sido un shock para ti, no te lo esperabas en absoluto. Te sentías invencible. Tal vez el entorno familiar o médico no estaba allí para apoyarte, tal vez incluso trivializaron lo que estabas sintiendo. Tú, como madre, no fuiste escuchada en tus emociones, aunque fue un verdadero shock.

No validar una emoción conduce a una mayor ansiedad que puede llevar a la aprensión de tener otro aborto involuntario.

Es importante que hagas el duelo por este bebé antes de plantearte un nuevo embarazo, para reabrir el campo de posibilidades.

Tienes todo el derecho a sentirte triste, vacía, conmocionada, deprimida, enfadada, decepcionada, todos esos aspectos negativos que la sociedad quiere ocultar.

¿Cómo se pueden aceptar estos sentimientos? Esto puede hacerse de diferentes maneras:

  1. Puedes gritar toda tu ira.
  2. Puedes escribir una carta al bebé explicándole todo lo que has imaginado con él.
  3. Puedes ponerle nombre al bebé si aún no lo has hecho. Porque llamarlo con un nombre que no sea el de bebé o embrión ayudará a representarlo como persona y puede ser más "fácil" el duelo.
  4. Por último, puedes plantar un árbol o una planta que le represente? ¿O hacer un dibujo para simbolizarlo? Porque aquí, todo es cuestión de simbolismo. De ti depende encontrar lo que más te transmita, lo que más se ajuste a los sentimientos que tienes, para poder seguir adelante y hacer el duelo.

Después de un aborto ¿Otro embarazo?

Sí, no hay nada que te impida volver a quedarte embarazada. En general, te aconsejamos que esperes entre 2 y 3 meses para que tu cuerpo se recupere, pero también para que estés preparada para dar la bienvenida a un nuevo bebé. Si tienes alguna duda sobre cómo intentar tener un bebé, no dudes en pedir consejo a tu profesional de la salud: sólo él, al conocer tu expediente médico, podrá orientarte.

🌈Bebés Arcoíris, un regalo después de una perdida

Para tí, que nunca has tenido un aborto

A continuación, hablaré de las mujeres que nunca han tenido un aborto espontáneo y que, sin embargo, tienen miedo de tenerlo.

El objetivo es centrarse en el origen del miedo, si se puede encontrar. Así que tal vez no sea posible identificarlo desde el principio, porque a veces es difícil saber lo que realmente está pasando, lo que realmente está en juego.

Acepta lo que sientes.

Tómate el tiempo necesario para tranquilizarte y aceptar lo que sientes. Puedes tener la tentación de resistirte a este miedo, de negarlo, de ignorarlo. Tampoco se trata de deshacerse de este sentimiento. Este tipo de reacción significa que el miedo está siempre presente en tu interior. Lo que hay que hacer es identificar de dónde viene para poder trabajar en ello, y entender por qué está ahí.

Te voy a dar ejemplos de dónde pueden venir los miedos:

Puede que hayas oído muchas historias sobre abortos en tu círculo de amigas, o puede que haya una en particular que se te haya quedado grabada. Quizás fue tu madre la que sufrió uno o varios abortos espontáneos y forma parte de la historia familiar.

Tal vez hayas recibido comentarios sobre los abortos espontáneos que pueden producirse en el primer trimestre, ya sea por parte del personal médico. Por ejemplo, algunas enfermeras prefieren utilizar el término "embrión", lo cual es muy apropiado, por supuesto, porque pone cierta distancia entre las emociones. O bien, por las personas que te rodean, ya sean familiares, amigos o profesionales. ¿Has tenido alguna vez este tipo de comentario? "Oh, ¿pero ya hablas de tu embarazo? Sabes que puedes tener muchos abortos durante el primer trimestre. O bien: "No se emocione demasiado, señora, ¡sabe que hay muchos abortos en el primer trimestre! Y puede que no haya tantos después de todo.

Ahora que has identificado este miedo, es el momento de considerar lo que significa para ti. Lo más obvio es que la pérdida de un bebé es dolorosa, pero tal vez sea algo más. ¿Es la idea de no sentirse una mujer "de verdad"? ¿Es la idea de no sentirse capaz de llevar un embarazo a término? ¿Y tú?

Si se trata de historias de amigas o si forma parte de la historia de la familia, puedes reunirte con las personas afectadas para hablar de sus temores. Tal vez puedan explicarte lo que realmente ocurrió, contarte los miedos y ansiedades que experimentaron en su momento y tranquilizarte sobre el resultado de otros embarazos que hayan tenido. Además, estos momentos de intercambio te harán sentirte menos aislada.

Además, para sentirte menos aislada, puedes unirte a un círculo de mujeres que hablen sobre el aborto espontáneo, ya sea a través de una red virtual o cara a cara.

Puedes poner tus miedos por escrito, por ejemplo escribiéndole al bebé, si te resulta más fácil, y contarle lo que temes y por qué. O incluso dile que no sabes por qué, pero que el miedo está ahí.

Para tranquilizarte, por ejemplo, si tienes cualquier manchado o un dolor, no dudes en consultar a tu matrona o a tu médico.

También puedes trabajar estos miedos optando por el apoyo psicológico.

Una vez que hayas empezado a trabajar con estos miedos, puedes intentar racionalizarlos cuando sientas que empiezan a asaltarte. Intenta hacerlo lo antes posible, para poder distanciarte de ellos y que no se vuelvan a incrustar en ti.

El miedo es inherente a estar embarazada. ¿Tienes miedo de sufrir un aborto? Habla con tu ginecólogo y/o matrona, que te tranquilizarán, y con tus amigos y familiares, que te harán sentir mejor. No te avergüences de tus miedos: son normales. El diálogo es bueno para ti. ¿Tiene alguna pregunta? Pregúntales. Nadie te juzgará.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños