Tu Hijo: Crianza, Salud, alimentación y cuidados

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

lactante agua

Los bebés con menos de 6 meses que se están amamantando a demanda, No necesitan de otros líquidos, como agua o infusiones. Ni siquiera cuando haga mucho calor.

Una vez superados los 6 meses y con la introducción de la alimentación complementaria combinada con las tomas de pecho, se le puede ofrecer agua de vez en cuando. Lo recomendado hasta que cumpla el año es darle el pecho antes del puré o papilla. En estas circunstancias es probable que el bebé no quiera agua. Según se vaya haciendo mayor y tome más alimentos sólidos, irá bebiendo más agua. Nunca añadas azúcar, ni le ofrezcas zumos en vez de agua.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

vitaminas lactancia

Los bebés con menos de un año que se alimentan con lactancia materna necesitan un suplemento de 400 UI al día de vitamina D. Se debe comenzar desde los primeros días de vida y seguir después del destete, hasta que el niño tome un litro diario de fórmula adaptada enriquecida en vitamina D. Todos los bebés menores de un año alimentados con lactancia artificial que tomen menos de un litro diario de fórmula también necesitan un suplemento de 400 UI al día.

Quizás te preguntes por qué un niño amamantado necesita tomar suplementos de vitamina D. La explicación está en los nuevos hábitos de vida, hoy en día se hacen menos actividades al aire libre, la ropa y los tan necesarios protectores solares, impiden que la madre sintetice la cantidad necesaria de vitamina D para cubrir las necesidades del bebé. Recuerda que la fuente principal de vitamina D es el sol.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

galactogogos

¿Qué son los galactogogos?

Hay medicamentos que sirven para estimular la producción de leche, reciben el nombre de galactogogos. Algunos de ellos son: el Sulpiride, la Metoclopramida y la Domperidona. Aunque son efectivos, sólo deben usarse como último recurso, cuando no funcione todo lo demás: lactancia a demanda, agarre y postura correcta, descanso adecuado de la madre e ingestión de líquidos adecuada (toma agua siempre que tengas sed). También se debe valorar si la madre padece alguna enfermedad, como anemia o alteraciones del tiroides.

Los galactogogos no deben ser usados mucho tiempo y por supuesto tiene que recetarlo el médico, pues tienen efectos secundarios, aunque bien utilizados funcionan bien. Junto con la extracción frecuente de leche, los galactogogos se recetan en caso de que la madre y el bebé se hayan tenido que separar, en madres de niños prematuros con poca producción de leche y en casos de relactación (después de un tiempo sin amamantar, se quiere volver a intentar) o lactancia inducida (en casos de adopción). Si crees que puedes necesitarlos debe hablar con el pediatra o tu médico para que te asesore adecuadamente.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Tengo poca Leche ¿Qué puedo hacer?

Son muchas las mamis que están preocupadas porque creen que no tienen suficiente leche para alimentar a su bebé. Pero por norma general el pecho produce la cantidad de leche necesaria para el bebé, siempre y cuando el agarre sea correcto y la lactancia sea a demanda.

Si crees que estás produciendo poca leche puede deberse a:

El agarre del pecho o la posición del bebé no es adecuada. El pecho produce leche, pero el bebé no puede obtenerla con facilidad y no vacía las mamas, esto a la larga lleva a que disminuya la producción. En este caso es normal que salgan grietas y tengas dolor en las mamas. Debes corregir la posición y el agarre. (Para más información puedes leer ¿Cómo puedo saber que el bebé se ha agarrado bien al pecho?)

Si mientras está mamando el bebé apoya la cabeza en tu codo, para facilitarle el agarre tendrás que desplazar el pecho y aunque la succión sea fuerte tendrá que tirar del pezón causándote grietas y dolor, además a el bebé le costará obtener leche.

Si el bebé tiene frenillo lingual corto o no agarra bien gran parte de la areola, no succionará bien, obtendrá leche sólo al principio y tendrá que realizar un mayor esfuerzo para alimentarse, quedando insatisfecho. En este caso también pueden salirte grietas o sentir dolor.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

ensenar dormir bebe

Si haces colecho con tus hijos y todos están durmiendo y descansando bien, perfecto. Continua así e ignora este artículo. Pero si no es el caso y quieres o necesitas que tu bebé aprenda a dormir solo, sin llorar y sin pasar malos ratos, a continuación te damos unas pautas y recomendaciones.

Si los padres no descansan bien por la noche acabará afectando a su hijo negativamente que tendrá que convivir con unos padres de mal humorados. Por eso hay situaciones en las que hay que hacer algunas modificaciones en beneficio tanto de los padres como de sus hijos. Y para poder lograr mejorar la calidad de la vida familiar es muy importante que los padres puedan reducir al mínimo las veces que se levantan por la noche y hacerlo compatible con atender las necesidades de su hijo.

Es normal que los niños se despierten por la noche, puede ocurrir por diferentes motivos: Por hambre, frío, calor, por necesidad de un mimito, por dolor, incomodidad, por una pesadilla, etc. También puede ocurrir que se despierten y no consigan volver a dormirse.

Los niños mientras duermen, al igual que los adultos, hacen ruidos o se mueven. En estos casos tendemos a acariciarles, mecerlos e incluso hablarles con la intención de que sigan durmiendo, pero en la mayoría de los casos el niño en realidad está dormido y muchas veces es la madre o el padre el que lo despierta al tocarlo. Los ciclos de sueño de los bebés son breves, duran unos 45 minutos. De un ciclo a otro, hay una fase en la que se moverá más, pero por norma general no llega a despertarse, pero si se hace algo que lo estimule se puede despertar con bastante facilidad. Por lo tanto, si el bebé está tranquilo y sólo se mueve o hace algún ruido o gemido, no lo estimules con nada. Son muchas las madres que se despiertan a cada momento porque sienten al bebé moverse, logrando así una mala calidad de sueño. Al bebé no le es útil que su mamá se despierte por estos motivos y la mejor solución ante eso es que el bebé duerma en su propia habitación. Y cuando el niño se despierte y necesite a su madre para cubrir alguna necesidad (hambre, una molestia, etc.) la reclamará sin parar hasta que ésta acuda para atenderle.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

donde debe dormir el bebe

Son los padres quienes deben elegir dónde va a dormir el bebé. Si en la cama con ellos, en una cuna o en su propia habitación.

No hay opciones ni buenas ni malas, cada familia decide el tipo de crianza que quiere darle a sus hijos.

Lo más importante a la hora de decidir dónde dormirá el bebé es que tanto él, como los padres puedan descansar adecuadamente. Hay parejas que eligen una opción y aunque les vaya mal durante la noche, rechazan totalmente proceder de otro modo. Es normal que cada uno tenga sus preferencias, pero a veces en la práctica las cosas no salen como deseas o esperabas y cada niño actúa de diferente manera. Por lo tanto si no funciona y la opción elegida afecta al niño o a los padres hay que ser realistas y flexibles a la hora de modificar las pautas y buscar la forma de encontrar los resultados que buscamos.

Si optan por una cuna para que el bebé duerma tengan en cuenta las siguientes recomendaciones:

  • Las paredes de la cuna deben ser con barras o transparentes para que se vea al bebé con facilidad.
  • Los barrotes de la cuna deben ser verticales y que la separación entre ellos sea lo suficientemente estrecha para que el bebé no pueda introducir la cabeza. Elegir cunas con barandillas ajustables para que se puedan ir subiendo según el bebé crece.
  • No usar almohada, ni cojines y evitar tener peluches u otros objetos en la cuna.
  • Las sábanas y demás ropa de cuna debe ser 100% algodón. Evita telas con colorantes. Usa mantas livianas especialmente en los bebés más pequeños.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

lactancia tandem

Si durante el embarazo seguiste con la lactancia materna, puedes seguir amamantando a los dos tras el parto. Esto se conoce como lactancia en tándem.

Es muy importante que durante los primeros días el recién nacido tenga preferencia en las tomas, para que reciba suficiente calostro. Transcurridos los primeros días sólo tendrás que darles el pecho a demanda y en exclusiva para que la producción se ajuste a las necesidades de los dos lactantes. Puedes amamantar a los dos a la vez o si lo prefieres, primero a uno y luego al otro, un pecho para cada uno o ir alternando. También hay madres que van poniendo límites al hijo mayor. La decisión es tuya.

Si vas a amamantar en tándem te interesa saber que:

-Al haber más estimulación aumenta la producción. Y el niño mayor evita que se congestionen los pechos.

-La leche sube antes.

-La lactancia en tándem requiere las medidas habituales de higiene.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

lactancia embarazo

Lactancia materna y embarazo ¿Hay que dejar la lactancia ante un nuevo embarazo?

Muchas mamás se preguntan si pueden seguir dando el pecho a su bebé si se quedan embarazadas. La respuesta es, sí. Sólo se debe suspender en caso de que se tengan antecedentes o amenaza de aborto, cuando exista riesgo de parto prematuro o si se trata de un embarazo múltiple.

Si te has quedado embarazada y quieres continuar con la lactancia te interesa saber que:

-La estimulación mamaria inducida por la succión del bebé afecta la liberación de oxitocina, hormona que produce contracciones uterinas. (Por eso debe evitarse en las situaciones arriba mencionadas). Puede ocurrir que mientras dure la toma notes contracciones suaves. Si te resulta muy molesto, puedes reducir la toma o interrumpirla.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

el frasco de la calma

El frasco de la calma y su movimiento hipnótico, una técnica para calmar las rabietas y el llanto de los más pequeños.

¿Qué es el frasco de la calma?

Es una técnica basada en la metodología de María Montessori, para ayudar a los niños y niñas a calmarse ante rabietas, ataques de llantos, estrés, ansiedad, etc. Hay que aclarar que no se trata de un castigo.

¿Para qué sirve el frasco de la calma y cómo utilizarlo?

Para obtener los beneficios del frasco solo hay que agitarlo. La actividad debe estar supervisada siempre por un adulto que debe acompañar la acción de observar el frasco, con un tono de voz suave con el que le dé al niño instrucciones sobre su respiración, para que poco a poco vaya concentrándose en el brillo y consiga la calma. De esta manera se irá haciendo consciente de que controlando la respiración y despejando la mente conseguirá reducir el estrés, la ansiedad, el enfado… Y con el tiempo será el propio niño el que acuda al frasco cuando lo necesite.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

relaciones pillan

Qué hacer si nuestros hijos nos pillan manteniendo relaciones

Por más precauciones que tomen los padres, puede ocurrir, que alguna vez los niños los sorprendan en un momento de intimidad. Lo normal, ante este hecho, es que los niños se queden confusos o desorientados esperando una explicación sobre lo que están observando.

Lo primero que le viene a los padres a la cabeza, es cómo interpretará su hijo lo que ha visto y si le afectará en algún sentido.

Cuando un niño de entre dos y seis años sorprende a sus padres manteniendo relaciones puede interpretar los gemidos, posiciones o jadeos como signo de pelea o de que algo no va bien. Algunos niños reaccionan preguntando: ¿Qué están haciendo?, otros se quedan bloqueados sin saber que decir y muchos salen corriendo sin que sus padres lleguen a darse cuenta de que fueron sorprendidos y en este caso es muy probable que el niño o niña nunca saque el tema.

La reacción de los adultos es muy importante, ya que de ésta depende crear en sus hijos más inquietud o por el contrario darles tranquilidad y hacerles comprender y aceptar que son demostraciones de afecto entre sus padres.

La pareja debe evitar hacerse reproches entre ellos o sentirse culpables. Tampoco es conveniente mostrarse ante el niño, nervioso, avergonzado o empezar a disimular y a darles explicaciones sin sentido. Ellos se dan cuenta de todo y ante esa respuesta pensarán que sus padres de verdad hacían algo malo y se lo están tratando de ocultar, creándoles más incertidumbre.

Se debe evitar enfadarse con el niño y gritarle. Así sólo se conseguirá sumar a su confusión el sentimiento de culpa. Tampoco es buena idea quedarse en silencio, el niño necesita una explicación.