Patrón de lactancia del recién nacido

Por t√©rmino medio, un reci√©n nacido amamantado come aproximadamente cada 2 √≥ 3 horas durante todo el d√≠a. Es decir, entre 8 y 12 veces en un per√≠odo de 24 horas. Los reci√©n nacidos tienen est√≥magos peque√Īos y la leche materna se digiere f√°cilmente, por lo que debes amamantar a tu beb√© con frecuencia.

Algunos recién nacidos se despiertan y toman el pecho cada 2 ó 3 horas como un reloj, pero no siempre es así. Es posible que tu bebé quiera tomar el pecho muchas veces en un periodo corto, y que luego duerma un poco más. Este tipo de alimentación se denomina alimentación en racimo o en montón.

Otros beb√©s tienen sue√Īo, sobre todo en los primeros d√≠as, por lo que es posible que tengas que despertar a tu beb√© para darle el pecho. Todos estos patrones son normales. Mientras tu hijo reciba suficiente leche materna y crezca bien, no debes preocuparte. A continuaci√≥n te ofrecemos algunas pautas sobre la frecuencia con la que debes dar el pecho a tu reci√©n nacido.

Lactancia a demanda

La forma recomendada de alimentar a tu beb√© con leche materna es a demanda. En lugar de ce√Īirse a un horario estricto de alimentaci√≥n cada 3 horas, es mejor ser flexible y alimentar a tu peque√Īo siempre que parezca tener hambre. Si amamantas a tu reci√©n nacido cuando muestra signos de hambre, le proporcionas una sensaci√≥n de confort y seguridad.

Las tomas a demanda tambi√©n te ayudan a aumentar tu producci√≥n de leche materna para satisfacer las necesidades nutricionales de tu reci√©n nacido. Luego, seg√ļn van pasando las semanas, puede evolucionar de forma natural un horario m√°s rutinario. Puede que incluso consiga dormir m√°s tiempo por la noche.

Atenci√≥n a las se√Īales de hambre

Puede que los bebés no sean capaces de usar palabras para avisar de que tienen hambre, pero pueden indicarte que es hora de comer de otras maneras. Un recién nacido está listo para comer cuando está:

  • Est√° despierto, alerta y activo.
  • Emite sonidos.
  • Mueve los labios juntos.
  • Mueve la cabeza de un lado a otro.
  • Levanta las piernas.
  • Apoya la cabeza en el pecho mientras se le sostiene.
  • Saca la lengua.
  • Se chupa las manos.
  • Est√° retorci√©ndose.

Tu beb√© puede mostrar algunos o todos estos signos de hambre. Es posible que al principio no te des cuenta de que son se√Īales de hambre, pero con el paso de los d√≠as empezar√°s a reconocerlas m√°s f√°cilmente.

¬ŅDebes esperar a que tu beb√© llore para darle el pecho?

Intenta alimentar a tu beb√© antes de que empiece a llorar. El llanto es una se√Īal tard√≠a de hambre. Una vez que tu peque√Īo empieza a llorar, puede ser dif√≠cil calmarlo. Adem√°s, un reci√©n nacido gasta mucha energ√≠a cuando llora y puede cansarse. Si esto ocurre, es posible que no tome el pecho tan bien, o que se quede dormido antes de terminar la toma.

Deja de dar el pecho cuando tu bebé esté lleno

Al principio, amamanta a tu recién nacido durante todo el tiempo que permanezca en el pecho. Sigue dándole el pecho hasta que notes los signos de que tu hijo está satisfecho. De este modo, te aseguras de que tu bebé recibe suficiente leche materna en cada toma. Además, al mantener al bebé en el pecho durante más tiempo, estimula tu producción de leche y te ayuda a aumentar tu reserva de leche materna.

Cuanto más a menudo y durante más tiempo le des el pecho, mayor será tu producción de leche materna. Al principio, intenta alimentar a tu recién nacido durante unos 15 o 20 minutos. Cuando tu bebé crezca, podrá vaciar el pecho más rápidamente, en unos 8 minutos.

Busca los siguientes signos para saber que tu bebé está satisfecho con su alimentación:

  • Parece satisfecho.
  • Se queda dormido y tus pechos se sienten menos llenos.
  • Deja de mamar por s√≠ solo y se retira del pecho.
  • Deja de mamar y tus pechos est√°n menos llenos.
  • Se aleja del pecho.

Despierta a tu bebé dormido

Los beb√©s dormidos pueden ser un reto. Si tienes un reci√©n nacido somnoliento, es posible que tengas que despertarlo para amamantarlo. Durante la etapa de reci√©n nacido, debes despertar a tu hijo si han pasado 3 horas y media desde el inicio de la √ļltima toma.

Haz todo lo posible por mantener a tu hijo despierto e interesado mientras le das el pecho. Cuando tu bebé sea un poco más mayor, puedes dejarle dormir más tiempo entre tomas siempre que esté ganando peso y creciendo bien.

Intenta estas estrategias para mantener a un beb√© con sue√Īo amamantado:

  • Haz eructar a tu beb√©.
  • Cambia el pa√Īal de tu beb√© justo antes de empezar a darle el pecho o cuando cambies de pecho.
  • Frota los pies o la espalda de tu hijo para que siga mamando del pecho.
  • Aprovecha los momentos de alerta, aunque el beb√© est√© tranquilo.
  • Destapa a tu reci√©n nacido. Si est√° demasiado abrigado y c√≥modo, es posible que s√≥lo quiera dormir.
  • Limpia la cara del beb√© con una toallita h√ļmeda (pero no fr√≠a).

Amamantar m√°s durante los periodos de crecimiento

En ocasiones, puede parecer que tu bebé quiere mamar todo el tiempo. Un aumento del apetito podría ser un signo de un estirón. Durante un estirón, tu bebé mamará con mucha más frecuencia. Amamantar más a menudo estimula a tu cuerpo a producir más leche materna para tu hijo en crecimiento. Por eso, es importante que sigas poniendo a tu bebé al pecho. El proceso de crecimiento suele durar unos días.

Cuándo consultar al médico

Si, en cualquier momento, crees que tu recién nacido no recibe suficiente leche materna o no se amamanta bien, ponte en contacto con el pediatra o el médico de tu bebé. El médico revisará a tu bebé para asegurarse de que está ganando peso de forma constante. El médico también puede responder a tus preguntas y ayudarte a sentirte más segura y cómoda sobre el horario de lactancia de tu recién nacido.

Tambi√©n te puede interesar leer: 

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!