¿Cuándo puede el bebé entender el significado de la palabra "no"?

La disciplina es un tema controvertido en los cĂ­rculos de padres. Cualquier buen padre quiere lo mejor para su bebĂ©, y  tiene que encontrar el equilibrio adecuado entre fomentar el crecimiento de su hijo y corregir su mal comportamiento. Uno de los retos más difĂ­ciles al principio es que los bebĂ©s y los niños pequeños desarrollan la capacidad de sobrepasar los lĂ­mites antes de estar realmente preparados para algunas tĂ©cnicas de disciplina habituales. ÂżCuándo puede el bebĂ© entender el significado de la palabra "no"?

Los bebés recién nacidos están empezando a conocer el mundo. Son tan dependientes que aún no tienen la capacidad de entender o superar los límites. Ninguna cantidad de mimos y atenciones va a malcriarles.

Lo que sí puedes hacer es acostumbrarte a decir un "no" amable pero firme. Si tu bebé muerde mientras le das el pecho, di "no", rompe el enganche con cuidado y vuelve a colocarlo para que se vuelva a enganchar. El hecho de que tu bebé sea demasiado pequeño para la disciplina no significa que no puedas hacer ajustes para tu comodidad.

De 6 a 12 meses

En algún momento entre los 6 y los 12 meses, la mayoría de los bebés empiezan a entender el "no". Eso no significa que estén preparados para responder como tú quieres, lo que puede ser frustrante. Ayuda a tu bebé a captar el significado más rápidamente con estas estrategias:

  1. Mira y ponte seria. Mantén una expresión firme. Dile "no" en un tono más bajo y plano que el habitual. Cuando el bebé cese, sonríe, levanta las cejas y eleva el tono de tu voz para que te oiga y vea que estás contenta.
  2. Redirige. Los bebés aún no tienen la memoria ni el control mental para recordar lo que está prohibido o para resistir las tentaciones. Apartarlo físicamente de la situación es una forma de demostrarle "No, esto no se hace".
  3. Utiliza un lenguaje positivo. Esto no significa que tengas que elogiar a tu hijo cuando estés molesta. Significa decirle a tu hijo lo que debe hacer, en lugar de lo que no debe hacer. "No" implica que debe hacer algo de otra manera, pero es posible que los bebés aún no conozcan el comportamiento alternativo que quieres. Al jugar con la mascota de la familia, por ejemplo, "suave" o "toque suave" son instrucciones más útiles que "no".
  4. No te rías. Muchas de las conductas de los niños pequeños nos resultan divertidas. Pero cualquier sonrisa o carcajada tuya es una señal de neón gigante que dice "¡¡¡Hazlo otra vez!!!". Mantén la calma hasta que no esté cerca, y entonces ríete todo lo que quieras.

De 12 a 18 meses

Después del primer cumpleaños de tu bebé, el desarrollo del lenguaje y el crecimiento cognitivo se orientan más hacia la primera infancia. Poco a poco, tu bebé empieza no sólo a entender el "no", sino a ser más capaz de dejar de hacer lo que está haciendo, al menos durante un tiempo.

Seguirás dedicando la mayor parte del tiempo a redirigirle y a utilizar un lenguaje positivo para ayudarle a entender por qué algunas cosas están prohibidas. Utiliza puertas para bebés, cierres de armarios y estantes altos para mantener los objetos rompibles fuera de su alcance. Di "caliente" para la estufa y el grifo. Di "cogidos de la mano" cuando te acerques a la calle. Ayuda a tu bebé a entender cuáles son las normas, para que tenga sentido escuchar "no" cuando incumpla una norma.

Si tu bebé se porta mal repetidamente en algo grave o inseguro, como morderte, es una buena edad para introducir la idea del tiempo de espera. Designa un lugar tranquilo y sin juguetes. La regla general para la duración del tiempo de descanso es un minuto por año de edad. Usa tu criterio. Treinta segundos pueden ser suficientes para tu hijo, o puede que descubras que tu bebé responde mejor a dos minutos de "tiempo de espera" sentado contigo, en lugar de sentado solo. Sea lo que sea que funcione para tu bebé, termina siempre el tiempo de reflexión con un abrazo y un beso.

Aunque mucha gente se ha criado en hogares en los que se daban azotes, las investigaciones más recientes dejan claro que los azotes son ineficaces e incluso perjudiciales como disciplina. Incluso si algunas personas "crecieron bien", eso no hace que los azotes sean una práctica saludable para usar con tus hijos. Si tu hijo no responde a los tiempos de espera, mantén la constancia y habla con tu pediatra para que te dé consejos de disciplina, pero no recurras a los golpes.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.