¿Cómo hacemos los bebés? Una respuesta adaptada a cada edad

Esta es la pregunta temida por los padres. Y por una buena razón, no es una pregunta fácil de responder cuando se habla con un niño. Esto es lo que puedes decirle a tu hijo, dependiendo de su edad.

Una cuestión que no se puede evitar

Depende de cada niño, pero las preguntas sobre el nacimiento suelen surgir en torno a los tres o cuatro años. También es la edad en la que el niño se da cuenta de las diferencias anatómicas entre niñas y niños. La cuestión de la concepción del bebé también puede surgir en la mente del niño cuando se espera la llegada de un hermanito o hermanita.

Sea cual sea el momento, es mejor no evitar la pregunta. Si no la contestas, el niño buscará las respuestas en otra parte y es posible que no encuentre explicaciones claras y/o adecuadas a su edad. De hecho, el tema no debe abordarse de la misma manera si se habla con un niño pequeño que si se habla con un niño mayor. Del mismo modo, no trates el tema con el niño si no lo demanda. Espera a que el niño se acerque a ti antes de hablar de ello.

¿Qué decir a un niño de 3/4 años?

No es necesario entrar en detalles con los niños pequeños. Una respuesta simple y minimalista suele ser suficiente para ellos. No hay instrucciones de uso adecuadas para todos los niños. Eres tú quien debe explicar a tu hijo con las palabras que conoce. En cada familia, el vocabulario utilizado para describir ciertas cosas es diferente. A esta edad, puedes decirle a tu hijo que cuando un papá y una mamá se quieren mucho, quieren tener un hijo. Para lograrlo, se dan un gran abrazo y una pequeña semilla mágica crecerá en el vientre.

¿Qué decir a un niño de 4/5 años?

A esta edad, los niños se interesan más por su anatomía. Saben que las niñas y los niños tienen diferencias físicas. Por tanto, puedes ser más preciso en tus explicaciones: el padre pone la semillita en el vientre de la madre. Esta semilla crecerá y se convertirá en un bebé.

¿Qué decir a un niño de 6 años?

Puedes entrar en más detalles con un niño de 6 años: el padre pone la semilla en el vientre de la madre, y esta semilla crecerá en una bolsita que sólo tienen las madres. Esta bolsa se utiliza para hacer bebés. Mencionas los espermatozoides y el útero sin nombrarlos.

¿Qué decir a un niño de 7/8 años?

A esta edad, el niño ya no puede conformarse con las respuestas anteriores porque es lo suficientemente maduro como para preguntarse de dónde viene realmente esa famosa "semillita". Alrededor de los 7 años, algunos niños incluso imaginan su propia versión de la concepción y piensan, por ejemplo, que la madre se queda embarazada simplemente besando al padre. Por eso, antes de explicarle, debes tener claro cual es el vocabulario de tu hijo y si está preparado para escuchar una respuesta más racional que las que le daban cuando era más pequeño.

Si crees que está preparado para entenderlo, puedes decirle que la bolsa en la que crece el bebé es el útero y que la semillita que el papá pone en el útero está en realidad llena de semillitas llamadas espermatozoides. Vienen del pene (o cómo lo llame el niño). Cuando los espermatozoides del papá se encuentran con la pequeña semilla de la mamá, que se llama óvulo, se forma un huevo más grande, el feto. El feto crecerá durante 9 meses (la noción de tiempo es mejor asimilada por el niño) y se convertirá en un bebé. Es importante destacar que es el encuentro de la semilla del padre con la de la madre lo que hace posible el nacimiento de un bebé.

Alrededor de los 8 años, el niño hace más preguntas sobre estos famosos "mimos" que permiten hacer un bebé. Es posible que se pregunten si ellos también pueden hacer bebés, ya que pueden haber abrazado o besado a compañeros de clase. Aclara que son abrazos que sólo se dan los padres enamorados.

La preadolescencia es un buen momento para hablar de reproducción

A partir de los 10 años, los niños son lo suficientemente mayores como para entender los mecanismos de la procreación. Para las niñas, la llegada de la primera menstruación puede ser un punto de entrada para explicar las etapas clave de la reproducción. Para los chicos, las primeras eyacul⊕ciones son una oportunidad para ser más precisos en sus explicaciones. El periodo de preadolescencia también es un buen momento para explicar a los niños las nociones de amor y placer en la relación de pareja, que son muy importantes en la concepción de un hijo. Aprovecha este momento para hablar de otros temas menos agradables pero igualmente importantes como las ETS (infecciones de transmisión se*ual) y los embarazos no deseados y los medios de anticoncepción y protección que existen para evitarlos.

Algunos libros para ayudarte

Hoy en día existen muchos libros para ayudar a los padres en este tema. Hay libros para todas las edades. Son excelentes herramientas para ayudarle a restar importancia a la fatídica pregunta "¿Cómo se hacen los bebés? Hemos seleccionado algunos para ti:

¿Cómo se hace un bebé? De 3 a 7 años

Álbum ilustrado en el que se explica a los niños de dónde vienen los niños y como son concebidos.

¿De dónde venimos?

Un clásico imprescindible de educación se*ual para adultos y niños. - 7 años o más.

Cómo se hace un bebé.

La Noruega Anna fiske transforma un asunto terrible mente embarazoso en una revolucionaria obra que encantará a las mamás, los papas y a los niños curiosos. Una guía escrita y dibujada sin reservas ni disimulos para acompañarnos por el apasionante camino que lleva del primer contacto físico al momento en que el corazón de un nuevo ser empieza a latir. Un éxito editorial que enseña de verdad cómo empieza la vida humana.

 ¡Yo sé de Verdad Cómo se hacen Los Bebés!

Un libro sin complejos para los chicos y chicas que quieren saberlo TODO y para las madres y padres que no saben ya qué inventar para responderles. De 7 a 10 años.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!