Cómo hablar con los niños sobre la pérdida de un hermano

¿Cómo hablar con tus hijos sobre la pérdida de un embarazo o de un hermano?

Cuando un niño pierde a sus padres, se le llama huérfano. Cuando un cónyuge pierde a su pareja, se le llama viudo o viuda. Cuando los padres pierden a su hijo, no hay una palabra para describirlos.

Cuando ocurre una tragedia como la pérdida de un bebé, suele afectar a toda la familia, incluidos los otros hijos. La crisis que sobreviene produce una mezcla de fuertes emociones de miedo, confusión y sentimientos de impotencia. Hacer frente a las preocupaciones de los niños puede ser un gran reto, pero los niños necesitan información fiable. Es mucho mejor para un niño escuchar lo que ocurre de una fuente fiable, como sus padres, que oír rumores en el patio de recreo. Como adultos, debemos compartir la información adecuada con nuestros hijos y ayudarles a asimilar la información en términos que entiendan.

Los niños también necesitan una sensación de seguridad, especialmente en momentos de incertidumbre, y deben tener un lugar donde expresar sus sentimientos. Por ello, una conversación abierta es muy valiosa en estos momentos.

A continuación se ofrecen algunas pautas sobre cómo hablar con los hijos:

Información precisa:

  • Pide a los niños que te cuenten lo que han oído o lo que creen que está pasando.
  • Cuéntales toda la información sobre la situación que el niño esté interesado en conocer y sea capaz de entender. No es necesario dar todos los detalles. A menudo, las líneas generales son suficientes.
  • Dale mucho tiempo y espacio para hacer preguntas durante los días siguientes.
  • Responde a todas las preguntas, aunque sean difíciles o te asusten.
  • Responde a todas las preguntas con sinceridad. Una vez más, esto no significa que tengas que abrumar al niño con detalles.
  • Escucha y responde sin tratar de tomar el control o dirigir la conversación.
  • Debes estar dispuesta a dar explicaciones una y otra vez. La repetición ayuda al niño a comprender las complejidades del mundo y le hace sentirse más seguro.
  • Es permisible e incluso aconsejable decir "no sé".

Sentimientos:

  • Anima a los niños a revelar lo que piensan y sienten. No interpretes ni pongas palabras en su boca.
  • Transmite el mensaje de que los sentimientos de miedo y rabia que pueda tener tu hijo son perfectamente normales y aceptables. No hay necesidad de sentirse avergonzado por estos u otros sentimientos.
  • Dile algo como "Muchos niños se sienten así" o "Está bien sentirse así".
  • Está bien compartir algunos de nuestros propios sentimientos con los niños, pero hay que tener cuidado de no abrumarlos con sentimientos muy fuertes.

Acciones:

  • Ofrecer a los niños una participación constructiva, como escribir un diario o iniciar un proyecto en memoria de su hermano.
  • Mantener una rutina regular es muy útil para crear y mantener una sensación de seguridad.
  • Se recomienda a los padres que busquen la orientación de profesionales de la salud mental competentes.

Recuerda:

  • Una conversación sincera con los niños en los momentos difíciles puede hacer mucho bien.
  • Una charla puede aclarar mucha confusión e incertidumbre.
  • Una charla muestra al niño que nos interesamos por él, por sus pensamientos y sentimientos.
  • Una charla puede evitar miedos innecesarios.
  • Una charla fomenta y desarrolla el deseo natural del niño de comprender el mundo que le rodea.
  • Una charla les da una sensación de control y capacidad.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!