Castigar al ni帽o: 驴C贸mo hacerlo? 驴C贸mo se debe castigar a un ni帽o?

Castigo: La sola palabra hace que la gente se estremezca, y no s贸lo los ni帽os. Evoca im谩genes de azotes y castigos corporales y nos recuerda el reinado de la obediencia ciega y la educaci贸n severa. En consecuencia, muchos padres se sienten hoy culpables de castigar a sus hijos. El primer argumento es que temen traumatizarlos para siempre. Hoy en d铆a, la psicolog铆a infantil es un elemento educativo clave.

Castigar a un ni帽o crea necesariamente frustraci贸n en 茅l, que luego descargar谩 en forma de agresi贸n. Para evitar estas situaciones, algunos padres se niegan a castigar a sus hijos y prefieren el di谩logo. Sin embargo, estas medidas no siempre son eficaces. Por lo tanto, es necesario tratar de encontrar el equilibrio adecuado entre el ejercicio de la autoridad suficiente para ganarse el respeto y el mantenimiento de una relaci贸n cari帽osa y emp谩tica con el ni帽o.

Castigar a los ni帽os: Dejar claras las normas

La educaci贸n de un ni帽o se basa en un sistema de normas que debe estar claramente establecido. Mediante estas normas, el ni帽o puede distinguir entre lo que est谩 permitido y lo que est谩 prohibido. El castigo sirve para reafirmar la norma, porque una norma s贸lo existe si hay una sanci贸n por romperla. Para que la norma sea clara, las palabras utilizadas por los padres deben ser inequ铆vocas. Por ejemplo, debes utilizar verbos fuertes como "prohibir", "exigir", "deber".

Tambi茅n es fundamental ser coherente: no sonre铆r al anunciar un castigo, pues de lo contrario se perder谩 toda la credibilidad y el ni帽o quedar谩 confundido sobre la interpretaci贸n del hecho. De esta manera, consigues ser perfectamente claro y justo, la transgresi贸n de la norma llevar谩 necesariamente a un castigo, sin que tengas un caso de conciencia. Esto tambi茅n es estructurante para el ni帽o, ya que necesita l铆mites.

Definir un castigo adecuado para el ni帽o

Los castigos son necesarios para una educaci贸n eficaz e inteligente. De hecho, amenazar con un castigo sin llevarlo a cabo env铆a el mensaje equivocado a tu hijo de que puede hacer lo que quiera. Sin embargo, es importante elegir un castigo que no s贸lo sea adecuado en cuanto a la respuesta a la transgresi贸n, sino sobre todo que le d茅 a tu hijo la responsabilidad de enmendarse. Por ejemplo, si el ni帽o se niega a limpiar su habitaci贸n a pesar de tu insistencia, advi茅rtele que tendr谩 que limpiar tanto su habitaci贸n como el sal贸n si contin煤a. Por tanto, son libres de elegir y conocen las consecuencias.

En cuanto a la calibraci贸n de la sanci贸n, obviamente hay que tener en cuenta el grado de la falta cometida. No se castigar谩 de la misma manera una demora, un insulto o una gran mentira, porque la escala de gravedad simplemente no es la misma. La respuesta de castigo expresa al ni帽o la jerarqu铆a de valores establecida por los padres.

驴Cu谩les son las caracter铆sticas de una buena sanci贸n?

Hay que respetar varios principios. El primer principio es que las sanciones deben aplicarse lo antes posible, pero "en fr铆o", cuando las emociones se hayan calmado. El segundo principio es que el castigo debe ser una oportunidad para recordar la norma. Por ejemplo: "Has salido del jard铆n en bicicleta, te recuerdo que est谩 prohibido. Tercer principio: El castigo debe estar en consonancia con el acto. Cuarto principio: El castigo debe ser proporcional a la falta: a peque帽a falta, peque帽o castigo. Finalmente, el 煤ltimo principio es que el castigo debe ser reparador, en la medida de lo posible. Por ejemplo, el ni帽o limpia lo que ha ensuciado: la falta est谩 "reparada", ya no se menciona.

Favorecer ciertos castigos

驴C贸mo debes castigar a tu hijo? Se trata de una cuesti贸n recurrente, que debe considerarse de forma diferente seg煤n la edad. La privaci贸n siempre es eficaz; puede tratarse de una salida, un dibujo animado, el acceso al ordenador o la paga semanal, por ejemplo. Sin embargo, hay que tener cuidado de no crear deseo por una prohibici贸n. Por ejemplo, privar a un ni帽o de un dibujo animado puede convertir la televisi贸n en algo sagrado. Del mismo modo, castigar a un adolescente pidi茅ndole que haga las tareas dom茅sticas (lavar los platos, pasar la aspiradora, cortar el c茅sped, etc.) crear谩 una relaci贸n de disgusto con ellas; el ni帽o asociar谩 entonces las tareas dom茅sticas con un castigo y tendr谩 a煤n menos ganas de participar en la vida cotidiana.

Por 煤ltimo, es importante recordar que los azotes y otros castigos corporales no tienen sentido. Adem谩s de ser no ser legal y moralmente reprobables, trivializan la violencia y el ni帽o ser谩 m谩s propenso a reproducir este comportamiento con sus compa帽eros. Adem谩s, es una admisi贸n de debilidad: los padres no han sabido controlarse y resolver la situaci贸n de otra manera. El castigo corporal humilla a los ni帽os y es ineficaz: No hay nada que recordar m谩s que el miedo y el dolor.

Por supuesto y con mucha hipocres铆a, aunque est茅 prohibido por la ley, el castigo corporal sigue ocupando un lugar silencioso en la educaci贸n de los ni帽os. Y la violencia psicol贸gica, si no deja huellas en el cuerpo de los ni帽os, puede dejar otras m谩s graves en su psique y personalidad.

驴C贸mo se puede evitar el sentimiento de culpa cuando se castiga a un ni帽o?

Lo que hay que saber es que una prohibici贸n es tranquilizadora para el ni帽o. Aunque se quejen, se sienten protegidos y pueden desarrollar su autonom铆a. Cuando no les damos un marco, cuando no ponemos barreras, les ponemos en peligro psicol贸gico y a veces f铆sico. Por lo tanto, es necesario construir, lo antes posible, una relaci贸n con el ni帽o no basada en la coacci贸n y la inseguridad, sino en la escucha y el respeto.

El castigo es una parte integral del proceso educativo, pero tiene que estar bien pensado para ser eficaz. Recuerda que debes ser comedido y tranquilo en caso de conflicto u oposici贸n con tus hijos. Una buena comunicaci贸n es esencial porque castigar a tu hijo es el 煤ltimo recurso.

馃攨 Tambi茅n te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de car谩cter general y no est谩 destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La informaci贸n en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones f铆sicas o su tratamiento. Debe consultar con su m茅dico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, p茅rdida de peso o atenci贸n m茅dica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este art铆culo!