Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

formas de educar niños optimistas

Queremos que nuestros hijos crezcan alegres, sin sufrir nuestras dudas, ansiedades o mal humor. La cuestión es ¿Cómo orientarlos en la dirección correcta?

¿Se puede plantear una visión positiva del mundo? ¿O es el optimismo una cualidad innata? Es imposible llegar a una conclusión inequívoca sobre la influencia prioritaria de la herencia o el entorno en el que el niño crece en la formación de una perspectiva positiva del mundo. Uno solo puede presentar varias hipótesis basadas en la investigación científica sobre el estado de depresión y el estado mental especial asociado: el pesimismo.

Un estado de ánimo triste, pérdida de interés en sus juegos y pasatiempos favoritos, baja autoestima y un sentimiento de duda: una visión pesimista y sombría del futuro es más común en niños y adolescentes cuyos padres sufren de depresión. Como adultos, tienen más probabilidades de experimentar un estado deprimido con más frecuencia que sus compañeros.

En gran medida, la inclinación de una persona hacia una visión optimista o pesimista del mundo y el futuro se forma en la infancia con la ayuda de dos mecanismos de aprendizaje: la imitación y la impresión, es decir, la fijación de objetos, objetos y comportamientos significativos. Los niños pequeños, como una esponja, absorben todo lo que sucede a su alrededor. Se apoderan de nuestros movimientos, acciones, emociones e incluso de nuestra actitud hacia el mundo.

Por supuesto, además de las actitudes que conscientemente buscamos transmitir a los niños, hay muchas cosas que se transmiten sin nuestro conocimiento. Las acciones son a menudo más significativas que las palabras.

Educamos no solo en palabras, debe recordarse que incluso los niños más pequeños siempre captan lo que realmente sentimos. El niño da los primeros pasos, trata de tocarlo todo, alcanzarlo todo, agarrarlo todo.

Si la madre está tensa en este momento, constantemente esperando que algo malo suceda, el niño tiene la sensación de que el mundo es peligroso. Si ella está tranquila, sonriendo, él se siente protegido, y el mundo le parece amigable e interesante, aunque no siempre está claro.

¿Qué es más importante para aumentar el optimismo: "Haz lo que te aconsejo" o "Haz lo que hago"? Cada uno de nosotros tiene su propia respuesta a esta pregunta y sus propios trucos.

  • A continuación exponemos una serie de puntos a tener en cuenta.

Encontrar tiempo para escuchar a sus hijos, hablar sobre sus sentimientos y emociones significa ayudarlos a sobrellevar sus miedos, ansiedades y dudas.

Es importante no la cantidad de conversaciones "de corazón a corazón", no su regularidad, sino otra muy distinta: el niño debe estar seguro de que sus padres lo escuchen y lo apoyen si lo necesita.

Encuentre una frase positiva que se pueda repetir: "Siempre puedes encontrar una salida" o "Cada problema tiene una solución". Esto también es parte de la educación del optimismo: el niño podrá "absorber" esta frase, hacerla suya y recordarla en situaciones difíciles. Las discusiones sobre las cosas maravillosas que nos rodean en este mundo tienen mucho menos impacto en el niño inconsciente que su propia experiencia: ir con toda la familia al campo, mirar las nubes...

Animar a un niño a ayudar a otros, como a compañeros de su clase, es otra forma de permitirle experimentar emociones positivas y sentirse necesitado.

Ofrecer un ritual a su hijo es darle una guía positiva. Sabiendo lo que sucederá en el futuro cercano, esperándolo, el niño puede cambiar desde el momento presente en el que experimenta miedo o ansiedad.

En un sentido más general, el concepto de "diseñar su futuro" está asociado con el optimismo; Cuando hay una meta que puede alcanzar, prevalece una perspectiva positiva de la vida. Por lo tanto, es muy útil discutir sus sueños con los niños, sus planes para el futuro distante y para un momento más cercano. Pero no debe presionarlos demasiado; no se trata de hacer una lista de logros personales de cara al futuro.

El humor ayuda a neutralizar los miedos. Da relajación, le permite mirar la situación desde otro lado... pero no puede reemplazar la conversación con el niño sobre lo que le preocupa. Sus experiencias no desaparecerán, simplemente comenzarán a expresarse de manera diferente. Puede entender sus razones solo comunicándose con el niño, escuchándolo y apoyándolo. Para ser optimista, un niño debe ante todo confiar en sí mismo y en su capacidad para hacer frente a las dificultades.

Los niños captan nuestro mal humor al instante. Cuando estamos tristes, es bueno darle al niño la oportunidad de hablar con otra persona, pero primero debe explicárselo: Estoy un poco triste ahora,  a veces sucede, pero pasará, estoy trabajando en solucionarlo. Preocupados por los padres, los niños a menudo se culpan del mal humor de los adultos.

Las palabras sinceras sobre los sentimientos que estamos experimentando los ayudarán a dejar de preocuparse demasiado y a sentirse seguros: dado que los padres pueden tener pensamientos sombríos, es normal que ellos mismos aparezcan de vez en cuando.

Pero el niño no necesita detalles: contarle en detalle sus problemas significa correr el riesgo de provocarle ansiedad, miedo y una tendencia a la depresión. Incluso experimentando un colapso, los padres pueden transmitir optimismo a los niños, no tanto por lo propio, sino por su futuro. Sé que puedes ser feliz y tener éxito en la vida: estas son las palabras de aliento, combinadas con las manifestaciones de apoyo, amor y disposición para escuchar en la vida cotidiana que le dan al niño fe en sí mismo y en su futuro.

Enseñar al niño a no dramatizar la situación es simplemente necesario. La dificultad es encontrar las palabras correctas.

Saber que otros pueden ser infelices no ayuda a que el niño se sienta mejor. Debe aprender a compararse a sí mismo no con los demás, sino consigo mismo. Por ejemplo, si algo no le salió bien hoy, pero recuerda la semana pasada, cuando todo salió bien e hizo frente a una dificultad que le parecía insuperable.

El objetivo no es mostrarle al niño que la situación es diferente para diferentes personas; necesita ver cómo cambia la situación en el tiempo y en su propia vida. El niño, como cada uno de nosotros, necesita confiar en sus éxitos pasados ​​y su experiencia para resolver problemas. Depende de los padres recordarle regularmente que tiene esa experiencia.

Al tratar de proteger a los niños de las preocupaciones y los pensamientos tristes, muchos padres intentan librarlos de cualquier enfrentamiento con la realidad: inmediatamente consuelan, satisfacen todos sus deseos o hacen algo por ellos. Al hacerlo, los adultos perjudican a los niños.

El optimismo es una fuerza vital, cuyo fracaso ayuda a desarrollarse de la misma manera que el éxito. Por lo tanto, no es necesario privar al niño de la frustración cuando él, sin alcanzar la meta, experimenta emociones fuertes. Debería sentir que el esfuerzo tiene un valor particular, siempre que los padres puedan escuchar sus problemas y preocupaciones y apoyarlo.

Inteligencia positiva

La inteligencia y el éxito académico relacionado pueden ayudar a su hijo a ser optimista. Esto fue demostrado por un estudio realizado por el psicólogo cognitivo canadiense Roven Feuerstein, quien desarrolló un sistema de aprendizaje para niños que encuentran difícil completar el proceso escolar.

Durante dos años, se ayudó a los escolares a desarrollar diversas habilidades intelectuales: análisis de la situación, búsqueda de errores, planificación de acciones intelectuales, control sobre ellos, memorización efectiva. Los psicólogos se enfrentaron a la tarea de aumentar el nivel de inteligencia de los niños, pero surgió un efecto adicional: los escolares desarrollaron un sentido de su propia competencia.

Estos niños eran pesimistas tanto en relación con la situación educativa como en relación con ellos mismos. Y a medida que desarrollaron sus habilidades intelectuales, se volvieron optimistas en la vida, principalmente porque comenzaron a creer en sí mismos.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.