broncodilatadores

Broncodilatadores - Tipos y usos

Los broncodilatadores son un tipo de medicamento que facilita la respiración relajando los músculos de los pulmones y ensanchando las vías respiratorias (bronquios).

A menudo se usan para tratar afecciones a largo plazo en las que las vías respiratorias pueden estrecharse e inflamarse, como:

  • Asma: una afección pulmonar común causada por la inflamación de las vías respiratorias.
  • Enfermedad pulmonar obstructiva crónica (EPOC): una enfermedad pulmonar generalmente causada por el hábito de fumar que provoca el bloqueo de las vías respiratorias, aunque esto puede revertirse parcialmente con el tratamiento.

Los broncodilatadores pueden ser:

  • De acción corta: se usa como alivio a corto plazo de los ataques repentinos e inesperados de falta de aire.
  • De acción prolongada: se usa con regularidad para ayudar a controlar la disnea en el asma y la EPOC y aumentar la eficacia de los corticosteroides en el asma.

Broncodilatadores y corticosteroides.

Los corticosteroides inhalados son el tratamiento principal para reducir la inflamación y prevenir los brotes en el asma.

Pero algunas personas también pueden beneficiarse de tomar broncodilatadores para mantener abiertas las vías respiratorias y mejorar los efectos de los corticosteroides. Los broncodilatadores de acción prolongada nunca deben tomarse sin corticosteroides.

En la EPOC, el tratamiento inicial es con broncodilatadores de acción corta o prolongada, y se agregan corticosteroides en algunos casos graves.

El tratamiento con corticosteroides y broncodilatadores puede requerir el uso de inhaladores separados, pero cada vez más estos medicamentos se suministran juntos en inhaladores únicos.

Tipos de broncodilatador

Los tres broncodilatadores más utilizados son:

  • Agonistas beta-2, como salbutamol, salmeterol, formoterol y vilanterol
  • anticolinérgicos, como ipratropio, tiotropio, aclidinio y glicopirronio
  • teofilina

Los agonistas y anticolinérgicos beta-2 están disponibles tanto en forma de acción corta como de acción prolongada, mientras que la teofilina solo está disponible en forma de acción prolongada.

Beta-2 agonistas

Los agonistas beta-2 se usan tanto para el asma como para la EPOC, aunque algunos tipos solo están disponibles para la EPOC. Por lo general, se inhalan con un inhalador de mano pequeño, pero también pueden estar disponibles en pastillas o jarabe.

Para los síntomas repentinos y graves, también se pueden inyectar o nebulizar. Un nebulizador es un compresor que se utiliza para convertir la medicación líquida en una neblina fina, lo que permite inhalar una gran dosis del medicamento a través de una boquilla o una mascarilla.

Los agonistas beta-2 funcionan al estimular receptores llamados receptores beta-2 en los músculos que recubren las vías respiratorias, lo que hace que se relajen y permite que las vías respiratorias se dilaten (ensanchen).

Se deben usar con precaución en personas con:

  • Tiroides hiperactiva (hipertiroidismo): una afección que ocurre cuando hay demasiada hormona tiroidea en el cuerpo.
  • Enfermedad cardiovascular: cualquier enfermedad del corazón o de los vasos sanguíneos.
  • Latido irregular del corazón (arritmia).
  • Presión arterial alta (hipertensión).
  • Diabetes: una afección de por vida que hace que el nivel de azúcar en la sangre de una persona sea demasiado alto.

En casos raros, los agonistas beta-2 pueden empeorar algunos de los síntomas y las posibles complicaciones de estas afecciones.

Anticolinérgicos

Los anticolinérgicos se usan principalmente para la EPOC, y en algunos casos para el asma. Por lo general, se toman con un inhalador, pero se pueden nebulizar para tratar los síntomas repentinos y graves.

Los anticolinérgicos causan que las vías respiratorias se dilaten al bloquear los nervios colinérgicos. Estos nervios liberan sustancias químicas que pueden hacer que los músculos que recubren las vías respiratorias se contraigan.

Se deben usar con precaución en personas con:

  • Hiperplasia prostática benigna: una inflamación no cancerosa de la próstata.
  • Obstrucción del flujo de la vejiga: cualquier afección que afecte el flujo de orina que sale de la vejiga, como cálculos en la vejiga o cáncer de próstata.
  • Glaucoma - una acumulación de presión en el ojo

En las personas con hiperplasia prostática benigna u obstrucción de la salida de la vejiga, los anticolinérgicos pueden causar problemas para orinar. El glaucoma puede empeorar si el medicamento anticolinérgico entra en contacto con los ojos involuntariamente.

Teofilina

La teofilina generalmente se toma en forma de pastilla o cápsula, pero una versión diferente llamada aminofilina se puede administrar directamente en una vena (por vía intravenosa) si sus síntomas son graves.

No está claro exactamente cómo funciona la teofilina, pero parece reducir cualquier inflamación (hinchazón) en las vías respiratorias, además de relajar los músculos que las recubren.

El efecto de la teofilina es más débil que otros broncodilatadores y corticosteroides. También es más probable que cause efectos secundarios, por lo que a menudo solo se usa junto con estos medicamentos si no son lo suficientemente efectivos.

La teofilina debe usarse con precaución en personas con:

  • Tiroides hiperactiva.
  • Enfermedad cardiovascular.
  • Problemas hepáticos, como la enfermedad hepática.
  • Alta presión sanguínea.
  • Úlceras estomacales: llagas abiertas que se desarrollan en el revestimiento del estómago.

Epilepsia: una afección que afecta el cerebro y causa convulsiones repetidas (ataques).

La teofilina puede empeorar estas condiciones. En las personas con problemas hepáticos, a veces puede conducir a una acumulación peligrosa de medicamentos en el cuerpo. Otros medicamentos también pueden causar una acumulación anormal de teofilina en el cuerpo y esto siempre debe ser revisado por su médico.

Las personas mayores también pueden necesitar un control adicional mientras toman teofilina.

Efectos secundarios

Los efectos secundarios de los broncodilatadores pueden variar, dependiendo de la medicación específica que esté tomando. Asegúrese de leer el prospecto que viene con su medicamento para ver cuáles son los efectos secundarios específicos.

Los efectos secundarios generales de los broncodilatadores incluyen:

  • Temblor, especialmente en las manos.
  • Dolores de cabeza.
  • Boca seca.
  • Latidos del corazón repentinamente notables (palpitaciones).
  • Calambres musculares.
  • Tos.
  • Náuseas y vómitos.
  • Diarrea.

Embarazo y lactancia

En la mayoría de los casos, los broncodilatadores deben tomarse con normalidad durante el embarazo o la lactancia.

Sin embargo, hable con su médico de cabecera si usa broncodilatadores regularmente y está considerando tener un bebé o piensa que podría estar embarazada.

El embarazo puede afectar su asma, por lo que es importante que continúe tomando su medicamento y siga un seguimiento regular para asegurarse de que se controle la afección. Control del Asma durante el Embarazo

Lea más acerca de tomar medicamentos durante el embarazo.

Interacciones con otros medicamentos.

Los broncodilatadores pueden interactuar con otros medicamentos, lo que podría afectar la forma en que funcionan o aumentar el riesgo de efectos secundarios.

Algunos de los medicamentos que pueden interactuar con los broncodilatadores (especialmente la teofilina) incluyen:

  • Algunos diuréticos: un tipo de medicamento que ayuda a eliminar los líquidos del cuerpo.
  • Algunos antidepresivos, incluidos los inhibidores de la monoaminooxidasa (IMAO) y los antidepresivos tricíclicos (ATC).
  • Digoxina: un medicamento utilizado para tratar las arritmias.
  • Benzodiacepinas: un tipo de sedante que a veces se puede usar como tratamiento a corto plazo para la ansiedad o problemas para dormir (insomnio).
  • Litio: un medicamento utilizado para tratar la depresión grave y el trastorno bipolar.
  • Quinolonas - un tipo de medicación antibiótica.

Esta no es una lista completa de todos los medicamentos que pueden interactuar con los broncodilatadores, y no todas estas interacciones se aplican a cada tipo de broncodilatador.

Siempre debe leer cuidadosamente el prospecto de información para el paciente que viene con su medicamento.

En caso de duda, hable siempre con su farmacéutico o médico de cabecera.

Para niños o adultos con cualquier problema respiratorio o viviendas con humedades o aire viciado siempre es recomendable el uso de deshumificadores y purificadores de aire.

     

Comparte este artículo!