Cuentos Infantiles

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Cuentos e historias infantiles para reflexionar día de la Paz - Vídeo Cuentos

Me llamo Paz

me llamo paz

Me llamo paz, a pesar de que mi país está en guerra.

Y para todos los que no lo saben, estar en guerra quiere decir no poder jugar a la pelota en medio de la calle por miedo a que estalle una bomba.

Estar en guerra quiere decir no poder dar los buenos días por la mañana ni las buens noches bajo las estrellas.

Quiere decir que los pájaros han dejado de volar.

Estar en guerra quiere decir taparse los oídos todo el día para no escuchar los gritos ni el llanto.

Quiere decir no ver ninguna flor en primavera.

Estar en guerra quiere decir que no corren las horas.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Cuentos infantiles - Vídeo Cuentos

El Hombrecillo de Papel

Para trabajar los valores humanos y el valor de la amistad

hombrecillo papel

Era una mañana de primavera, y una niña jugaba en su cuarto. Jugó con un tren, con una pelota y con un rompecabezas, pero pronto se aburría de todo.

Luego empezó a jugar con un periódico, hizo un sombrero de papel y se lo puso en la cabeza. Después hizo un barco y lo puso en la pecera. La niña se cansó también de jugar con la pecera y con el barco. Entonces hizo un hombrecillo de papel de periódico y estuvo toda la mañana jugando con él. 

Por la tarde la niña bajó al parque para jugar con sus amigos, con ella iba el hombrecillo de papel. 

Al hombrecillo de papel le gustaron mucho los juegos de los niños y los niños estaban muy contentos con aquel amigo tan raro que ahora tenían.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Recursos educativos - Cuentos infantiles

Pedro y el lobo de Sergei Prokofiev

Un cuento clásico ideal para hablar con los niños de las consecuencias de las mentiras

pedro y el lobo, el pastor y el lobo

Había una vez un pequeño pastor que se pasaba la mayor parte de su tiempo cuidando sus ovejas y, como muchas veces se aburria mientras las veía pastar, pensaba qué hacer para divertirse.

Un día, decidió que sería buena idea divertirse a costa de la gente del pueblo que había en los alrededores. Se acercó y empezó a gritar:

– ¡Socorro! ¡El lobo! ¡Qué viene el lobo!

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Recursos educativos - Cuentos infantiles

Pinocho de Carlo Collodi

ninos mentirosos

Érase una vez, un carpintero llamado Gepetto que decidió construir un muñeco de madera, al que llamó Pinocho. Con él, consiguió no sentirse tan solo como se había sentido hasta aquel momento.

- ¡Qué bien me ha quedado!- exclamó una vez acabado de construir y de pintar-. ¡Cómo me gustaría que tuviese vida y fuese un niño de verdad!

Como había sido muy buen hombre a lo largo de la vida, y sus sentimientos eran sinceros. Un hada decidió concederle el deseo y durante la noche dio vida a Pinocho.

Al día siguiente, cuando Gepetto se dirigió a su taller, se llevó un buen susto al oír que alguien le saludaba:

- ¡Hola papá!- dijo Pinocho.

- ¿Quién habla?- preguntó Gepetto.

- Soy yo, Pinocho. ¿No me conoces? – le preguntó.

Gepetto se dirigió al muñeco.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Recursos educativos - Cuentos infantiles

El cuento del aceite de oliva

cuento-aceite-oliva

Érase una vez una semilla de olivo que viajó miles de kilómetros empujada por el viento. Volaba y volaba sin parar durante el día y la noche. Atravesó mares, sobrevoló montañas y ríos... hasta que un día, el viento paró. La semilla cayó en el suelo húmedo y fértil de un bonito Valle. Allí nació el primer olivo. De este olivo nacieron sus primeros frutos: las aceitunas.
El hombre, que ya andaba por allí, no tardó mucho en darse cuenta de que el olivo y él serían grandes amigos, y que su amistad duraría para siempre. Si el hombre aprendía a cuidarle cada año, el árbol le regalaría un montón de Aceitunas.

Los viejos libros cuentan que pronto el hombre aprendió a extraer aceite de las aceitunas que recolectaba cada año. Pero además también aprendió a usar el aceite para encender sus lámparas, para cuidar la piel... pero sobre todo, sobre todo... para usarlo como alimento.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Recursos educativos - Cuentos infantiles

La niña y el poeta

cuentos-ninos-

Yo conocí una niña que tenía los ojos color del tiempo.

Vivía en una ciudad donde todas sus casas y sus edificios eran iguales.

Todas las casas tenían los techos rojos, las puertas y las ventanas pintadas de verde, las paredes blancas. Los edificios tenían sus muros grises, con sus ventanas y puertas grises y siempre cerradas, casi como para que nadie pueda saludar ni hablar a nadie. Como para que nadie supiera del otro.

Las mesas, las sillas, los platos, los diversos objetos, eran muy parecidos unos a otros. Los animales tan similares que, a la hora de querer saludar, acariciar o sólo jugar con el gato o el perro que era mi mascota, me pasaba mucho tiempo para diferenciarlo de los otros perros o de los otros gatos.

Las personas se parecían como en las monedas se parecen las cabezas de los héroes, o esos números rodeados de laureles que también encontramos allí.

Era una ciudad donde no pasaba nada. Todo se repetía, se repetía, se repetía. Se le conocía por ello y así se le llamaba: La Ciudad

Donde No Pasaba Nada.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Recursos educativos - Cuentos infantiles

Sebastián Inventacuentos

sebastian-inventa-cuentos

Esta es la historia de un chico llamado Sebastián.

Sebastián era un niño como tú.

¿O, como tú?

¿O, como yo?

Mejor, para evitar que no podamos ponernos de acuerdo,

encuéntrale tú su parecido.

Sebastián se llamaba Sebastián, a secas.

Eso sí, como tú o como yo, tenía sus deseos.

Sebastián estaba deseoso de cuentos.

Todo comenzó una mañana en el colegio.

Al terminar el recreo, regresó al salón de clases y dijo:

- Maestra, quiero un cuento.

Y la maestra - con cara de asombro, al principio y de felicidad, después – les alcanzó, a él y a sus compañeros de aula, varios libros.

Los libros eran bonitos, bien ilustrados, con buenos cuentos.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Cuentos, historias y textos para reflexionar

Puedes hacerlo

Cuentos, historias y textos para reflexionar

Si piensas que estás vencido,
lo estás.
Si piensas que no te atreves,
no lo harás.
Si piensas que te gustaría ganar pero no puedes,
no lo lograrás.
Si piensas que perderás,
ya has perdido.

Porque en el mundo encontrarás
que el éxito comienza
en la voluntad del hombre
Todo está en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido.

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Recursos educativos - Cuentos infantiles

Pedro Petrov, el mejor flautista del mundo

flautista

¿No sabéis quién es Pedro Petrov? Pues es el más famoso flautista del mundo. Eso dijo a los niños el viejo Iván que conocía las mejores historias de la aldea.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Historias para reflexionar

Zanahorias, huevos y café

Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles, No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida, Estaba cansada de luchar, parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo, allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte, pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo, en una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café, las dejó hervir sin decir palabra.

La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre, A los veinte minutos el padre apagó el fuego, sacó las zanahorias y las colocó en un bol, sacó los huevos y los colocó en otro bol, colocó el café y lo puso en un tercer bol.