Cuentos Infantiles

Los Cuentos ofrecen la posibilidad de viajar y vivir aventuras fantásticas con la imaginación, fomentan la creatividad, entretienen, acercan los niños a los libros y estimulan la lectura.

Los Cuentos infantiles son recursos educativos que a su vez ayudan a los niños a superar conflictos o problemas, siendo también una forma de educación ya que contienen metáforas y moralejas que les hacen reflexionar sobre aspectos de la vida.

sirenita

Recursos educativos - Cuentos para niños - Cuentos Clásicos

La sirenita - Hans Christian Andersen 1805-1875

Hace mucho tiempo, en lo más profundo del mar, se alzaba el palacio del rey de los océanos, con sus muros de coral, sus torres puntiagudas y sus altos ventanales de ámbar purísimo. El rey de los océanos era viudo y su anciana madre lo ayudaba a cuidar del palacio. Era muy sabia y prudente y quería muchísimo a sus cinco nietas, cinco alegres sirenitas de largos cabellos y hermosa cola de pez. La más gentil era la menor, que tenía la piel suave y clara como un pétalo de rosa y los ojos tan azules como el mar.

reina nieves

Recursos educativos - Cuentos para niños - Cuentos Clásicos

La Reina de las Nieves - Hans Christian Andersen 1805-1875

PRIMER EPISODIO - El Espejo y el Trozo de Espejo

princesa guisante

Recursos educativos - Cuentos para niños - Cuentos Clásicos

La princesa y el guisante - Hans Christian Andersen 1805-1875

Érase una vez un príncipe cuya madre insistía una y otra vez en que debía casarse. El joven príncipe era apuesto e inteligente pero pese a eso había alcanzado la treintena sin encontrar una princesa con la que contraer matrimonio. El problema era que la vieja reina era muy estricta con la elección de la futura princesa y no estaba dispuesta a casar a su hijo con una princesa cualquiera. Ella quería que se casara con una princesa de verdad.

traje emperador

Recursos educativos - Cuentos para niños - Cuentos Clásicos

El traje nuevo del Emperador - Hans Christian Andersen 1805-1875

Hace de esto muchos años, había un Emperador tan aficionado a los trajes nuevos, que gastaba todas sus rentas en vestir con la máxima elegancia.

No se interesaba por sus soldados ni por el teatro, ni le gustaba salir de paseo por el campo, a menos que fuera para lucir sus trajes nuevos. Tenía un vestido distinto para cada hora del día, y de la misma manera que se dice de un rey: "Está en el Consejo," de nuestro hombre se decía: "El Emperador está en el vestuario." La ciudad en que vivía el Emperador era muy alegre y bulliciosa. Todos los días llegaban a ella muchísimos extranjeros, y una vez se presentaron dos truhanes que se hacían pasar por tejedores, asegurando que sabían tejer las más maravillosas telas. No solamente los colores y los dibujos eran hermosísimos, sino que las prendas con ellas confeccionadas poseían la milagrosa virtud de ser invisibles a toda persona que no fuera apta para su cargo o que fuera irremediablemente estúpida.

soldadito plomo

Recursos educativos - Cuentos para niños - Cuentos Clásicos

El soldadito de plomo - Hans Christian Andersen 1805-1875

Había una vez veinticinco soldaditos de plomo, hermanos todos, ya que los habían fundido en la misma vieja cuchara. Fusil al hombro y la mirada al frente, así era como estaban, con sus espléndidas guerreras rojas y sus pantalones azules. Lo primero que oyeron en su vida, cuando se levantó la tapa de la caja en que venían, fue: "¡Soldaditos de plomo!" Había sido un niño pequeño quien gritó esto, batiendo palmas, pues eran su
regalo de cumpleaños. Enseguida los puso en fila sobre la mesa.

cuentos para niños

Recursos educativos - Cuentos para niños

El pato de oro

Cierta vez, en un valle muy apartado, vivía un granjero con su esposa y sus tres hijos.

O-Yuki la cieguecita

Recursos educativos - Cuentos para niños

O-Yuki la cieguecita

Hace mucho tiempo nació en el Japón una niña que se llamó O-Yuki.

Esta niña sufrió un accidente de caballo cuando era muy pequeñita y, a consecuencia de esto, quedo ciega.

Conforme crecía fue haciéndose más hermosa, pero su defecto la imposibilitaba para cualquier trabajo.

Como le gustaba mucho la música, se dedicó a ella por completo, y tanta era su afición, que aventajaba incluso a sus propios maestros, quienes no se cansaban de escuchar a tan singular alumna.

O-Yuki iba siempre acompañada de su fiel perrito Tambo, que era un animal muy inteligente y dócil.

O-Yuki estaba un día ensayando al piano una composición, cuando oyó que la llamaban por su nombre:

Cuentos para niños La Golondrina y la Ovejita

Recursos educativos - Cuentos para niños

La Golondrina y la Ovejita

Cuando murió Filippo, propietario de grandes fincas, dejó la mayor parte de sus propiedades a su hija Evita. A cada uno de sus tres hijastros les correspondió una más pequeña, pero ellos ya eran mayores y sabrían abrirse camino en la vida, mientras que Evita era todavía una niña pequeña.

Pero los muchachos, que eran muy ambiciosos, decidieron entregar a la niña una pequeña cabaña que hasta entonces había servido para guardar el ganado que requería más cuidados.

Así el hermano mayor se quedó con la finca más bonita, las caballerizas y la granja; el segundo, con el molino y las vacas, y el tercero de los hermanos se quedo con unas grandes extensiones de terreno y los rebaños de corderos.

El último de los hermanos fingió compadecerse de la pequeña y le dijo:

-Toma, Evita; esta hermosa oveja es para ti, para que te haga compañía y te proporcione leche para alimentarte.

-Gracias, hermano- Contestó la niña, que era muy inocente.

vacia llena

¿Vacía o llena? - Cuentos para Reflexionar

Alicia estaba compartiendo un relajante paseo con su padre una mañana de primavera cuando éste, de improviso, se paró en una de las curvas del camino. Tras un breve silencio, le preguntó: "Además del trino de los pájaros, ¿qué más oyes, Alicia?". La niña puso todos sus sentidos en ello y le contestó: "Papá, ahora mismo me parece oír una carreta que se acerca lentamente por detrás de nosotros". "Exacto -continúo su padre-. Y, si aguzas el oído, verás que es una carrera vacía".

Comparte este artículo!