Cuentos Infantiles

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Cuentos, historias y textos para reflexionar

Puedes hacerlo

Cuentos, historias y textos para reflexionar

Si piensas que estás vencido,
lo estás.
Si piensas que no te atreves,
no lo harás.
Si piensas que te gustaría ganar pero no puedes,
no lo lograrás.
Si piensas que perderás,
ya has perdido.

Porque en el mundo encontrarás
que el éxito comienza
en la voluntad del hombre
Todo está en el estado mental.
Porque muchas carreras se han perdido
antes de haberse corrido.

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Recursos educativos - Cuentos infantiles

Pedro Petrov, el mejor flautista del mundo

flautista

¿No sabéis quién es Pedro Petrov? Pues es el más famoso flautista del mundo. Eso dijo a los niños el viejo Iván que conocía las mejores historias de la aldea.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Historias para reflexionar

Zanahorias, huevos y café

Una hija se quejaba a su padre acerca de su vida y cómo las cosas le resultaban tan difíciles, No sabía cómo hacer para seguir adelante y creía que se daría por vencida, Estaba cansada de luchar, parecía que cuando solucionaba un problema, aparecía otro.

Su padre, un chef de cocina, la llevó a su lugar de trabajo, allí llenó tres ollas con agua y las colocó sobre fuego fuerte, pronto el agua de las tres ollas estaba hirviendo, en una colocó zanahorias, en otra colocó huevos y en la última colocó granos de café, las dejó hervir sin decir palabra.

La hija esperó impacientemente, preguntándose qué estaría haciendo su padre, A los veinte minutos el padre apagó el fuego, sacó las zanahorias y las colocó en un bol, sacó los huevos y los colocó en otro bol, colocó el café y lo puso en un tercer bol.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Recursos educativos - Cuentos infantiles

Un hombrecito como uno

Cuentos infantiles

Desde la tarde de un día cualquiera, en una ciudad que uno no sabe cómo se llamaba, vivía un hombre en un sanatorio.
Era un hombrecito como tú o como yo. Era un hombrecito como uno, a veces feliz, a veces no tanto.
La casa era grande. Él recorría sus pasillos. Conversaba con otros pacientes, incluso con los enfermeros y vigilantes.
Jugaba en sus patios, en sus corredores o en sus espacios abiertos. Descansaba en sus jardines. Y se aburría de todo. Y a veces de nada.
Un día llegó un médico joven y les propuso un test de personalidad, con muchas preguntas.
El hombrecito leía y respondía. Leía y respondía. Hasta llegar a una que decía: “¿Qué es lo que más te gusta de la gente?”.
El hombrecito sintió que aquella pregunta servía para algo. Y como servir para algo puede ser importante, pensó:

Ratio: 4 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivado

Recursos educativos - Cuentos sobre el agua

El agua me da frío

Cuentos sobre el agua

Había una vez una niña llamada Doris que asistía a la escuela Parvularia de la comunidad. Su mamá Doña Dora siempre tenía problemas con ella porque todas las mañanas Sonia no quería bañarse antes de ir a la escuela.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Recursos educativos - Cuentos sobre el agua

Yo cuido el agua que uso

Cuentos sobre el agua

Había una vez un niño llamado Fernando, su mamá era una maestra de la Escuela local que le llamaba cariñosamente Fer, vivían en el Volcán de San Salvador, donde la comunidad recoge agua lluvia en un tanque de captación.

Ratio: 3 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio desactivadoInicio desactivado

Recursos educativos - Cuentos sobre el aseo

¡Cuidado con la dentadura!

Cuentos sobre el aseo

El papá de Luis es dentista. A su casa van muchas personas a que le arreglen la dentadura. Un día, fue un vecino de Luís que tenía nueve años, le dolía mucho las muelas y lloraba.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Recursos educativos - Cuentos sobre el agua

¿Qué pasó en la laguna?

Cuentos sobre el agua

Había una vez una laguna muy hermosa con agua clara y transparente, parecía un espejo.

Allí vivían muchos animales: ranas y renacuajos, nadaban patos, se veían garzas y unos cuantos peces.

Todos eran muy buenos vecinos, todas las mañanas se saludaban y salían a buscar su alimento.

Así vivieron un día y otro, un mes y otro, un año tras otro.

Inicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivadoInicio desactivado

Recursos educativos - Cuentos infantiles - Cuentos animales

La hormiguita

Cuentos animales

Había vez y vez una hormiguita tan primorosa, tan concertada, tan hacendosa, que era un encanto.
Un día que estaba barriendo la puerta de su casa, se halló un ochavito. Dijo para sí: ¿Qué haré con este ochavito? ¿Compraré piñones? No, que no los puedo partir. ¿Compraré merengues? No, que es una golosina. Pensolo más, y se fue a una tienda, donde compró un poco de arrebol, se lavó, se peinó, se aderezó, se puso su colorete y se sentó a la ventana. Ya se ve; como que estaba tan acicalada y tan bonita, todo el que pasaba se enamoraba de ella. Pasó un toro, y la dijo:

-Hormiguita, ¿te quieres casar conmigo?
-¿Y cómo me enamorarás? -respondió la hormiguita.

El toro se puso a rugir; la hormiga se tapó los oídos con ambas patas.

-Sigue tu camino -le dijo al toro-, que me asustas, me asombras y me espantas.

Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado

Recursos educativos - Cuentos infantiles

El baile sin cabeza

Cuentos infantiles

Al principio de los tiempos, no era que había un diablo en el mundo.
Existían tres: el Diablo Viejo, la Diabla Vieja y el Diablito Chiquitico.
¿Te imaginas? Si el mundo está como está, con un solo diablo, ¿Cómo estaría con tres?: era una verdadera diablura.
A falta de los hombres – porque, según parece, el mundo era tan grande y salvaje que aún no habían aparecido –, las diabluras de los diablos caían sobre cada uno de los animales que por agua, tierra y aire andaban. Ni más, ni menos.
Cansados de todas las cosas que los diablos les hacían para molestarles – sin contar de las que se inventaban para jugar con ellos o, sólo, por quitarse el aburrimiento - los animales decidieron reunirse en una gran asamblea.