Cómo responder a los consejos no solicitados en el embarazo

De todas las cosas que se oyen sobre el embarazo, es posible que no hayas oído hablar de todos los consejos y opiniones no solicitados que te da la gente. Desde tu familia, pasando por tus compañeros de trabajo, hasta completos desconocidos, puede parecer que todo el mundo tiene algo que decir.

Aunque algunos de estos consejos pueden ser útiles, es posible que te sientas incómoda, o incluso que te sientas obligada a escuchar a los demás hablar de tu embarazo. Afortunadamente, hay formas de establecer límites saludables y cosas que puedes hacer para frenar algunas de las opiniones no deseadas que recibes de los demás. Recuerda que es tu embarazo y tu cuerpo, y que tú estás al mando.

Cosas que te pueden decir del embarazo

Al igual que cada embarazo es diferente, cada pregunta, comentario y consejo que recibirás durante el embarazo también es diferente, pero hay algunas cosas bastante típicas que las futuras mamás escuchan de todas las personas que conocen. Éstas son las más comunes:

Consejos no solicitados

Por mucho que hayas investigado, por muchas conversaciones en profundidad que hayas mantenido con tu ginecólogo o por el hecho de que se trata de tu cuerpo y de tu bebé, es posible que a veces sientas que no sabes tanto como la gente que te da consejos no solicitados. Pero no es así.

Aunque seas una madre primeriza, sabes qué es lo mejor para ti a fin de cuentas.

Puede que oigas comentarios odiosos como "¡Asegúrate de no ganar demasiado peso en el tercer trimestre!". O puede que oigas: "No te estreses demasiado en el trabajo. No es bueno para el bebé".

Pero ningún tema está prohibido. Estas asesoras te dirán lo que tienes que hacer, desde la lactancia y la vacunación hasta las relaciones íntimas en el embarazo y las episiotomías. No se lo has pedido, pero eso no les impide hacerlo.

Comentarios inapropiados

Antes de hablar con una mujer embarazada, la gente debería ser más consciente de que cada embarazo es diferente, y cada mujer embarazada podría estar en un estado diferente de emociones, que van desde la vulnerabilidad, al estrés, y más.

Sin embargo, es posible que escuches a la gente comentar de forma inapropiada que tienes los tobillos hinchados, que las futuras madres deben llevar cierto tipo de ropa (y no llevar otras), o que no debes comer o beber un montón de cosas mientras estás embarazada.

Escucha a tu médico en lo que respecta a los cambios en tu cuerpo y a las cosas que debes o no debes consumir, pero aparte de eso, no sientas que debes seguir las reglas que la gente te lanza, sobre todo porque no siempre son ciertas.

Preguntas invasivas

A menudo, las preguntas que normalmente se consideran "demasiado personales" se convierten de repente en las que la gente hace, poniendo a las futuras mamás en la incómoda posición de tener que responder a preguntas sobre sus pechos, vaginas, movimientos intestinales y todo lo demás.

Lo que puedes hacer (y decir)

Vamos a dividir esto en dos categorías importantes: responder a extraños y a familiares o amigos. Una cosa es que una persona al azar en el supermercado te haga una pregunta personal porque (probablemente) no la volverás a ver. Otra cosa muy distinta es que la persona que hace las preguntas inapropiadas sea alguien cercano a ti. Por lo tanto, es probable que tu respuesta sea diferente.

Cómo responder cuando se trata de un desconocido:

  • Desviar la atención: Puedes cambiar de tema con la esperanza de que capte la indirecta, o puedes hacer ver que no es una pregunta apropiada que te sientas cómodo respondiendo. Un simple "no me gusta esa pregunta" o "no me siento cómoda hablando de eso contigo" funciona bien.
  • Ignora: Tienes derecho a no intervenir en absoluto. Recuerda que tú estás al mando. Puedes alejarte por completo, saltándote los cumplidos y marchándote sin más. Si no has iniciado una conversación con esa persona, no le debes una respuesta a su comentario inapropiado.
  • Sé breve y dulce: Tanto si respondes a una pregunta como a un comentario inapropiado, trata de no enviar el mensaje de que estás abierta a la discusión. Un simple "sí" o "no" está bien. Puedes decir "¡Gracias por el consejo!" o "¡Lo tendré en cuenta!". (aunque no lo hagas). Siéntete libre de no decir nada asintiendo o sonriendo, y apartándote de la situación.

Puedes tratar a un amigo, a un compañero de trabajo o a un familiar exactamente igual que a un desconocido, sobre todo si se trata de alguien a quien no ves con frecuencia.

Recuerda el poder que tiene el hecho de alejarse, y puede que incluso le des una lección a esa persona sobre las preguntas intrusivas.

Cómo responder cuando se trata de alguien conocido:

Establecer algunos límites con los familiares y amigos cercanos puede ser útil; de lo contrario, su desagradable comportamiento podría persistir, haciéndote sentir incómoda durante la mayor parte de tu embarazo (y quizá también después, cuando llegue el bebé).

🤰🏻👶🏻🎁 Crea tu lista de nacimiento y actualízala siempre que quieras. Comparte tu lista con familiares y amigos para que puedan acertar con el regalo que necesitas â‡“⇓⇓lista de nacimiento bebe 

Sé sincera

Hazle saber a la otra persona cómo te hace sentir sus comentarios o preguntas: "No me gusta hablar de mi peso... ¿podemos dejar eso fuera de la conversación?". A veces la gente no entiende que un tema del que no tiene problemas para hablar es incómodo para otra persona; puede que tengas que decírselo si quieres que lo entienda.

Establece límites

En el caso de las dinámicas familiares conflictivas, es posible que primero tengas que expresar tu problema y, en segundo lugar, hacer saber a la gente lo que sucederá si no respetan tus sentimientos. Por ejemplo, si has decidido volver a trabajar tras la baja por maternidad y tu suegra critica constantemente esa decisión, dile que no es discutible.

Puedes decirle que te gustaría que te apoyara, pero que si no puede hacerlo, desearías que dejara de sacar el tema. Si no puede hacerlo, saldrás de la habitación, colgarás el teléfono, silenciarás sus mensajes o harás lo que sea necesario para apartarte de la conversación cada vez que salga el tema.

Redirige

A veces la gente sólo quiere ayudar pero no tiene ni idea de cómo hacerlo. Si tu amiga bienintencionada sigue dándote su opinión sobre el método de para dormir, pídele consejo para elegir una cuna o un moisés. Ella estará tranquila sabiendo que te ha ayudado a preparar el sueño de tu bebé y, mientras tanto, tú obtendrás a cambio algo que realmente necesitas.

Para concluir

Enfrentarse a algo que te hace sentir incómoda, especialmente durante el embarazo, puede crear aún más ansiedad o malestar, al principio. Pero recuerda que si consigues encontrar la mejor manera de afrontar los comentarios no deseados sobre tu embarazo, es como flexionar un músculo. Cuanto más lo hagas, más a gusto te sentirás al dar a conocer tus límites. Esto no sólo es útil para el embarazo, sino para toda la vida.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!

Menudo Embarazo: Guía sobre el embarazo      inglés para niños