Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Segundo embarazo y preeclampsia

Preeclampsia en el segundo embarazo

La preeclampsia es una condición que comúnmente se presenta en el embarazo, pero puede ocurrir después del parto en algunos casos. Causa hipertensión arterial y posible insuficiencia orgánica.

Ocurre con más frecuencia después de la semana 20 de embarazo y puede ocurrir en mujeres que no tenían presión arterial alta antes del embarazo. Puede llevar a complicaciones graves con la madre y su bebé que a veces pueden ser fatales.

Si no se trata en la madre, la preeclampsia puede provocar insuficiencia hepática o renal y posibles problemas cardiovasculares en el futuro. También puede provocar una afección llamada eclampsia, que puede causar convulsiones en la madre. El resultado más grave es el accidente cerebrovascular, que puede provocar daño cerebral permanente o incluso la muerte materna.

En el caso de los bebés, este problema puede evitar que reciban suficiente sangre, dándole menos oxígeno y nutrientes, lo que lleva a un desarrollo más lento en el útero, un bajo peso al nacer, un parto prematuro y, rara vez, muerte del bebé.

Preeclampsia en un embarazo previo

Si tuvo preeclampsia en un embarazo anterior, tiene un mayor riesgo de desarrollarla en futuros embarazos. Su grado de riesgo depende de la gravedad del trastorno anterior y del momento en que lo desarrolló en su primer embarazo. En general, cuanto antes lo desarrolle durante el embarazo, más grave será y más probabilidades tendrá de desarrollarlo nuevamente.

Otra condición que puede desarrollarse en el embarazo es el síndrome de HELLP, que significa hemólisis, enzimas hepáticas elevadas y bajo recuento de plaquetas. Afecta sus glóbulos rojos, cómo se coagula su sangre y cómo funciona su hígado. HELLP está relacionado con la preeclampsia y alrededor del 4 al 12 por ciento de las mujeres diagnosticadas con preeclampsia desarrollan HELLP.

El síndrome de HELLP también puede causar complicaciones en el embarazo, y si tuvo HELLP en un embarazo anterior, independientemente del momento de inicio, tiene un mayor riesgo de desarrollarlo en futuros embarazos.

¿Quién está en riesgo de preeclampsia?

Las causas de la preeclampsia son desconocidas, pero varios factores además de tener un historial de preeclampsia pueden ponerte en mayor riesgo, como:

  • Tener presión arterial alta o enfermedad renal antes del embarazo.
  • Antecedentes familiares de preeclampsia o presión arterial alta.
  • Tener menos de 20 años y más de 40.
  • Tener gemelos o múltiples.
  • Tener un bebé con más de 10 años de diferencia.
  • Ser obeso o tener un índice de masa corporal (IMC) superior a 30.

Los síntomas de la preeclampsia incluyen:

  • Dolores de cabeza.
  • Visión borrosa o pérdida de visión.
  • Náuseas o vómitos.
  • Dolor abdominal.
  • Falta de aliento.
  • Orinar en pequeñas cantidades y con poca frecuencia.
  • Hinchazón en la cara.
  • Para diagnosticar la preeclampsia, lo más probable es que tu médico revise la presión arterial y realice análisis de sangre y de orina.

Parto y preeclampsia

Aunque la preeclampsia puede provocar problemas graves durante el embarazo, aún puedes dar a luz al bebé.

Debido a que se cree que la preeclampsia se debe a problemas desarrollados por el embarazo en sí, el parto y la placenta son el tratamiento recomendado para detener la progresión de la enfermedad y llevar a la resolución.

El médico decidirá el momento del parto según la gravedad de tu enfermedad y la edad gestacional del bebé. La mayoría de las pacientes tienen una resolución de la presión arterial elevada en unos días o semanas.

Existe otra afección llamada preeclampsia posparto que ocurre después del parto, cuyos síntomas son similares a los de la preeclampsia. Consulta a tu médico de inmediato si experimentas algún síntoma de preeclampsia después del parto, ya que puede provocar problemas graves.

Tratamiento para la preeclampsia

Si vuelves a desarrollar preeclampsia, tanto tú, como el bebé serán monitoreados regularmente. El tratamiento se centrará en retrasar la progresión de la enfermedad y en retrasar el parto del bebé hasta que haya madurado el tiempo suficiente para minimizar los riesgos de un parto prematuro.

El médico podrá indicarte más controles, o puedes ser hospitalizada para monitoreo y ciertos tratamientos. Esto dependerá de la gravedad de la enfermedad, la edad gestacional del bebé y la recomendación del médico.

Los medicamentos utilizados para tratar la preeclampsia incluyen:

  • Medicamentos para bajar la presión arterial.
  • Corticosteroides, para ayudar a que los pulmones del bebé se desarrollen más completamente.
  • Medicamentos anticonvulsivos para prevenir una convulsión.

Cómo prevenir la preeclampsia.

  • Si la preeclampsia se detecta temprano, serán tratados para obtener el mejor resultado posible. Lo siguiente puede disminuir las probabilidades de desarrollar preeclampsia en un segundo embarazo:
  • Después del primer embarazo y antes de un segundo, pídele a tu médico que realice una evaluación exhaustiva de tu presión arterial y función renal.
  • Si tú o un familiar cercano ha tenido coágulos sanguíneos en las venas o los pulmones antes, pregúntale al médico acerca de las pruebas de detección de anomalías de coagulación o trombofilias. Estos defectos genéticos pueden aumentar el riesgo de preeclampsia y coágulos de sangre placentarios.
  • Si eres obesa, considera perder peso. La reducción de peso puede disminuir el riesgo de desarrollar preeclampsia nuevamente.
  • Si tienes diabetes mellitus dependiente de la insulina, asegúrate de estabilizar y controlar tu nivel de azúcar en la sangre antes de quedar embarazada y al comienzo del embarazo para reducir el riesgo de desarrollar preeclampsia nuevamente.
  • Si tienes presión arterial alta crónica, habla con tu médico sobre cómo controlarla bien antes del embarazo.
  • Para prevenir la preeclampsia en un segundo embarazo, el médico puede recomendarte que tomes una dosis baja de aspirina al final del primer trimestre, entre 60 y 81 miligramos.
  • La mejor manera de mejorar el resultado del embarazo es ver a tu médico regularmente, comenzar la atención prenatal al inicio del embarazo y mantener todas tus visitas prenatales programadas. Probablemente, el médico obtendrá pruebas de sangre y orina de referencia durante una de sus visitas iniciales.
  • A lo largo del embarazo, estas pruebas pueden repetirse para ayudar en la detección temprana de la preeclampsia. Deberás ver a tu médico con más frecuencia para controlar el embarazo.

En resumen

La preeclampsia es una afección grave que puede llevar a complicaciones graves tanto en la madre como en el bebé. Puede causar problemas renales, hepáticos, cardíacos y cerebrales en la madre y puede causar un desarrollo lento en el útero, un parto prematuro y un bajo peso al nacer en su bebé.

Tenerlo durante el primer embarazo aumentará las posibilidades de tenerlo durante el segundo embarazo y los embarazos posteriores.

La mejor manera de tratar la preeclampsia es identificarla y diagnosticarla lo antes posible y vigilarla de cerca a la madre y a su bebé durante el embarazo.

Hay medicamentos disponibles para reducir la presión arterial y controlar los síntomas de la enfermedad, pero en última instancia, se recomienda el parto para detener la progresión de la preeclampsia y llevar a la resolución.

Algunas mujeres desarrollan preeclampsia posparto después del parto. Debes buscar atención médica inmediata si esto te sucede. 

Información recopilada de las siguientes fuentes:

Fundación Preeclampsia

Babycenter

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.