embarazo empático o síndrome de couvade

¿Qué es el síndrome de Couvade o Embarazo Empático?

El síndrome de Couvade es un conjunto de síntomas similares a los del embarazo que experimenta un hombre cuando su pareja está embarazada. ¿Cuándo y por qué se produce? ¿Cómo se trata?

La sintomatología depende de cada hombre y estos son algunos de los signos que pueden aparecer: Náuseas, antojos, dolor de cabeza, aumento del apetito, ansiedad, cambios de humor, trastornos en el sueño, aumento de peso, dolor en el abdomen, calambres, dificultad para concentrarse, etc.

Al igual que en la mujer los síntomas suelen ser más frecuentes durante el primer y último trimestre. Por lo general desaparecen una vez se produce el parto, aunque a veces pueden prolongarse durante el posparto.

Recuerda que el hombre también se está preparando para la paternidad y que también sufre cambios hormonales. Las hormonas responsables son la testosterona (disminuye), la prolactina y el estradiol (aumentan) y es probable que lo sientas más tierno, empático y protector. 

El embarazo empático es bastante frecuente, así que no debes preocupar ni avergonzar al futuro papá. Es importante que se sienta apoyado y comprendido por su entorno para así evitar que aumente su ansiedad.

lista de nacimiento bebe

Ademas de los síntomas de embarazo, el futuro padre puede sentir celos, miedo por la llegada de su hijo y estrés por los cambios de ánimo que sufre la mujer en el embarazo.

Consultar con el médico si: interfiere en el día a día o se dan episodios severos de ansiedad o si tras el parto o pasado unos días de éste, los síntomas continuan.

Este síndrome también puede afectar a personas cercanas a la gestante.

¿Qué desencadena el síndrome de couvade?

Existen varias teorías para explicar el couvade:

  • La couvade podría ser una reacción hormonal. Según algunos estudios, este síndrome está relacionado con un descenso de la testosterona. Además, los hombres que producen repentinamente más prolactina, una hormona importante durante el embarazo y la lactancia, son más propensos a experimentar estos síntomas. Tras el nacimiento del niño, estos padres también tienen una respuesta emocional más fuerte a las señales de su bebé.
  • La couvade puede expresar el deseo del padre de participar físicamente en el embarazo de su pareja. Además, en algunas sociedades tradicionales, la transición de joven a padre está marcada simbólicamente por un ritual de meditación.
  • Para algunos hombres, esta sería una forma de expresar su ansiedad y sus temores sobre la salud del bebé, su ansiedad por tener que lidiar con un nuevo miembro de la familia o el miedo a no saber cómo cuidar al niño cuando nazca. Los hombres que se angustian con más facilidad por las emociones negativas de los demás son más propensos a verse afectados por la melancolía.
  • Se cree que la couvade es una reacción a la transición a la paternidad. Permite al padre adaptarse a las emociones asociadas a su nuevo papel. Los hombres que han recibido clases prenatales se ven más afectados por la couvade. Por lo tanto, este síndrome podría ser el resultado de la implicación del padre durante el embarazo de su esposa y su preparación para su papel como padre.
  • La couvade también podría explicarse por el sentimiento de ser dejado de lado durante un periodo en el que la atención se centra principalmente en la madre. Los hombres que experimentan síntomas de melancolía pueden envidiar la capacidad de su pareja para tener un hijo. También pueden temer perder su lugar con su pareja.
  • Si la madre está a cargo de la cocina, su aumento de antojos y necesidades alimentarias puede provocar un cambio en la dieta de la familia. Esto podría contribuir al aumento de peso del futuro padre y a las molestias gastrointestinales.

No hay que ser necesariamente el padre biológico del niño para sufrir este trastorno.

¿Cómo se trata el síndrome de Couvade?

No existe una cura como tal para el síndrome de Couvade porque "no es una enfermedad". El futuro padre debe hablar de sus sentimientos con la futura madre, pero también con los especialistas en embarazos que acompañan a las embarazadas. Hablar de ello solo puede ayudar a aliviar los síntomas.

embarazoempatico

Se pueden poner en marcha varias estrategias para ayudar al futuro padre a facilitar la transición:

  • Promover buenos hábitos de vida. Por ejemplo, limitar los alimentos demasiado grasos o dulces, evitar picar entre horas, llevar una dieta variada, beber suficiente agua, hacer ejercicio físico y tomarse tiempo para descansar.
  • Hablar con la pareja sobre sus emociones y consultar recursos para dar respuestas a sus preocupaciones. Compartir sus experiencias como futuro padre con otros padres también puede ayudar.
  • Implícarse al máximo en el embarazo para evitar sentirse excluido. El futuro padre puede participar en las clases prenatales, acompañar a su mujer a las citas médicas y ecografías, encargarse de los trámites administrativos del parto, preparar la habitación del bebé, etc.
  • Acariciar el vientre y hablar con el bebé regularmente. Este ejercicio le ayudará a establecer contacto y a reforzar su vínculo con el bebé.
  • Si tienes síntomas de couvade, coméntalo también con tu médico. Esto puede plantear cuestiones en la relación que deben ser abordadas. Cada persona reacciona de forma diferente al estrés, y estos síntomas pueden indicar que necesitas ayuda profesional para que el embarazo de tu pareja sea lo más cómodo posible.

El regreso del "papá gallina"

El síndrome de la couvade proviene del término couvade, un ritual universal que se ha perdido a lo largo de los siglos. Antes del siglo XVI, los padres estaban muy involucrados en los embarazos de sus esposas y en la crianza y cuidado de sus hijos. Como resultado, estaban más en sintonía con el hecho de convertirse en padre. En la mayoría de las sociedades antiguas de todo el mundo, en cuanto un hombre se convertía en padre, abandonaba el mundo de los hombres (las tareas que debía realizar, como la caza). Luego se adentraría en el mundo de las mujeres para acompañar a su pareja durante el embarazo. Había una verdadera necesidad de vivir este momento juntos. Se trata de rituales de cosas que hay que hacer, como aprender a caminar lentamente para acompañar al bebé, o hasta que el padre no haya creado una verdadera relación con su hijo, no podrá volver al mundo de los hombres.

También te interesa leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!