Propiedades del trigo sarraceno

Trigo sarraceno: propiedades y beneficios para la salud

Fuente de proteína vegetal

El trigo sarraceno proporciona un promedio de 13% de proteína (más que un huevo), un nutriente esencial para construir y renovar los músculos, huesos, cabello y uñas. Pero, sobre todo, contiene los 8 aminoácidos esenciales y en una cantidad más interesante que la mayoría de los otros cereales que a menudo carecen de lisina y metionina. Esto lo convierte en un alimento de elección para los vegetarianos y veganos porque limita el riesgo de deficiencia de aminoácidos.

Otro buen punto para las personas que son intolerantes o alérgicas al gluten: el trigo sarraceno está completamente desprovisto de él, lo que les permitirá disfrutar de los beneficios de esta semilla sin ningún riesgo para su salud.

Satisface rápidamente y bien

Con sus 64% de carbohidratos complejos, el trigo sarraceno tiene una rápida y duradera vida útil. Es asistido en esta tarea por las fibras que contiene, particularmente la pectina, que tiene un fuerte poder de producción de saciedad. Esto es lo que evitará que nos antojemos por alimentos dulces unas horas después de la comida.

Sus fibras también tienen la ventaja de asegurar un buen tránsito intestinal y de revivir suavemente los intestinos más perezosos.

Nos da energía y estimula nuestras células grises

El trigo sarraceno es una fuente de vitaminas B1, B2 y B3, que participan en el buen funcionamiento del cerebro, la producción de glóbulos rojos y la transmisión de los impulsos nerviosos. También proporciona vitamina B9, que se toma antes y durante el embarazo y ayuda a prevenir un cierre anormal del tubo neural.

Contiene 10 minerales y oligoelementos diferentes, entre ellos, el magnesio, un mineral esencial para todos nuestros metabolismos energéticos y con propiedades anti-fatiga y anti-estrés, el hierro, cuya deficiencia conduce a la fatiga generalizada, y el fósforo y el manganeso que ayudan a reducir la fatiga. Por lo tanto, es el alimento que hay que añadir al menú para recuperar la vitalidad física e intelectual.

Por último, también es una fuente de calcio, un mineral esencial durante toda la vida, ya que ayuda a construir el esqueleto en los niños, conserva la densidad ósea en la edad adulta y previene la osteoporosis en la edad madura.

Aliado de las bacterias buenas

El trigo sarraceno es una de las bestias negras de los virus, bacterias y otros patógenos. ¿La razón? Tiene virtudes prebióticas, es decir, estimula el crecimiento y la actividad de las bacterias buenas presentes en nuestro colon. Reforzadas por este alimento, estas serían más fuertes contra las infecciones, prevendrían el desarrollo de la diabetes de tipo 2 y las enfermedades neurodegenerativas como el Parkinson y el Alzheimer.

En 2017, estudios señalaron que el desequilibrio de la flora intestinal influye en la aparición y el agravamiento de las enfermedades inflamatorias de las articulaciones. También en 2017, un estudio americano indicó que los prebióticos pueden mejorar la calidad del sueño.

Nos ayuda a mantenernos sanos

Gracias a su riqueza en fibras y nutrientes antioxidantes (cobre, zinc, manganeso), este cereal contribuye a la prevención de los cánceres aerodigestivos (colon, estómago, esófago...). Un estudio publicado en noviembre de 2017 también indica que el consumo de fibra ayuda a mejorar la supervivencia de los pacientes afectados por el cáncer colorrectal. Sus fibras también tienen la ventaja de reducir el riesgo de desarrollar enfermedades cardiovasculares, pensando en el infarto, al limitar la absorción del colesterol malo.

Le ayuda en esta tarea el potasio, del cual es muy rico (460 mg/100 g), un mineral que ayuda a regular la presión sanguínea. Sus fibras también tienen la ventaja de combatir la diabetes de tipo 2, al disminuir la velocidad de la digestión, consiguen reducir el índice glucémico de la comida, disminuyendo así el nivel de azúcar en la sangre y, por rebote, la secreción de insulina necesaria para su utilización o almacenamiento.

¿Cómo se cocina el trigo sarraceno?

El trigo sarraceno es un acompañamiento perfecto para todos los platos de pescado, carne o verduras, sustituyendo al arroz, la pasta o la sémola. Es particularmente delicioso en el risotto, en las albóndigas, como los falafels, o frito con verduras.

También se puede utilizar para hacer pan y pequeños pasteles. En este caso, hay que añadir el 25%, y completar con harina de trigo o una mezcla sin gluten.

En forma de copos, puede incorporarse en una papilla o muesli en combinación con avena.

También puedes comerlo germinado, ya que las semillas de alforfón son rápidas y fáciles de germinar.

También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!