Por qué mi bebé duerme con la boca abierta y qué hacer al respecto

Por qué mi bebé duerme con la boca abierta y qué hacer al respecto

La respiración bucal es algo que puede convertirse en una gran molestia más adelante en la vida y es mejor atenderla a tiempo.

Verás, cuando tu bebé duerme con la boca abierta, es susceptible de sufrir una serie de problemas diversos, que van desde algo tan simple como la sequedad de boca y el mal aliento, hasta el TDAH en algunos casos.

Si no se le presta atención durante mucho tiempo, puede convertirse en un hábito del que será muy difícil desprenderse.

Por suerte, las causas de la respiración bucal no son demasiado difíciles de tratar y la mayoría de ellas pueden resolverse con algunos cambios suaves en el estilo de vida y un poco de atención por parte de los padres.

A continuación te explicamos las causas reales de la respiración bucal y cómo afectan al sueño de tu pequeño y a otros aspectos de su vida.

Formación de mucosidad en la nariz debido a una enfermedad

Ésta es la causa más común de la respiración bucal en los niños durante las primeras etapas de su desarrollo, dado lo fácil que es que tu hijo contraiga un resfriado o tenga una posible alergia leve que aún no se ha explorado del todo.

Todos sabemos lo difícil que puede ser despejar una nariz tapada, incluso si eres capaz de usar pañuelos. Aunque los bebés aún no están tan desarrollados, por suerte hay varias formas de solucionarles el problema. La causa de una nariz obstinadamente congestionada también puede venir de la deshidratación. Lo que permite que la mucosidad se seque en el interior de la nariz, convirtiéndose en una molestia a la hora de eliminarla.

Tabique nasal desviado

Un tabique desviado es lo que se llamaría "una nariz torcida" en términos más simples. Es una afección con la que se nace o se adquiere tras sufrir algún tipo de traumatismo nasal.

También se forma con más frecuencia en los bebés debido a la suavidad del cartílago que divide la nariz en dos vías nasales por la mitad.

Tampoco es tan difícil de notar. Es bastante fácil detectar cuando la nariz de tu hijo está descentrada. El problema viene cuando se trata de arreglarla.

Si se manipula cualquier estructura ósea/cartilaginosa a una edad temprana, sólo se van a producir más complicaciones en el futuro y, por lo tanto, no se recomienda hasta que el niño tenga al menos 15 años de edad. Hasta entonces, tendrá que vivir con un tabique desviado.

Aunque no es lo peor del mundo, puede ser una molestia con síntomas que incluyen, entre otros, problemas para respirar, ronquidos fuertes por la noche, goteo nasal, hemorragias nasales y, en casos más graves, apnea del sueño.

Apnea del sueño

La apnea obstructiva del sueño, es una condición en la que los músculos en la parte posterior de la garganta se relajan, lo que lleva a un estrechamiento de las vías respiratorias, lo que provoca una falta de flujo de aire.

Las obstrucciones del flujo de aire nasal suelen ser las amígdalas y/o las adenoides, de ahí que el agrandamiento de las amígdalas pueda plantear un gran número de problemas en la primera infancia y que muchos niños acaben extirpándolas quirúrgicamente por completo.

Esto hace que la persona respire por la boca o se despierte brevemente muchas veces a lo largo de la noche para tomar una pequeña bocanada de aire, lo que provoca una serie de problemas.

Los principales son la hipersomnia (falta de energía durante el día), el aumento de la irritabilidad y las complicaciones en las etapas posteriores de la vida, como el aumento del riesgo de padecer enfermedades cardíacas o diabetes, además de la privación del sueño de la persona afectada y de las personas de su hogar en general, que se da por supuesta.

La fuerza de la costumbre

A veces no hay nada malo en tu hijo y puede que simplemente haya desarrollado el hábito de dormir con la boca abierta debido a una de las causas anteriores o a algún tipo de resfriado u otra enfermedad que le haya afectado.

Esto puede ser lo más difícil de eliminar, ya que no hay un factor inherente que puedas eliminar tan fácilmente como en los demás casos.

Puede que sea más fácil cuando se hagan mayores y puedan entender la comunicación básica, pero seguirá siendo un gran reto.

Soluciones para la respiración bucal

Consigue un humidificador

Los humidificadores hacen maravillas cuando necesitas despejar las fosas nasales, ya que ayudan a humidificar el aire de la habitación para que todos los que están en ella puedan tener un descanso más placentero con menos posibilidades de irritación o sequedad de las fosas nasales, lo que podría provocar hemorragias nasales.

Incluso puede encontrar uno que funcione como difusor para que pueda introducir algunos aceites esenciales para obtener beneficios adicionales.

Mi sugerencia personal es conseguir uno que rocíe ráfagas frescas de niebla para sentirse siempre fresco, pero eso es sólo una preferencia personal.

Vapores

La alternativa a la compra de un humidificador puede ser convertir la ducha en una especie de sauna durante un rato.

Deja correr el agua caliente de la ducha para que el vapor suba y despeje la nariz congestionada de tu bebé y le ayude a respirar de nuevo por las fosas nasales.

Preparar solución salina y ponerla en un frasco pulverizador nasal

Aunque algunos de los aerosoles nasales más potentes pueden ser demasiado para la nariz de tu pequeño, siempre puedes confiar en la solución salina para hacer el efecto.

Aunque normalmente se puede comprar en las farmacias con la misma facilidad, si no tienes ninguna cerca, puedes hacerla tú mismo.

Sólo tienes que coger una taza de agua hervida o destilada (no quieres que haya bacterias en el agua) y mezclar media cucharadita de sal. Una vez que esté a temperatura ambiente, colócala en un frasco pulverizador con una boquilla pequeña que hayas limpiado completamente de su contenido antiguo, y rocíalo suavemente en la fosa nasal de tu bebé. Te lo contamos con todo detalle aquí â‡’ Cómo limpiar los mocos del bebé con solución salina

Esto debería despejar las vías respiratorias superiores y hacer que tu precioso hijo vuelva a respirar por la nariz.

Consulte al pediatra, médico de familia u otorrinolaringólogo

Muchos de los problemas que llevan a tu bebé a respirar por la boca pueden tener síntomas similares.

Si tu bebé duerme con la boca abierta a pesar de haber probado todas estas otras soluciones, lo mejor es que pidas cita con tu pediatra. Pídele que revise a tu hijo en busca de cualquier irregularidad nasal para que pueda identificar el problema que afecta a tu pequeño.

Debería poder indicarte los mejores pasos a seguir una vez identificado el problema en caso de que se trate de algún tipo de infección nasal, una obstrucción nasal inducida por alérgenos o parte de un problema subyacente diferente.

Las consecuencias de la respiración bucal

Problemas respiratorios

Esta es la consecuencia más obvia. Respirar por la boca impide que llegue tanto aire a los pulmones como lo hace la respiración por la nariz, lo que conduce a una falta de oxígeno en la sangre, que hace que se agote mucho más fácilmente y se sienta cansado durante todo el día en general.

Más posibilidades de infecciones

La respiración nasal no sólo beneficia el enriquecimiento de oxígeno, sino que también es un filtro mucho mejor para las bacterias y otras molestias que respirar por la boca.

Esto se debe a que el conducto nasal es mucho más estrecho y está lleno de pequeños pelos nasales y mucosidad que ayudan a atrapar la mayoría de las partículas de aire desagradables e impiden que entren en el sistema respiratorio. Lamentablemente, la boca no tiene ese filtro.

Boca seca

Aunque no es el problema más peligroso, puede ser bastante molesto despertarse con la boca seca porque se le cae la baba o pierde los niveles de saliva debido a la circulación del aire.

Más propenso a la caries

Cuando veas que tu bebé duerme con la boca abierta, puede que no te des cuenta, pero está invitando a la aparición de caries.

Sí, al respirar por la boca se acumulan más bacterias en los dientes. No tiene mucho que ver con la parte de la respiración en sí, sino más bien con el hecho de que sus niveles de saliva son bajos y no pueden contenerla adecuadamente.

Esto lleva a que se retengan muchas más en los dientes, carcomiendo la capa protectora y causando caries.

No sólo eso, sino que debido a la mayor cantidad de bacterias en la boca, su aliento empieza a adquirir un olor bastante desagradable mucho más rápido, incluso si llega a la edad de cepillarse los dientes.

Esto también significa que la boca de tu bebé es mucho más propensa a la gingivitis, que sólo le causará dolor y molestias innecesarias y podría convertirse en periodontitis, algo que preferirías que no tuviera tu pequeño.

Por suerte, los problemas más graves pueden resolverse con una buena higiene dental una vez que tu hijo llegue a esa etapa.

Síndrome de la cara larga

Por extraño que parezca, se cree que el síndrome de la cara larga o "síndrome de la mordida abierta" se produce cuando el bebé duerme con la boca abierta.

Esto se debe a que los niños no se sienten cómodos durmiendo boca arriba, sino que optan por dormir boca abajo con la cabeza hacia un lado.

Debido a la blandura de sus huesos en una etapa temprana, esta posición para dormir conduce a un desarrollo del cráneo un poco menos natural -más vertical, por decirlo en términos más sencillos-, también causado por la mandíbula inferior de la persona más baja de lo previsto, haciendo que la cara se desarrolle como más alargada para adaptarse.

Aunque no es intrínsecamente molesto, puede resultar poco atractivo para algunos.

Si se convierte en una molestia, existen procedimientos quirúrgicos que pueden corregir el problema, pero de nuevo, no sometas a tu hijo a ninguna cirugía de reconstrucción facial hasta que tenga al menos 15 años de edad.

Cómo evitar que la respiración bucal se convierta en un problema

La clave más importante para resolver cualquiera de estos problemas antes de que se conviertan en algo que pueda ser realmente un problema es reaccionar pronto y rápidamente.

Presta atención a la forma de respirar de tu pequeño. Si tu bebé duerme con la boca abierta y sólo respira por la boca, pide una cita con el pediatra para acotar el problema y resolverlo.

Además, evitarás que la respiración bucal se convierta en un hábito desagradable y difícil de eliminar en caso de que se instale.

Por suerte, ninguno de los problemas que surgen cuando tu bebé duerme con la boca abierta es realmente mortal, aparte de la apnea del sueño en muy raras ocasiones, y no es necesario realizar ninguna intervención quirúrgica drástica a menos que tu hijo sienta la necesidad de hacerlo más adelante.

Así que no te estreses demasiado si se te escapan algunas señales, pero mantente alerta a pesar de todo.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!