Montessori en casa Estrategias de disciplina positiva

La crianza Montessori es un estilo de crianza más relajado en el que se da a tu hijo más libertad para explorar sus deseos y menos castigo si hace algo mal.

Se basa en un método de educación establecido por la difunta María Montessori hace la friolera de 100 años.

El método se basa en dejar que los niños aprendan a su propio ritmo, facilitando su educación mediante el juego práctico y proporcionando los medios para ello a través de aulas Montessori especialmente equipadas.

Con la ayuda de profesores Montessori especialmente formados, los niños adquieren un sentimiento de autoestima y confianza en sí mismos mucho más rápido que con los métodos de enseñanza normales, ya que son tratados con respeto en lugar de ser menospreciados.

Aplicar el método Montessori a la crianza de los hijos no es tan complicado como podría pensarse. El método de la Dra. Montessori es una vuelta de tuerca al método de crianza autoritaria (democrática), excepto que es un poco más flojo en cuanto a las reglas (pero no tan flojo como el estilo de crianza indulgente).

Respeto

Una de las ideas en la crianza del niño Montessori es mostrarles un nivel de respeto.

No tiene que ser la misma cantidad que muestras a tus compañeros o a los mayores, pero sí la suficiente como para que sepan que son importantes.

Esto significa escuchar sus opiniones y adaptar tu horario a las necesidades de tus hijos.

Este respeto significa que no debes limitarte a soltar palabras en blanco como "Mamá está ocupada, cariño" y similares, ignorándoles al final, sino volviendo a responder a su pregunta o petición cuando hayas terminado de forma amable y educada. Sí, incluso pidiendo disculpas.

El método Montessori prefiere ceñirse al uso de palabras complejas durante la conversación, independientemente de la edad del niño.

Esto permite que los niños empiecen a asimilar las palabras y a aprender el idioma más rápidamente, lo que les ayuda a adaptarse a las asignaturas más difíciles de la escuela más rápidamente al enriquecer su vocabulario mediante la comprensión de las definiciones a través de las pistas visuales y el contexto que les proporcionarías al utilizar estos grandes términos nuevos.

Mucho espacio, con límites sueltos

La Dra. Montessori sugiere dejar que los niños exploren por sí mismos dentro de los límites sueltos que tú establezcas, dejando que desarrollen su iniciativa y aprendan jugando y explorando su entorno.

Esto no se limita a tu casa, sino a cualquier zona exterior a la que lleves a tu hijo.

Deja que se diviertan y hagan ejercicio, que tengan libertad de movimiento, pero enséñales lo que no deben hacer y luego deja que se vayan a explorar lo que pueden conseguir por sí mismos. Sólo asegúrate de vigilarlos. No quieres que vayan a ningún sitio inseguro, y todos sabemos que los límites no son algo que los niños pequeños respeten siempre, por muy bien que se les eduque.

Cómo adaptar tu hogar en función del método Montessori

Una de las cosas más importantes del enfoque Montessori durante el desarrollo del niño es el desarrollo de su autonomía.

A los niños les gusta imitar lo que hacen sus padres, así que intenta facilitarles la tarea convirtiendo tu casa en el hogar Montessori ideal.

Esto es evidente en las aulas Montessori, ya que están equipadas con un montón de cosas que se pueden utilizar de forma independiente para ayudar al crecimiento de algunas habilidades importantes durante el desarrollo del niño.

¿Qué significa esto? Pues significa que hay que dejarles hacer todo lo que puedan por sí mismos.

¿Quieres que tus hijos empiecen a aprender a vestirse solos? Consigue un pequeño armario o ropero al que puedan acceder y deja que escojan su ropa.

Algo tan sencillo como una versión más pequeña de su propio asiento o una pequeña estantería y mesa para que puedan comer contigo sin tener que subirse a la silla grande con tu ayuda.

Inclúyelos en tus actividades. Deja que lean contigo, que jueguen o incluso que hagan las tareas domésticas contigo; así aprenderán a ser responsables y a estar cerca de sus padres.

Un entorno doméstico más amigable significa una crianza más moderna y un caldo de cultivo para ideas creativas y más libertad en su vida cotidiana.

Enseñarles sobre la causa y el efecto a una edad temprana

Permitirles desenvolverse solos (en cierto sentido) a una edad temprana les permite comprender mejor un error o decisión equivocada que cometen, ya que sabrán que en su mayor parte fue cometido por su propia voluntad.

Al dejarles tomar una decisión que podría cambiar algo en su vida, les permite entender las consecuencias que hay detrás de sus acciones.

Esto les ayuda a ejercer mejor el control emocional, la contención y la toma de decisiones antes y a evolucionar hacia un mejor nivel de comprensión a medida que crecen.

Observar y adaptar

El método Montessori no consiste sólo en dejar a tu hijo libre, sino en observarlo durante sus actividades, ver cuáles son sus gustos y disgustos y adaptarlos a ellos.

Esto les permite centrar su atención a una edad temprana y centrarse en su posible carrera futura, para que no se queden estancados al terminar el instituto sin saber qué hacer después, como acabamos haciendo muchos de nosotros.

Incluyendo a los demás miembros de la familia

Para mejorar la eficacia del método de crianza Montessori, trata de hacer partícipe al resto de tu familia para que ellos también puedan participar cuando te visiten.

De este modo, no interrumpirás la libertad de tu hijo y detendrás su progresión hacia un individuo más desarrollado.

Inscríbelos en una escuela Montessori (opcional)

Este consejo sólo se aplica si hay una escuela que aplique el método educativo Montessori en tu zona.

Si encuentras una, asegúrate de contarle all profesor los intereses y aficiones de tu hijo para que pueda saber hacia dónde dirigir su atención y qué talentos potenciar por encima de otros.

En ese caso, tu hijo podrá aplicar lo que ha aprendido en sus estudios en la vida práctica y ser testigo de los frutos de su trabajo a medida que se hace más consciente de sí mismo.

Los profesores Montessori siguen ayudando a los niños a evolucionar en sus habilidades vitales adquiridas y en su carácter, más allá de lo que usted les había enseñado cuando eran pequeños.

Pero no te sientas mal por ello, ya que han sido especialmente formados para ello y conocen los métodos correctos para abordar diferentes problemas y adaptarse a ellos, casi como si hubieran pasado por el sistema Montessori ellos mismos.

Escuelas Montessori

Estos entornos especializados ayudan a los niños a desarrollarse a través de los distintos ciclos del desarrollo infantil, dependiendo del momento en que quieras decidirte por este método.

En primer lugar, está la parte de 0 a 3 años, en la que muestran al niño que es importante y le proporcionan una amplia atención y cuidados, enseñándole el amor y la comprensión.

Además, les ayudan a desarrollar las habilidades motrices básicas que suelen tener los niños de esta edad, y ayudan a promover y fomentar cualquier habilidad única que los niños comiencen a mostrar.

Luego está el periodo de 3 a 6 años, en el que se enseña a los niños a seguir con una tarea a pesar de fracasar la primera vez: la persistencia.

También empiezan a enseñarles a ser independientes y a depender menos de los demás para realizar tareas que son capaces de hacer por sí mismos en esta edad, además de proporcionarles amplios materiales para que sigan desarrollando las habilidades que han mostrado a una edad más temprana.

Después viene el periodo de 6 a 12 años, en el que tus hijos aprenden a trabajar en equipo y a colaborar con los demás sin imponer sus propias agendas a otros niños o viceversa. Reforzar su individualidad sin poner en peligro la de los demás.

También ayuda a desarrollar la imaginación activa y a aplicarla a algo constructivo, además de enseñarles el mundo, sus muchas bellezas y cómo encajan en él.

Por último, está el periodo de 12 a 15 años en el que los ahora adolescentes aprenden a relacionarse con otras personas a un nivel más profesional, economía básica, y en el que llegan a mostrar la culminación de sus esfuerzos, de todo lo que han aprendido por medios más prácticos.

Por último, les ayuda a comprender la verdadera independencia, de modo que estén preparados para el mundo que les espera cuando se alejen de sus padres.

Este último periodo, lamentablemente, quedó oficialmente inacabado por la Dra. Montessori, ya que falleció antes de dirigirlo. Es posible que hubiera más, pero nunca lo sabremos. En cualquier caso, los pasos se siguen utilizando en muchas escuelas.

***

Ten cuidado al equilibrar los niveles de disciplina y atención que le das a tu hijo. Demasiada disciplina y poca atención, y se convertirá en un estilo de crianza autoritario, muy poca atención y poca disciplina y se convertirá en un estilo de crianza negligente, o muy poca disciplina pero demasiada atención y se convertirá en un estilo de crianza permisivo.

🔅 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!