viajar bebes

Si decides viajar con un bebé en tren o avión sigue estos consejos:

  • Es recomendable que el bebé haya cumplido al menos dos meses antes de viajar en avión.

  • En el avión reserva asientos que estén delante de la cabina de clase turista (se llaman “bulkhead” en inglés). Ofrecen más espacio para estirarse, y además son más convenientes para ir al baño o para levantarse para caminar con el bebé. Las compañías aéreas suelen guardarlos para familias con niños.
  • Procurar no cambiar los horarios del bebé.
  • Las molestias en los oídos es uno de los problemas más comunes debido a la diferencia de presión. Para evitarlo, debemos darle el pecho o un biberón con leche, agua o zumo en el momento del aterrizaje y del despegue.

  • Para vuelos transoceánicos, algunas compañías aéreas disponen de cunas y sillas portabebés, para ello deberás avisar con antelación a la compañía aérea.
  • Lleva contigo la sillita del coche para el niño, aunque no tengas reservado un asiento para el bebé. En caso de haber asientos disponibles, la compañía aérea permite que tu bebé tenga su propio asiento, y lo más seguro es que el niño vaya bien sentado en su sillita.
  • Antes de despegar, los auxiliares de vuelo le darán un cinturón auxiliar que se sujeta al del adulto ya que los más pequeños viajan sobre el regazo de los padres.
  • No llevar cosas de más, ya es difícil moverse con tanto equipaje de mano cuando viajas con un bebé. Esta es una lista de lo que debes tener contigo durante el vuelo: 
comida para el bebé, pañales, toallitas húmedas, una toalla de mano, ropa de repuesto, una manta y ropa de abrigo para el bebé y juguetes para el bebé que no ocupen demasiado lugar 
  • Es imprescindible mantener bien hidratado al bebé.
  • Cierra los orificios de ventilación de arriba de los asientos para evitar las corrientes de aire, y evitar que el flujo de aire reciclado sople sobre el rostro de tu bebé.

Fuente: El blog saludable

Comparte este artículo!