Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

sintomas espondilitis

Cuáles son los síntomas de un brote de espondilitis anquilosante

La espondilitis anquilosante es un tipo de artritis autoinmune que generalmente afecta la columna vertebral y la cadera o las articulaciones de la espalda baja. Esta condición causa inflamación que causa dolor, hinchazón, rigidez y otros síntomas.

Al igual que otros tipos de artritis, la espondilitis anquilosante a veces puede inflamarse. Un brote ocurre cuando los síntomas empeoran. Durante un brote, es posible que necesite más atención y tratamiento que en otros momentos. La remisión total o parcial es cuando tiene menos síntomas, más leves o ningún síntoma.

Saber cuándo podría tener un brote y qué esperar puede ayudarlo a controlar su salud. Hable con su médico sobre la mejor manera de ayudar a prevenir y aliviar los síntomas. Hay varias formas de aliviar los síntomas y tratar la espondilitis anquilosante.

Síntomas de un brote

Los brotes y sus síntomas pueden ser muy diferentes para cada persona con espondilitis anquilosante.

La mayoría de las personas con esta afección notan síntomas entre los 17 y los 45 años de edad. Los síntomas también pueden comenzar durante la infancia o en adultos mayores. La espondilitis anquilosante es 2,5 veces más común en hombres que en mujeres.

Hay dos tipos principales de brotes de espondilitis anquilosante:

  • Local: en una o dos áreas solamente.
  • General: en todo el cuerpo.

Los signos y síntomas de los brotes de espondilitis anquilosante pueden cambiar según el tiempo que haya tenido la afección. Los brotes de espondilitis anquilosante a largo plazo suelen causar signos y síntomas en más de una parte del cuerpo.

Los primeros síntomas de un brote

Dolor en la espalda baja, caderas y glúteos

El dolor puede comenzar gradualmente en unas pocas semanas o meses. Es posible que sienta molestias en un solo lado o en lados alternos. El dolor normalmente se siente sordo y se extiende sobre el área.

Por lo general no es un dolor agudo. El dolor suele ser peor por las mañanas y por la noche. Descansar o estar inactivo puede empeorar el dolor.

Tratamiento:

  • Ejercicio ligero y estiramiento.
  • Ducha o baño caliente.
  • Terapia de calor, como una compresa caliente.
  • Medicamentos antiinflamatorios no esteroides (AINE), como la aspirina, el ibuprofeno o el naproxeno.
  • Terapia física.

Rigidez

Es posible que tenga rigidez en la zona lumbar, las caderas y los glúteos. Su espalda puede sentirse rígida y puede ser un poco difícil ponerse de pie después de sentarse o acostarse. La rigidez suele ser peor en la mañana y en la noche, y mejora durante el día. Puede empeorar durante el descanso o la inactividad.

Tratamiento:

  • Estiramiento, movimiento y ejercicio ligero.
  • Terapia física.
  • Terapia de calor.
  • Terapia de Masajes.

Dolor y rigidez en el cuello

La Asociación de Espondilitis de América señala que las mujeres pueden tener más probabilidades de tener síntomas que comienzan en el cuello y no en la parte baja de la espalda.

Tratamiento:

  • Ejercicio ligero y estiramiento.
  • Ducha o baño caliente.
  • Terapia de calor.
  • Medicación antiinflamatoria.
  • Terapia física.
  • Terapia de Masajes.

Fatiga

La inflamación y el dolor pueden provocar fatiga y cansancio. Esto puede empeorar por el sueño perturbado en la noche debido al dolor y la incomodidad. Controlar la inflamación ayuda a controlar la fatiga.

Tratamiento:

  • Medicación antiinflamatoria.
  • Terapia física.

Otros síntomas tempranos

La inflamación, el dolor y la molestia pueden causar pérdida de apetito, pérdida de peso y una fiebre leve durante los brotes. Controlar el dolor y la inflamación ayuda a aliviar estos síntomas.

Tratamiento:

  • Medicación antiinflamatoria.
  • Terapia física.
  • Medicamentos recetados.

Los síntomas a largo plazo de un brote

Dolor de espalda crónico

Un brote de espondilitis anquilosante puede causar dolor de espalda crónico con el tiempo. Es posible que sienta un dolor sordo o ardiente en ambos lados de la espalda baja, los glúteos y las caderas. El dolor crónico puede durar tres meses o más.

Tratamiento:

  • Medicación antiinflamatoria.
  • Medicamentos recetados.
  • Inyecciones de esteroides.
  • Terapia física, como ejercicios en el suelo y en el agua.

Dolor en otras áreas

El dolor puede extenderse a otras articulaciones en el transcurso de unos pocos meses o años. Puede tener dolor y sensibilidad en la parte media superior de la espalda, el cuello, los omóplatos, las costillas, los muslos y los talones.

Tratamiento:

  • Medicación antiinflamatoria.
  • Medicamentos recetados.
  • Inyecciones de esteroides.
  • Terapia física, como ejercicios en el suelo y en el agua.

Rigidez

También puede tener más rigidez en su cuerpo con el tiempo. La rigidez también puede extenderse a la parte superior de la espalda, cuello, hombros y caja torácica. La rigidez puede ser peor en las mañanas y mejorar ligeramente durante el día. También puede tener espasmos musculares o espasmos.

Tratamiento:

  • Medicación antiinflamatoria.
  • Medicamentos recetados.
  • Relajantes musculares.
  • Terapia física.
  • Ejercicios de suelo y agua.
  • Sauna de infrarrojos.
  • Terapia de Masajes.

Pérdida de flexibilidad

Puede perder flexibilidad normal en algunas articulaciones. La inflamación a largo plazo en las articulaciones puede fusionarse o unir los huesos. Esto hace que las articulaciones sean más rígidas, dolorosas y difíciles de mover. Es posible que tenga menos flexibilidad en la espalda y las caderas.

Tratamiento:

  • Medicación antiinflamatoria.
  • Prescripción médica.
  • Relajantes musculares.
  • Inyecciones de esteroides.
  • Cirugía de espalda o cadera.
  • Terapia física.

Respiración dificultosa

Los huesos en su caja torácica también pueden fusionarse o unirse. La caja torácica está diseñada para ser flexible para ayudarle a respirar. Si las articulaciones de las costillas se vuelven más rígidas, puede ser más difícil que su pecho y pulmones se expandan. Esto puede hacer que su pecho se sienta apretado.

Tratamiento:

  • Medicación antiinflamatoria.
  • Medicamentos antiinflamatorios recetados.
  • Inyecciones de esteroides.
  • Terapia física.

Dificultad para moverse

La espondilitis anquilosante puede afectar incluso más articulaciones con el tiempo. Puede tener dolor e hinchazón en las caderas, rodillas, tobillos, talones y dedos de los pies. Esto puede hacer que sea difícil pararse, sentarse y caminar.

Tratamiento:

  • Medicación antiinflamatoria.
  • Prescripción médica.
  • Relajantes musculares.
  • Inyecciones de esteroides.
  • Terapia física.
  • Rodillera o tobillera.

Dedos rígidos

Los brotes de espondilitis anquilosante también pueden propagarse a los dedos con el tiempo. Esto puede hacer que las articulaciones de los dedos se pongan rígidas, inflamadas y dolorosas. Es posible que tenga dificultad para mover los dedos, escribir y sostener cosas.

Tratamiento:

  • Medicación antiinflamatoria.
  • Prescripción médica.
  • Inyecciones de esteroides.
  • Terapia física.
  • Ortesis de mano o muñeca.

Inflamación ocular

Más de una cuarta parte de las personas con espondilitis anquilosante tienen inflamación ocular. Esta condición se llama iritis o uveítis. Causa enrojecimiento, dolor, visión borrosa y flotadores en uno o ambos ojos. Sus ojos también pueden ser sensibles a la luz brillante.

Tratamiento:

  • Gotas esteroides para los ojos.
  • Gotas oculares para dilatar las pupilas.
  • Prescripción médica.

Inflamación pulmonar y cardíaca

En raras ocasiones, los brotes de espondilitis anquilosante pueden afectar el corazón y los pulmones con el tiempo en algunas personas.

Tratamiento:

  • Medicación antiinflamatoria.
  • Prescripción médica.
  • Inyecciones de esteroides.

¿Cuánto tiempo duran los brotes?

Las personas con espondilitis anquilosante suelen tener brotes de una a cinco veces en un año. Los brotes pueden durar desde unos pocos días hasta tres meses o más.

Causas y desencadenantes de brotes

No hay causas conocidas para la espondilitis anquilosante. Los brotes no siempre pueden ser controlados. Algunas personas con espondilitis anquilosante pueden sentir que sus brotes tienen ciertos desencadenantes. Conocer sus factores desencadenantes, si tiene alguno, puede ayudar a prevenir los brotes.

Un estudio médico encontró que el 80 por ciento de las personas con espondilitis anquilosante sentían que el estrés desencadenó sus brotes.

Prevenir y gestionar los brotes

Las opciones de estilo de vida saludables también pueden ayudar a controlar los brotes. Por ejemplo, el ejercicio regular y la terapia física pueden ayudar a reducir el dolor y la rigidez.

Dejar de fumar y evitar el humo de otros fumadores. Las personas con espondilitis anquilosante que fuman tienen un mayor riesgo de daño de la columna vertebral. Esta condición también afecta a su corazón. Es posible que tenga un mayor riesgo de enfermedad cardíaca y accidente cerebrovascular si es fumador.

Tome todos los medicamentos exactamente según lo prescrito para ayudar a prevenir y calmar los brotes. Su médico puede recetarle uno o más medicamentos que ayudan a controlar la inflamación.

¿Cuál es la perspectiva?

Cualquier trastorno o condición puede conducir a síntomas emocionales. En un estudio, aproximadamente el 75 por ciento de las personas con espondilitis anquilosante informaron que sentían depresión, ira y aislamiento. Hable con su médico acerca de sus emociones o busque la ayuda de un profesional de salud mental.

Unirse a un grupo de apoyo y obtener más información puede ayudarlo a sentirse en control de su tratamiento. Únase a una organización de espondilitis anquilosante para mantenerse al día con nuevas investigaciones de salud. Hable con otras personas con esta afección para encontrar la mejor manera de manejar la espondilitis anquilosante para usted.

Su experiencia con brotes de espondilitis anquilosante no será la misma que otras personas con esta afección. Preste atención a su cuerpo. Mantenga un diario de los síntomas y tratamiento. Además, registre los posibles desencadenantes que podrías notar.

Dígale a su médico si cree que un tratamiento está ayudando a prevenir los brotes o reducir los síntomas o si siente que el tratamiento no le está ayudando. Lo que funcionó antes ya no funcionará con el tiempo. Es posible que su médico tenga que cambiar sus tratamientos a medida que cambie su espondilitis anquilosante.

*** El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.