Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

Artritis reactiva o síndrome de Reiter

¿Qué es la Artritis reactiva?

La artritis reactiva, anteriormente llamada síndrome de Reiter, es un tipo de artritis que ocurre como una "reacción" a una infección bacteriana en otra parte del cuerpo. Los tipos más comunes de infección que pueden conducir a la artritis reactiva son las infecciones ETS y las infecciones del sistema digestivo (generalmente como resultado de una intoxicación alimentaria).

Normalmente, cuando una persona tiene una infección, el sistema inmunitario interviene para combatirla. Sin embargo, en una persona con artritis reactiva, esta actividad del sistema inmune continúa después de que la infección se ha eliminado. Esto conduce a la hinchazón de las articulaciones, aunque las articulaciones en sí no están infectadas.

Las articulaciones de las rodillas, los pies y los tobillos se ven comúnmente afectadas por la artritis reactiva y se hinchan y duelen. Otros síntomas pueden incluir inflamación de los ojos (conjuntivitis), inflamación de los tendones (tendinitis) e inflamación de los tejidos (entesis) que conectan los ligamentos o tendones con los huesos (entesitis).

La artritis reactiva puede ocurrir a cualquier edad, sin embargo, tiende a afectar a personas (en su mayoría hombres) de entre 20 y 50 años. La mayoría de las personas con artritis reactiva descubrirán que la afección desaparece por completo en 6 a 12 meses. Sin embargo, para algunas personas, los síntomas pueden persistir por un período de tiempo más largo o pueden reaparecer.

La artritis reactiva no es contagiosa, aunque la bacteria que ha causado la afección puede transmitirse a otros a través de las relaciones íntimas y la comida contaminada.

Síntomas de artritis reactiva

Los síntomas de la artritis reactiva se desarrollan algunas semanas después de la infección y pueden incluir:

  • Dolor, hinchazón o rigidez en una articulación (artritis).
  • Dolor en la parte baja de la espalda y las nalgas.
  • Dolor e inflamación de los tendones, como el tendón de Aquiles en la parte posterior del talón.
  • Dolor y enrojecimiento en los ojos. Algunas personas pueden desarrollar conjuntivitis (inflamación de la capa externa del ojo) o uveítis (inflamación de la capa media del ojo).
  • Erupción en las palmas de las manos o las plantas de los pies.
  • Úlceras en la boca.
  • Diarrea: esto puede ocurrir antes de la artritis.

Causas de la artritis reactiva

Las infecciones bacterianas que se sabe que causan artritis reactiva incluyen:

  • La bacteria de intoxicación alimentaria Salmonella.
  • Bacterias que causan enfermedades gastrointestinales como Shigella, Yersinia o Campylobacter.
  • La infección de transmisión por clamidia (causada por la bacteria Chlamydia trachomatis).

La mayoría de las personas que contraen una de estas infecciones bacterianas no desarrollan artritis reactiva. No se sabe por qué algunas personas desarrollan artritis y otras no.

Si tienes un marcador genético conocido como HLA-B27, es más probable que desarrolles la afección. Tener el gen HLA-B27 también podría aumentar la probabilidad de tener más episodios en el futuro. Sin embargo, muchas otras personas tienen este marcador y nunca desarrollan artritis reactiva. Entonces, la razón por la cual algunos desarrollan artritis reactiva y otros no, sigue siendo un misterio.

Diagnóstico de artritis reactiva

No existe una prueba específica para diagnosticar la artritis reactiva, por lo que el médico usará varios exámenes y pruebas diferentes, que incluyen:

  • Comprobar historial médico, por ejemplo, tus síntomas actuales, así como cualquier enfermedad, infección u otro problema de salud reciente.
  • Examen físico de las articulaciones, la columna vertebral, los ojos y la piel para verificar si hay inflamación y otros cambios (por ejemplo, cambios en el movimiento articular, erupciones).
  • Se pueden tomar muestras de orina o heces para verificar la presencia de infección.
  • Análisis de sangre: para buscar signos de inflamación.
  • Hisopos de garganta, pene o vagina para verificar si hay signos de infección o inflamación.
  • Radiografías: se pueden usar para buscar signos de artritis.
  • Pruebas para descartar otras formas de artritis.
  • Artrocentesis: se toma una muestra de líquido articular y se analiza en un laboratorio (esto se hace para descartar afecciones como la gota que pueden causar síntomas similares).

Tratamiento para la artritis reactiva

No existe cura para la artritis reactiva. La atención médica tiene como objetivo controlar los síntomas hasta que mejore. El tratamiento puede incluir:

  • Antibióticos: para destruir la bacteria que causó la infección inicial. Sin embargo, los antibióticos no tratan los síntomas de la artritis reactiva.
  • Si se desarrolló artritis reactiva como resultado de una infección con la bacteria Chlamydia trachomatis, la pareja o parejas también deben ser tratadas con antibióticos.
  • Gotas o ungüento para tratar la conjuntivitis o gotas de esteroides para tratar la iritis.
  • Se pueden usar medicamentos antiinflamatorios no esteroideos para aliviar la inflamación y el dolor de las articulaciones.
  • corticosteroides: si se tiene dolor intenso e inflamación en las articulaciones, entonces el médico puede recetar un medicamento antiinflamatorio más fuerte llamado corticosteroide. Estos pueden tomarse como pastillas o administrarse por inyección directamente en una articulación, músculo u otro tejido blando.
  • Se pueden administrar medicamentos antirreumáticos modificadores de la enfermedad si la artritis reactiva persiste durante un período prolongado. Trabajan para controlar su sistema inmunitario hiperactivo. Ayudan a aliviar el dolor y la inflamación, y también pueden reducir o prevenir el daño articular.
  • La fisioterapia puede ayudar a mantener móviles las articulaciones afectadas y fortalecer los ligamentos, tendones y músculos circundantes.
  • Los ejercicios de bajo impacto como caminar, andar en bicicleta estática, aeróbicos acuáticos o nadar pueden ser útiles para mantenerse en movimiento y activo. Habla con tu médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios.
  • La uveítis requiere tratamiento especializado. Si desarrolla uveítis, el médico puede derivar a un oftalmólogo para recibir tratamiento.
  • El médico también puede derivar a un reumatólogo si es necesario.

Autogestión de la artritis reactiva

Además de seguir el plan de tratamiento que, del equipo de atención médica, hay muchas cosas que se pueden hacer para controlar la artritis reactiva y obtener los mejores resultados:

  • Infórmate sobre tu condición. Saber lo más posible sobre la artritis reactiva significa que puedes tomar decisiones sobre la atención médica y desempeñar un papel activo en el manejo de su condición.
  • Trabaja con tu equipo de atención médica. mantenlos actualizados sobre cómo van las cosas, incluidos los cambios en los síntomas, cualquier problema con tus medicamentos, si tienes dificultades para mantenerte activo o en el trabajo, si te sientes ansioso o preocupado.
  • Mantente físicamente activo. La actividad física regular tiene muchos beneficios para la salud. También puede ayudar a controlar los síntomas de la afección. Cuando comiences a hacer ejercicio regularmente, deberías notar una mejora en tus niveles de dolor, la calidad del sueño, los niveles de energía y la fuerza y ​​estado físico general.
  • Comer bien. Seguir una dieta equilibrada puede ayudar a obtener mejores niveles de energía, ayudar a mantener el peso y brindar una mayor sensación de bienestar.
  • Aprende formas de controlar el dolor. Esto puede incluir compresas de calor o frío para aliviar dolores musculares y dolor en las articulaciones, técnicas de relajación, ejercicio suave y medicamentos para el alivio del dolor a corto plazo.
  • Usa estrategias de relajación. Hay una gran variedad de técnicas de relajación, desde escuchar la música favorita, respiración profunda, salir a caminar, relajación muscular progresiva y más. Prueba varias estrategias diferentes para ver qué funciona mejor para ti.
  • Trabajar: es bueno para tu salud y bienestar. Habla con tu médico o con profesionales de la salud sobre formas de ayudarte a regresar o permanecer en el trabajo.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.