Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

osteoartritis

Osteoartritis

La osteoartritis es una afección que hace que las articulaciones se sientan dolorosas y rígidas.

Los síntomas de la osteoartritis

Los principales síntomas de la osteoartritis son dolor y rigidez en las articulaciones. Algunas personas también experimentan hinchazón, sensibilidad y un sonido de rejilla o crepitante al mover las articulaciones afectadas.

La gravedad de los síntomas de osteoartritis puede variar mucho de una persona a otra, y entre diferentes articulaciones afectadas.

Para algunas personas, los síntomas pueden ser leves y pueden aparecer y desaparecer. Otras personas pueden experimentar problemas más continuos y graves, lo que dificulta la realización de actividades cotidianas.

Casi cualquier articulación puede verse afectada por la osteoartritis, pero la afección generalmente causa problemas en las rodillas, las caderas y las articulaciones pequeñas de las manos.

Debe consultar a su médico de cabecera si tiene síntomas persistentes de osteoartritis para que puedan confirmar el diagnóstico y prescribir cualquier tratamiento necesario.

Causas de la osteoartritis

Como parte de la vida normal, sus articulaciones están expuestas a un nivel bajo de daño constante. En la mayoría de los casos, su cuerpo repara el daño y no experimenta ningún síntoma.

Pero en la osteoartritis, el cartílago protector en los extremos de los huesos se rompe, causando dolor, hinchazón y problemas para mover la articulación. Se pueden desarrollar crecimientos óseos y el área puede inflamarse (enrojecerse e inflamarse).

No se conoce la causa exacta, pero se cree que varias cosas aumentan el riesgo de desarrollar osteoartritis, entre ellas:

  • Lesión en la articulación: uso excesivo de la articulación cuando no ha tenido tiempo suficiente para sanar después de una lesión u operación.
  • Otras afecciones (artritis secundaria): la osteoartritis puede ocurrir en las articulaciones gravemente dañadas por una afección previa o existente, como la artritis reumatoide o la gota.
  • Edad: su riesgo de desarrollar la enfermedad aumenta a medida que envejece.
  • Antecedentes familiares: la osteoartritis puede darse en familias, aunque los estudios no han identificado un solo gen responsable.
  • Obesidad: ser obeso ejerce un exceso de tensión en las articulaciones, especialmente en aquellas que soportan la mayor parte de su peso, como las rodillas y las caderas.

Diagnóstico de la artrosis

Para ayudar a determinar si tiene osteoartritis, su médico de cabecera primero le preguntará acerca de sus síntomas y examinará sus articulaciones.

Su médico de cabecera puede sospechar osteoartritis si:

  • Tiene 50 años o más.
  • Tiene dolor en las articulaciones que empeora con el uso.
  • Tiene rigidez en las articulaciones por la mañana que dura menos de 30 minutos, o ninguna rigidez en absoluto.

Si sus síntomas son ligeramente diferentes de los enumerados anteriormente, esto puede indicar otra afección articular. Por ejemplo, la rigidez articular prolongada en la mañana puede ser un signo de artritis reumatoide.

Las pruebas adicionales, como radiografías o análisis de sangre, no suelen ser necesarias, pero se pueden usar para descartar otras posibles causas, como la artritis reumatoide o un hueso fracturado.

Tratamiento

La osteoartritis es una afección a largo plazo y no se puede curar, pero no necesariamente empeora con el tiempo y, a veces, puede mejorar gradualmente. Una serie de tratamientos también están disponibles para reducir los síntomas.

Los síntomas leves a veces se pueden manejar con medidas simples que incluyen:

  • Ejercicio regular.
  • Perder peso si tiene sobrepeso.
  • Llevar calzado adecuado.
  • Usar dispositivos especiales para reducir la tensión en sus articulaciones durante sus actividades diarias.

Si sus síntomas son más graves, es posible que necesite tratamientos adicionales, como analgésicos y un plan de ejercicios estructurado bajo la supervisión de un fisioterapeuta.

En un pequeño número de casos, donde los tratamientos anteriores no han ayudado o el daño a las articulaciones es particularmente grave, se puede realizar una cirugía para reparar, fortalecer o reemplazar una articulación dañada.

Viviendo con osteoartritis

Dado que la osteoartritis es una afección a largo plazo, es importante que reciba apoyo para ayudarlo a enfrentar cualquier problema, como movilidad reducida, y asesoramiento sobre cualquier apoyo financiero necesario.

A algunas personas les puede resultar útil hablar con su médico de cabecera o con otras personas que viven con osteoartritis, ya que puede tener preguntas o inquietudes que desee compartir.

Prevención de la osteoartritis

No es posible prevenir la osteoartritis por completo. Sin embargo, es posible que pueda minimizar el riesgo de desarrollar la afección al evitar lesiones y mantenerse lo más saludable posible.

Ejercicio

Evite el ejercicio que ponga presión en sus articulaciones y las obligue a soportar una carga excesiva, como correr y entrenar con pesas. En su lugar, intente ejercicios como la natación y el ciclismo, donde sus articulaciones están mejor apoyadas y la tensión en sus articulaciones es más controlada.

Trate de hacer por lo menos 150 minutos (2 horas y 30 minutos) de actividad aeróbica de intensidad moderada (como montar en bicicleta o caminar rápido) cada semana para aumentar la fuerza muscular y mantenerse saludable en general.

Postura

También puede ayudar a mantener una buena postura en todo momento y evitar permanecer en la misma posición durante demasiado tiempo.

Si trabaja en un escritorio, asegúrese de que su silla esté a la altura correcta y tome descansos regulares para moverse.

Perder peso

Tener sobrepeso u obesidad puede aumentar la tensión en las articulaciones y aumentar el riesgo de desarrollar osteoartritis. Si tiene sobrepeso, perder peso puede ayudar a disminuir sus probabilidades de desarrollar la condición.

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.