El conejo de terciopelo - Cuentos Clásicos infantiles

Recursos educativos - Cuentos para niños - Cuentos Clásicos

El conejo de terciopelo

Un suave y esponjoso Conejo de Terciopelo vivía en una caja de juguetes en la habitación de un niño. Cada día, el niño abría la caja de juguetes y cogía al Conejo de Terciopelo. Y el Conejo de Terciopelo era feliz.

Luego llegaron a la caja juguetes más nuevos y brillantes. Tenían trucos especiales. Algunos se movían cuando el niño pulsaba un botón. Otros rebotaban alto.

El Conejo de Terciopelo no tenía trucos especiales ni botones. No es de extrañar que el Niño empezara a elegir estos otros juguetes nuevos.

Por la noche, cuando los juguetes volvieron a estar todos en la caja de juguetes, los otros juguetes hablaron con orgullo de las cosas buenas que podían hacer. El Conejo de Terciopelo estaba callado. No había mucho que decir.

Sólo otro juguete de la caja de juguetes era como el Conejo de Terciopelo. El Caballo Vaquero también era un juguete suave y esponjoso. Pero era viejo. La mayor parte de su pelo estaba desgastado. Sólo le quedaba un ojo.

Caballo Vaquero le dijo a Conejo de Terciopelo: "Los peluches como nosotros somos los más afortunados. Somos los más queridos. Y cuando los peluches reciben amor y cariño, podemos llegar a ser Reales".

"¿Qué es Real?", dijo el Conejo de Terciopelo.

"Ser Real es lo mejor", dijo Caballo de Piel. "Puedes moverte cuando quieras. Cuando eres Real, si te quieren, puedes devolver el amor".

Un día, Nana, que cuidaba del Niño, abrió de golpe la tapa de la caja de juguetes. Dijo en un tono de preocupación: "¡Oh, vaya! El perrito de paseo ha desaparecido. Tengo que encontrar otra cosa para el Niño". En un segundo, el Conejo de Terciopelo se encontraba en la cama con el Niño.

Así comenzó otra época feliz para el Conejo de Terciopelo. Cada noche, el niño abrazaba al Conejo. Por la mañana, el niño le enseñaba a hacer agujeros bajo las sábanas. Si el niño salía a un picnic o al parque, el conejo también lo acompañaba.

Después de un tiempo, con los abrazos y las caricias, gran parte del pelaje del Conejo de Terciopelo se enmarañó. Su nariz rosa se volvió menos rosa con todos los besos del Niño. Pero al Conejo no le importaba. Era feliz.

Un día el Niño se puso enfermo. La frente se le puso muy caliente. El médico iba y venía. Nana iba y venía con miedo. Día tras día, el Niño se quedó en la cama. Al Conejo de Terciopelo no le quedaba más remedio que quedarse en la cama también, día tras día.

Y por fin, el Niño mejoró. ¡Qué alegría en la casa! El médico dijo que el Niño debía ir a la costa. Qué maravilla! pensó el Conejo de Terciopelo. Muchas veces el Niño había hablado alegremente de la costa, de sus arenas blancas y de su gran océano azul.

"¿Y este viejo conejo?" preguntó Nana al doctor.

"¿Esa cosa vieja?", dijo el médico. "Está lleno de gérmenes de escarlatina. Quemadlo de inmediato. Consigue un conejo nuevo".

Así que el Conejo de Terciopelo fue arrojado a un saco junto con las sábanas del Niño y la ropa vieja y un montón de trastos. El saco fue llevado al patio trasero. Le dijeron al jardinero que lo quemara todo.

Pero el jardinero estaba demasiado ocupado recogiendo las judías y los guisantes antes del anochecer, así que dejó el saco. "Me ocuparé de él mañana", dijo. El saco no estaba atado por arriba, y el Conejo de Terciopelo se salió. Al día siguiente, cuando el jardinero recogió el saco para llevárselo a quemar, el Conejo de Terciopelo no estaba dentro.

Entonces empezó a llover. El Conejo de Terciopelo estaba triste. Tan lejos del Niño, sin poder volver a estar juntos ¡y ahora empapado! Una lágrima cayó del ojo del Conejo de Terciopelo, sobre su mejilla. Cayó sobre la hierba.

De repente, en el lugar donde cayó la lágrima, creció una flor. Entonces el capullo de la flor se abrió. Y apareció una pequeña hada.

"Conejito", dijo el Hada. "¿Sabes quién soy?"

"Ojalá lo supiera", dijo el Conejo de Terciopelo.

"Soy el Hada que cuida de los juguetes que son bien amados", dijo el Hada.

Para entonces, el Conejo de Terciopelo estaba desaliñado y gris. El niño le había quitado todos los bigotes. El forro rosa de las orejas hacía tiempo que se había vuelto gris. Sus manchas marrones, antes frescas y brillantes, estaban ahora descoloridas y eran difíciles de ver.

"Ya es hora de que te haga Real", dijo el Hada.

Con un toque de la varita del Hada, el Conejo de Terciopelo se sintió diferente. Con cosquillas. De repente, cada una de sus dos patas cosidas con fuerza, ¡podía moverse!

Una mosca se posó en la cabeza del Conejo de Terciopelo y le picó. Tan rápido como un guiño, la pata estaba en la cabeza del conejo para rascarla.

"¡Así que esto es ser real! "¡Puedo moverme cuando quiera!"

"Te mostraré algunos nuevos amigos", dijo el Hada. Y el Hada se llevó al Conejo de Terciopelo donde varios conejos corrían y saltaban. Pronto fueron todos grandes amigos.

El tiempo pasó. El chico volvió de la costa. Ya estaba mejor.

Un día, el Niño fue al patio trasero a jugar. De los árboles cercanos, saltaron unos cuantos conejos. Uno de los conejos era de color marrón y otro era blanco. Un tercer conejo tenía manchas marrones, la mayoría difuminadas. Ese fue el que saltó más cerca del niño.

El niño pensó: "Vaya, este conejo se parece a mi viejo conejo que se perdió cuando yo estaba enfermo. Me encantaba ese conejo".

Lo que no sabía era que se trataba de su propio conejo, que había vuelto a ver al niño. Porque él era la razón por la que el Conejo de Terciopelo se había hecho real.

Preguntas para pensar y compartir:

Pregunta 1: El Niño tuvo que despedirse del Conejo de Terciopelo. Cuenta alguna vez que hayas tenido que dejar atrás algo o a alguien que querías.

Pregunta 2: El Conejo de Terciopelo regresó al final con el Niño. Cuenta una ocasión en la que algo que querías haya vuelto a ti.

♥ También puedes leer Cenicienta y Blancanieves y los siete enanitos

Otros cuentos

Comparte este artículo!