Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

vacia llena

¿Vacía o llena? - Cuentos para Reflexionar

Alicia estaba compartiendo un relajante paseo con su padre una mañana de primavera cuando éste, de improviso, se paró en una de las curvas del camino. Tras un breve silencio, le preguntó: "Además del trino de los pájaros, ¿qué más oyes, Alicia?". La niña puso todos sus sentidos en ello y le contestó: "Papá, ahora mismo me parece oír una carreta que se acerca lentamente por detrás de nosotros". "Exacto -continúo su padre-. Y, si aguzas el oído, verás que es una carrera vacía".

Sin salir de su asombro, Alicia le preguntó: "¿Y si no la has visto aún, cómo sabes que es una carreta vacía?". Entonces, su padre le respondió: "Es fácil saber cuándo una carreta está vacía por el ruido que hace. Cuanto menos cosas transporta, más aparatoso es el sonido que provoca. Eso mismo puedes aplicarlo a las personas que sólo saben presumir de sí mismas".

Alicia fue cumpliendo años y, cuando veía a alguien alardeando de sus posesiones, pavoneándose e interrumpiendo a los demás, era como si escuchase de nuevo las palabras de su padre: "Cuanto más vacía la carreta, mayor el ruido que hace". Y es que, a menudo, quienes hablan de sí mismos sin parar son quienes menos cosas interesantes tienen que contarnos.