Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

citomegalovirus embarazo

¿Sabes qué es el citomegalovirus?

Es muy probable que nunca hayas escuchado este nombre o quizás lo estás buscando porque te lo han diagnosticado y quieres infórmate de cómo puede afectar al embarazo y al bebé. La verdad es que no es conocido, es un tipo de herpes virus y como dato curioso te cuento que el 60% de las mujeres lo han pasado incluso antes de quedarse embarazadas. Podemos contagiarnos desde el nacimiento de manera progresiva y el virus permanecer en nosotros durante años sin recaer.

¿Puede afectar al feto?

En el caso de que te infectes por primera vez cuando estés embarazada, sí que puede afectarle y puede ser grave. La infección se transmite a través de la placenta en el 35% de los casos.

También puede ocurrir que tengas una recaída de la infección durante el embarazo y el bebé se puede infectar. La infección congénita no suele tener trascendencia, ni secuelas para el 80% de los fetos. El resto puede llegar a tener lesiones.

  1. ¿Qué pasa si te infectas al principio de la gestación? Pues que hay menos posibilidades de infección para el bebé, pero en caso de hacerlo las secuelas serían más graves.
  2. ¿Qué pasa si te infectas al final de la gestación? En este caso, es casi seguro que el bebé se infectará, pero es muy poco probable que le deje secuelas.

Después del parto es poco probable que el bebé se infecte y tampoco es habitual que lo haga durante la lactancia.

¿Cómo puede transmitirse el citomegalovirus?

A través de los fluidos corporales: Saliva, orina, sangre, mucosidades y semen.

Por ejemplo, es muy habitual que los niños se contagien en la guardería o centro infantil. O cuando llega la edad en la que se comienzan a tener relaciones o a intimar.

Durante el embarazo la forma más fácil de contagiarse es a través de la orina y de las secreciones de bebés o niños pequeños que han sido contagiados. Por lo tanto tendrás más riesgo si tienes niños pequeños, eres educadora infantil o trabajas en un centro sanitario.

¿Qué síntomas puedes sentir?

Podrían confundirse con una gripe y el virus puede pasar sin apenas darte cuenta.

  • Fiebre
  • Dolor de garganta
  • Inflamación de los ganglios del cuello
  • Malestar general
  • Dolores en las articulaciones
  • Debilidad o fatiga

¿Cuáles son las lesiones que puede producirle al bebé?

  • Retraso en el crecimiento intrauterino
  • Muerte del feto o neonatal
  • Microcefalia. Cuando el bebé nace con la cabeza muy pequeña.
  • Lesiones auditivas
  • Lesiones oculares
  • Ictericia
  • Anemia
  • hepatoesplenomegalia o recrecimiento del hígado y bazo

Durante el embarazo algunas lesiones pueden ya manifestarse en el feto y se pueden detectar mediante ecografía.

Puede pasar que el bebé nazca sin problemas y más tarde, en sus primeros años aparezcan lesiones oculares, auditivas o discapacidad mental.

Diagnóstico

No es fácil diagnosticarlo, además en la mayoría de los casos no se presentan síntomas y en los que sí, pueden confundirse con una gripe.

El estudio no es obligado en los controles de seguimiento del embarazo. Se pueden hacer análisis para comprobar si se ha pasado por la enfermedad y si no es así, tomar medidas para evitar el contagio.

Se debe hacer el estudio si tienes factores de riesgo, por ejemplo, si estás embarazada y tienes niños pequeños en un centro infantil, eres maestra o trabajas con niños pequeños, trabajas en un centro sanitario o en caso de inmunodeficiencia.

¿Cómo se diagnostica al feto?

Si hay sospechas de que la madre tiene el virus o hay evidencias en la ecografía, se puede hacer un análisis a la sangre del feto (cordocentesis) o al líquido amniótico (aminiocentesis), y hacer un cultivo o un estudio serológico.

¿Cómo evitar la infección de citomegalovirus durante el embarazo?

Extremando las medidas de higiene. Especialmente cuando se tienen factores de riesgo.

Lávate las manos con mucha frecuencia. Sobre todo si tienes niños pequeños a tu cuidado.

No compartas comida, bebidas, cubiertos con niños pequeños.

Evita el contacto con cualquier secreción (mocos, saliva, chupetes… de los bebés o niños pequeños).

Lava los objetos y juguetes que los niños se metan en la boca.

En el caso de que tu pareja tenga la infección activa, usa preservativo.

Si tienes el conocimiento de haber pasado por la infección y estás planeando quedarte embarazada, lo recomendable es que esperes unos seis meses o hasta que obtengas 3 determinaciones negativas del virus en sangre. Consulta con tu ginecólogo.

Tratamiento

No suelen ser muy eficaces y no existe vacuna. En caso necesario tu médico valorará la situación y te indicará que hacer.