¿Qué leche para un bebé intolerante a la lactosa? Intolerancia a la lactosa en bebés y niños

La verdadera deficiencia de lactasa es poco frecuente, pero la intolerancia transitoria a la lactosa es muy común en los bebés, especialmente después de episodios de gastroenteritis o tras una infección o alergia o una enfermedad que dañe el intestino. Deben tomarse precauciones mientras la mucosa intestinal se cura y la lactasa vuelve a ser efectiva.

Síntomas de intolerancia a la lactosa para el bebé

La intolerancia a la lactosa es un problema para digerir el azúcar contenido en la leche (lactosa) y sus derivados. Está relacionado con una secreción insuficiente de lactasa, la famosa enzima que permite digerir la lactosa en el intestino. La lactosa, no transformada por la lactasa, acaba en el intestino donde fermenta. Esto conduce a síntomas digestivos incómodos.

Así pues, a diferencia de la alergia, en la intolerancia no interviene el sistema inmunitario: el organismo no se defiende de una sustancia que no tolera. La reacción es puramente metabólica. Si tú o tu pareja sois intolerantes a la lactosa, no tenéis que preocuparos por vuestro hijo: la intolerancia a la lactosa no se transmite -a no ser que la deficiencia de lactasa sea hereditaria- y los casos de intolerancia a la lactosa en recién nacidos son raros. El trastorno suele aparecer en torno a los 2-3 años: el niño se queja de molestias después de beber una gran cantidad de leche, por ejemplo, por la mañana.

En el caso de la intolerancia a la lactosa, los síntomas se parecen mucho a los de la alergia, pero se limitan al tracto gastrointestinal:

  • Hinchazón (estómago hinchado).
  • Dolor abdominal.
  • Calambres de estómago.
  • Gases.

En las formas más graves, el niño puede sufrir diarreas y vómitos especialmente irritantes.

La intensidad y la duración de los síntomas dependen de la cantidad de leche ingerida, ya que se deben a la fermentación de la lactosa en el tubo digestivo.

En el caso de la deficiencia congénita de lactasa, una enfermedad hereditaria, los síntomas comienzan en los primeros días después del nacimiento con heces acuosas que suelen ir acompañadas de vómitos. El recién nacido no gana suficiente peso. Se trata de una enfermedad metabólica más amplia que requiere un tratamiento rápido.

Sin embargo, hay que tener en cuenta que existen formas de intolerancia transitoria a la lactosa. En efecto, ciertas situaciones alteran la producción de lactasa, como cuando el niño contrae una gastroenteritis, una infección parasitaria o una reacción alérgica que daña puntualmente el intestino. La intolerancia puede durar desde unos días hasta unos meses.

¿A quién debo acudir si mi bebé es intolerante a la lactosa?

Si tienes alguna duda sobre tu hijo, habla con un médico sobre sus síntomas. Aunque el médico no puede diagnosticar a tu hijo inmediatamente, te hará varias preguntas sobre su dieta si se sospecha que tiene intolerancia a la lactosa. En este caso, aprovechará para hacer las recomendaciones oportunas sobre lo que hay que hacer mientras se esperan los resultados para saber:

  • Los cambios que hay que hacer en la dieta del niño para satisfacer sus necesidades nutricionales, teniendo en cuenta cualquier intolerancia a la lactosa.
  • La cantidad de leche y otros productos lácteos que el niño puede consumir sin sufrir molestias.
  • Las palabras clave que hay que buscar en las etiquetas de los alimentos para identificar la presencia de leche.

Hay que tener en cuenta que a menudo no es necesario hacer un diagnóstico más preciso con pruebas de laboratorio ni considerar tratamientos farmacológicos basados en la lactasa sintética. A menos que la intolerancia a la lactosa sea muy severa y los síntomas muy fuertes no mejoren a pesar del ajuste dietético. En este caso, debe ser remitido a un gastroenterólogo, posiblemente especializado en pediatría.

¿Cómo se trata la intolerancia a la lactosa en los bebés?

Si la intolerancia se produce como consecuencia de una infección, como una gastroenteritis, una enfermedad celíaca, una infección parasitaria o una reacción alérgica, por ejemplo, desaparecerá cuando el niño se recupere. A continuación, la leche debe reintroducirse gradualmente durante un período de varias semanas para que la actividad de la lactasa pueda restablecerse lentamente.

Por otro lado, si se confirma la intolerancia a la lactosa, el médico te ayudará a definir la dosis de leche que tu hijo es capaz de tolerar al día en función de la gravedad de los síntomas que presenta. A menos que la intolerancia sea realmente fuerte, los profesionales de la salud suelen ser muy reacios a utilizar productos etiquetados como "sin lactosa", que están cada vez más de moda. La idea es simplemente adaptar las comidas del niño a su sensibilidad particular. Adaptar la dosis de leche y sus derivados y no evitar del todo la lactosa: ¡esa es la norma!

Ten en cuenta que la tolerancia digestiva de la lactosa es mayor cuando la leche o los productos lácteos se combinan con otros alimentos.

Los quesos maduros no contienen lactosa. Por lo tanto, no es cuestión de privarse de ellos. Sólo la leche (incluida la leche en polvo y la leche fermentada, conocida como kéfir) y los quesos frescos contienen lactosa. En cuanto a la mantequilla y la nata, nunca se consumen solas y en grandes cantidades. Por lo tanto, no suponen un riesgo, excepto para las personas con intolerancia grave a la lactosa.

Sin embargo, ten cuidado con todos los productos elaborados con leche o derivados de la leche: tortitas, gofres, helados, cremas de postre, tabletas de chocolate, productos de chocolate blanco o con leche, etc.

En caso de una fuerte intolerancia, es necesario recordar al médico e informar al farmacéutico, ya que algunos medicamentos contienen lactosa.

En el caso de una deficiencia total demostrada, una rara enfermedad hereditaria llamada deficiencia congénita de lactasa, es absolutamente esencial evitar la leche y todos sus derivados. Un gastroenterólogo te ayudará a adoptar los reflejos adecuados con respecto a la dieta de tu bebé y te dará una lista de todos los ingredientes susceptibles de contener lactosa.

¿Qué leche debo elegir si mi bebé es intolerante a la lactosa?

Para satisfacer las necesidades de los bebés y niños con intolerancia a la lactosa, ya sea temporal o no, los laboratorios han formulado preparados para lactantes sin lactosa.

Estas leches se proponen en particular a los niños muy pequeños que presentan trastornos intestinales como la diarrea. En cuanto los síntomas mejoren, el niño volverá gradualmente a tomar la leche clásica. También se recomiendan para los bebés que sufren la enfermedad celíaca o cualquier infección gastrointestinal.

En el caso de la deficiencia congénita de lactasa, que induce la intolerancia a la lactosa desde el nacimiento de forma hereditaria, el niño debe ser alimentado sólo con fórmula infantil sin lactosa, si es alimentado con biberón. Si el niño es amamantado, la madre, por supuesto, adaptará su dieta.

En cuanto a la leche, es importante señalar que, incluso en caso de intolerancia grave a la lactosa (o alergia a las proteínas de la leche de vaca), las bebidas vegetales como las que se venden en los supermercados no se adaptan a las necesidades de los niños pequeños y son desaconsejadas oficialmente por los profesionales de la salud debido a los riesgos que presentan para el bebé (carencias importantes).

También te puede interesar leer: 

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!