Cómo bañar a un bebé, paso a paso

Cómo Lavar y bañar al bebé recién nacido de forma segura

No te pierdas esto vídeos que te muestran cómo bañar al bebé

No necesitas bañar a tu bebé todos los días. Tal vez prefieras lavarle la cara, el cuello, las manos y las nalgas con cuidado.

¿Cómo lavar al bebé?

Para asear al bebé sin bañarlo elige un momento en el que el bebé esté despierto y contento. Asegúrate de que la habitación esté a una temperatura adecuada. Prepara todo de antemano. Necesitarás un recipiente infantil o cubeta de agua caliente, una toalla, algodón, un pañal y ropa limpia.

  • Sostén a tu bebé sobre tus rodillas o ponlo en un cambiador. Quítale toda la ropa, excepto el body o camiseta y el pañal, y envuélvalo en una toalla.
  • Sumerge el algodón en el agua (asegúrate de que no se moje demasiado) y límpia suavemente alrededor de los ojos de tu bebé desde la nariz hacia afuera, usando un trozo de algodón fresco para cada ojo. Esto es para que no se transfiera ninguna pegajosidad o infección de un ojo a otro.
  • Utiliza un trozo de algodón limpio para limpiar alrededor de las orejas del bebé, pero no dentro de ellas. Nunca utilices bastoncillos de algodón para limpiar el interior de los oídos de tu bebé. Lava el resto de la cara, el cuello y las manos del bebé de la misma manera y séquelo suavemente con la toalla.
  • Quítale el pañal y lávale las nalgas y la zona genital con un algodón limpio y agua tibia. Sécalo con mucho cuidado, incluso entre los pliegues de la piel, y ponle un pañal limpio.
  • Ayudará a que el bebé se relaje si hablas con él mientras lo lavas. Cuanto más escuche tu voz, más se acostumbrará a escucharte y empezará a entender lo que dices.

Tips para bañar al bebé de forma segura:

video baño recien nacido

No necesitas bañar a tu bebé todos los días, pero si realmente lo disfruta, no hay razón para no hacerlo.

Es mejor no bañar al bebé inmediatamente después de alimentarlo o cuando tenga hambre o esté cansado. Asegúrate de que la habitación en la que lo bañes esté cálida (entre 22 y 25ºC y sin corrientes de aire).

  • Ten a mano todo lo que necesitas: una bañera infantil o un lavabo limpio con agua tibia, dos toallas, un pañal limpio, ropa limpia y algodón.
  • El agua debe estar tibia, no caliente. Compruébalo con la muñeca o el codo y mézclala bien para que no haya puntos calientes. La temperatura del agua debe estar entre los 34 y los 37ºC, si es menos se enfriará enseguida y si es mayor, puede resultar muy caliente para el bebé.
  • Sostén a tu bebé sobre tus rodillas y límpiale la cara, como se describió anteriormente.
  • A continuación, lávale el pelo con agua corriente, apoyándolo sobre el cuenco o cubeta.
  • Una vez que le hayas secado el pelo suavemente, puedes quitarle el pañal, limpiando cualquier suciedad.
  • Introduce al bebé suavemente dentro de la bañera usando una mano para sostener la parte superior de su brazo y apoyar su cabeza y hombros. Es muy importante que mantengas sujeto al bebé firmemente para que se sienta seguro/a.
  • No hace falta que añadas ningún limpiador líquido al agua de la bañera y en caso de hacerlo que sea mínimo. El agua corriente es lo mejor para la piel del bebé durante el primer mes.
  • Mantén la cabeza del bebé alejada del agua. Usa la otra mano para pasar suavemente el agua sobre el bebé sin salpicar.
  • Nunca dejes a tu bebé solo en la bañera, ni siquiera por un segundo. No dejes al bebé demasiado tiempo en el agua, ya que podría enfriarse.
  • Saca al bebé del agua con suavidad y sécalo con palmaditas, prestando especial atención a los pliegues de su piel.
  • Este es un buen momento para masajear a tu bebé. El masaje puede ayudar a que se relaje y duerma. Evita el uso de aceites o lociones hasta que el bebé tenga por lo menos un mes de edad.
  • Si el bebé parece tener miedo al bañarse y llora, intenta bañarte con él. Asegúrate de que el agua no esté demasiado caliente. Es más fácil si otra persona sostiene al bebé mientras entras y sales de la bañera.

🔆 También te puede interesar leer:

***El contenido de este sitio web es solo para fines informativos, es de carácter general y no está destinado a diagnosticar, tratar, curar o prevenir ninguna enfermedad, y no constituye asesoramiento profesional. La información en este sitio web no debe considerarse completa y no cubre todas las enfermedades, dolencias, condiciones físicas o su tratamiento. Debe consultar con su médico antes de comenzar cualquier programa de ejercicios, pérdida de peso o atención médica y / o cualquiera de los tratamientos de belleza.

Comparte este artículo!