Fue grande la revolución cuando se dio la aparición del los preservativos masculinos. Ahora, con el avance de esta época moderna y con todas las dificultades que ha traído la vida sexual de los hombres y mujeres de los días de hoy, ha aparecido como alternativa el preservativo femenino. En efecto, ahora existen disponibles para todo el público diferentes tipos de preservativos que se acomodan a las necesidades de cada persona y el preservativo femenino es una de estas alternativas nuevas que se ofrecen abiertas al público de los días de hoy.

El preservativo femenino es un elemento que, por supuesto, usa la mujer. A diferencia del preservativo masculino, el preservativo femenino se lo pone la mujer en su vagina para imitar las mismas funciones que ha cumplido el preservativo masculino, esto es, prevenir el embarazo no deseado y evitar el contagio de las enfermedades de transmisión sexual. Es por ello que el preservativo femenino es una alternativa especialmente útil para las mujeres.

Necesidades de orden social crearon la necesidad de la creación del preservativo femenino. Debido a que muchas mujeres no contaban con la confianza o con la colaboración de los hombres en el uso del preservativo masculino, se vio la necesidad de que ellas tuvieran la alternativa de usar de manera independiente un dispositivo como el preservativo femenino que les permitiese prevenir enfermedades de transmisión sexual principalmente, aunque también les permitiría prevenir los embarazos no deseados.

Hay que advertir que el uso del preservativo femenino no es compatible con el uso del preservativo masculino. Esto significa que en una misma relación sexual la pareja no debe usar a la vez preservativo femenino con el preservativo masculino, so pena de que entre ellos se rompan. Esta es una indicación que muchas de las personas que no consultan sobre el uso del preservativo femenino desatienden, pues muchas veces quieren asegurarse demasiado con los preservativos.

El preservativo femenino no es tan efectivo como lo puede ser el preservativo masculino. En efecto, la efectividad del preservativo femenino contra la prevención de embarazos no deseados es de un 95% contando con que la mujer que usa el preservativo femenino lo haga siguiendo correctamente todas las indicaciones. Si el uso del preservativo femenino no es el aconsejado y la mujer que lo usa no lo hace bien, la efectividad del preservativo femenino para la prevención del embarazo se reduce al 79%, lo cual es un porcentaje muy bajo que deja muchas dudas.

Respecto a la prevención de enfermedades, el preservativo femenino tampoco es tan efectivo como lo puede ser el preservativo masculino. En efecto, es mucho más fácil adquirir una enfermedad de transmisión sexual cuando se usa un preservativo femenino a cuando se usa el preservativo masculino. La efectividad que se registra con el uso del preservativo femenino contra las enfermedades de transmisión sexual es del 95%, lo cual no es una efectividad muy alentadora.

También hay que advertir que el preservativo femenino puede meterse al interior de la vagina de la mujer durante la relación sexual. Hay que tener cuidado cuando esto ocurre, pues es importante que inmediatamente ocurra esto se suspenda la relación sexual para sacar el preservativo. Una vez hecho esto, se debe cambiar este por otro para poder continuar con la relación. De lo contrario la mujer se puede exponer a infecciones al interior de su aparato reproductor.

Artículo aportado por Articulo.org

Acerca del autor: Administración de artículo.org