Cuentos para Reflexionar

Cuentos e historias para pensar y reflexionar que enseñan cosas sobre la vida.

ostra perla

Recursos Educativos - Cuentos e Historias cortas para reflexionar

La perla y la ostra

Un maestro le explicaba a su alumno más aplicado cuál es el origen de las perlas:

-Son unos de los objetos más bellos de la naturaleza pero, paradójicamente, son fruto del dolor, de la herida causada en su interior por la entrada de una sustancia extraña. Sólo hace falta que un diminuto grano de arena se introduzca en la concha para que las células del nácar que las recubre por dentro comiencen a hacer su lento trabajo cubriendo, capa tras capa, el cuerpo invasor para proteger la parte indefensa de la ostra. El resultado de esa "herida cicatrizada" será la perla.

sal vida

Recursos Educativos - Cuentos e Historias cortas para reflexionar

La sal de la vida

El anciano maestro hindú estaba ya cansado de escuchar las constantes quejas de su aprendiz, así que pensó que debía enseñarle algo que le hiciera recapacitar. Una mañana, le pidió que le trajera sal y, cuando regresó, el maestro le dijo que echara un puñado en un vaso y que, a continuación, se la bebiera.

-¿Cómo sabe ahora el agua?-, preguntó el anciano.

-Muy salada-, respondió el discípulo poniendo cara de asco.

Aguantándose la risa, el maestro le indicó que repitiera la acción, pero en lugar de tirar la sal en un vaso lo hiciera en un lago. Caminaron sin prisas hacia un gran lago situado en medio de un vergel a las afueras de su aldea y cuando el discípulo cumplió la orden, el venerable maestro le pidió que bebiese.

Los tres ancianos

Recursos Educativos - Cuentos e Historias cortas para reflexionar

Los tres ancianos

Una mujer que salía de su casa vio sentados en un banco a tres ancianos con aspecto de no haber comido en los últimos días. Se acercó a ellos y les invitó a pasar a su casa, donde les prepararía un buen desayuno. Pero, para su sorpresa, uno de los tres hombres le respondió: -Nosotros no podemos ser invitados a una casa juntos. -¿Por qué?, preguntó extrañada la generosa señora. El anciano con la barba más larga sólo le respondió: -Su nombre es Riqueza, dijo señalando a uno de sus compañeros. -El de este otro es Éxito y el mío, Amor. Ustedes decidirán a quién convidan, concluyó.

Afilar el hacha

Recursos Educativos - Cuentos e Historias cortas para reflexionar

Afilar el hacha

Un joven llegó a una zona del bosque donde había una importante empresa maderera para buscar trabajo. Tras entrevistarse con el jefe del equipo de leñadores, éste lo aceptó sin pensárselo dos veces viendo el aspecto que tenía el muchacho y, sobre todo, la fortaleza de sus brazos.

El primer día de trabajo en los montes se aplicó con todas sus fuerzas y cortó muchos árboles. El segundo día, puso el mismo empeño y energía, pero el resultado fue decepcionante: apenas logró tirar a tierra la mitad de los árboles que la jornada anterior. El tercer día, pensó que sólo había tenido mala suerte y que hoy batiría su propio récord. Dio golpes y golpes con toda su furia, pero sólo derribó un par de árboles.

La Lata de Leche

Recursos Educativos - Cuentos e Historias cortas para reflexionar

La Lata de Leche

Dos hermanitos muy pobres, de 5 y 10 años, recorrían de puerta en puerta las casas del pueblo pidiendo algo de comida con la que aplacar el hambre. En la mayoría de los sitios ni les hacían caso o, directamente, los echaban a escobazos. Pero siempre hay gente de buen corazón: una señora muy amable les hizo esperar un rato y les trajo una lata pequeña de leche condensada.

La hormiga Ingeniosa - Historias para Pensar

Recursos Educativos - Cuentos e Historias cortas para reflexionar

La hormiga Ingeniosa

Las hormigas estaban recogiendo comida cerca de un riachuelo y, casi sin tiempo a reaccionar, el nivel del agua empezó a subir rápidamente debido al deshielo provocado por las altas temperaturas de esa primavera. Mientras la mayoría de los insectos abandonaban lo que llevaban a cuestas y huían a toda prisa, una hormiga que cargaba una pajita seis veces mayor que ella siguió con su trabajo.

El Campanero - Historias para Pensar

Recursos Educativos - Cuentos e Historias cortas para reflexionar

El Campanero

En un pueblo de Brasil, vivía un hombre humilde y sin ninguna formación que trabajaba en la iglesia tocando las campanas. Pero llegó una orden del obispado, que decidió que todos los empleados de las parroquias tenían que haber realizado estudios primarios. Para el campanero, demasiado mayor para ponerse a estudiar, aquello significó quedarse en paro. Sin nada que hacer, fue a la plaza a fumarse un cigarrillo. Pero no tenía tabaco de liar y le pidió a unos amigos si le podían dar un poco. Como tampoco tenían, le dijeron: "Tú tienes tiempo libre, si vas a comprar a la ciudad de al lado, te daremos una comisión".

Verdades parciales - Historias para Pensar

Recursos Educativos - Cuentos e Historias cortas para reflexionar

Verdades parciales

Se cuenta que un profeta, rodeado de todos sus discípulos, llegó a una ciudad para difundir sus doctrinas y hacer a sus habitantes un poco más sabios. A los pocos días de abrir las puertas de la escuela en la que se había instalado, se les unió un estudiante que dijo: “Señor, en esta ciudad reina la frivolidad, a nadie le interesa aprender. Si pretendéis inculcar alguna idea en sus corazones, vais a tener un duro trabajo”. El maestro, que lo estaba escuchando atentamente, le contestó: “Tienes razón”.

La Pequeña Granja y la Vaca - Historias para Pensar

Recursos Educativos - Cuentos e Historias cortas para reflexionar

La Pequeña Granja y la Vaca

Un filósofo y su joven discípulo paseaban por los alrededores de un pueblo, cuando divisaron una pequeña granja. Tras llamar a la puerta para pedir un vaso de agua, les recibió un humilde matrimonio y sus tres hijos, vestidos con pobres harapos. Al preguntarles de que vivían, el granjero les contó que una vaca les daba leche, con la que hacían mantequilla y queso para autoconsumo y venta.

Soy Yo Quien Decide - Historias para Pensar

Recursos Educativos - Cuentos e Historias cortas para reflexionar

Soy yo quien decide

Un influyente columnista de un diario norteamericano acompañaba en cierta ocasión a un buen amigo a comprar el periódico. Cuando estuvieron delante del quiosco, su amigo saludó al vendedor amablemente. El quiosquero, en lugar de devolver el saludo, le respondió de mala manera y les lanzó el periódico sin casi mirarles a la cara, como si le hubiesen ofendido con algo que desconocían. Su amigo, sin molestarse los más mínimo, sonrió al airado quiosquero y, sin inmutarse, le deseó que pasase un buen fin de semana.

Comparte este artículo!