cuento La Bella y la Bestia - Cuentos Cl√°sicos infantiles

Recursos educativos - Cuentos para ni√Īos - Cuentos Cl√°sicos

La Bella y la Bestia

Había una vez un hombre muy rico que vivía con sus tres hijas. Las dos hijas mayores se reían de cualquiera que no se vistiera tan bien como ellas. Cuando no estaban en un baile, iban a comprar todos los vestidos y sombreros finos que podían llevar a casa.

A la hija menor, Bella, lo que más le gustaba era leer. "¡Nadie te querrá!", decían sus dos hermanas mayores, y se reían. "¡Mira tu pelo, pareces una sirvienta!". Bella no sabía por qué le hablaban de esa manera. Pero no decía nada.

Un día, el padre recibió una muy mala noticia. Había gastado todo su dinero en un barco que había enviado al mar para hacer negocios. Se enteró de que el barco había desaparecido. Todo lo que había en él se había perdido. De repente, el padre rico se convirtió en el más pobre de los pobres.

La familia ya no podía permanecer en su gran casa. Tuvieron que vender la casa, las mesas y las sillas, y todas sus cosas.

Lo √ļnico que le quedaba al padre era una peque√Īa caba√Īa en lo profundo del bosque. As√≠ que all√≠ es donde √©l y sus tres hijas tuvieron que mudarse. Vivir en la caba√Īa del bosque era un trabajo duro. Cada d√≠a hab√≠a que encender un fuego, cocinar, limpiar el lugar, cuidar el jard√≠n y arreglar las cosas cuando se romp√≠an. Ahora que la familia era pobre, se podr√≠a pensar que las dos hermanas mayores ayudar√≠an en las tareas. Pues no lo pienses.

"Parece un desastre", decían, levantando la nariz ante Bella. "Más vale que nos sirva". Y así Bella hizo todo el trabajo duro.

Y entonces - ¡buenas noticias! - ¡el barco del padre apareció!

"Hijas", dijo el feliz padre, "me voy a la ciudad. Decidme qué buen regalo puedo traer para vosotras".

"Traedme el mejor vestido de la mejor tienda", dijo la hermana mayor.

"Quiero uno igual", dijo la hermana mediana.

"¬ŅY t√ļ, Bella?", dijo √©l.

"Todo lo que quiero, padre", dijo ella, "es una sola rosa".

"¬ŅPuedes creerla?", dijo la hermana mayor.

"¡Qué tonta!", dijo la hermana del medio. Las dos se rieron.

"¬°Ni√Īas!", dijo el padre. "Si eso es lo que quiere Bella, eso es lo que le traer√©".

El padre se dirigía a su casa cuando pensó: "¡Me olvidé de la rosa para Bella!". De repente, el cielo se volvió negro. "¡Oh, Dios!", dijo. "¡Se avecina una tormenta!"

Un momento despu√©s, cayeron fuertes lluvias oscuras desde el cielo. Empapado y cansado, el padre vio un parpadeo de luz a lo lejos. Se acerc√≥ a la luz, con la esperanza de que significara que hab√≠a alg√ļn lugar en el que pudiera pedir pasar la noche. Cuando se acerc√≥, vio un gran palacio con velas en todas sus ventanas. Era muy extra√Īo, pero la puerta del jard√≠n estaba abierta. As√≠ que, con cuidado, el padre entr√≥.

"¬ŅHola?", dijo. No hubo respuesta.

Allí, ante él, había un gran banquete sobre una larga mesa.

"¬ŅHola?", volvi√≥ a decir. A√ļn as√≠, no hubo respuesta. El padre se sent√≥ frente al fuego para calentarse y esper√≥. Pero a√ļn as√≠, no vino nadie.

"Supongo que estará bien si me quedo esta noche", dijo el padre. Dio un rápido bocado al festín, buscó un dormitorio y se quedó profundamente dormido.

A la ma√Īana siguiente la mesa estaba puesta de nuevo, pero esta vez con el desayuno. De nuevo -¬°muy extra√Īo! - no hab√≠a nadie. "Supongo que deber√≠a irme", dijo el padre despu√©s de un rato.

Al salir, pasó por delante de un jardín de rosas. "Me llevaré sólo una", dijo. Y cogió una rosa para Bella.

Justo en ese momento, un fuerte pisotón llegó por detrás de él.

Rugió una voz: "¡Has cogido mi rosa!".

El padre se giró. Ante él había un horrible y enorme monstruo. "Yo... ¡lo siento!", dijo. "No lo sabía".

"¡Pagarás por esto!", gritó la Bestia. "¡Morirás!"

El padre cayó de rodillas. "¡Por favor!", suplicó. "¡No me matéis! Sólo recogí la rosa para una de mis hijas".

Oh, ¬Ņas√≠ que tienes hijas?" dijo la Bestia. "Hmm... Bueno, si una de ellas viene y se queda aqu√≠ en este palacio, ser√°s libre. Si no, deber√°s volver t√ļ mismo dentro de tres meses, y asumir tu castigo".

Cuando el padre lleg√≥ a casa, Belle pudo notar que algo andaba mal. "¬ŅQu√© pasa, padre?", le dijo. "Oh, nada", dijo √©l. Pero ella sab√≠a que eso no era cierto.

Por fin, el padre contó a sus hijas lo que la Bestia había dicho. "¡Todo esto ha ocurrido porque te pedí que trajeras a casa una rosa!", dijo Bella. "Iré allí en tu lugar. Si no, morirás".

"¬°No, no puedo permitir eso!" dijo el padre. "Soy viejo y no me queda mucho tiempo de vida. T√ļ eres joven, ¬°no debes hacer esto por m√≠!"

Pero Bella no quiso cambiar de opinión. Y dos días después, el padre llevó a Bella al palacio donde vivía la Bestia.

"¬ŅAs√≠ que √©sta es tu hija?", dijo la Bestia, mirando a Bella.

"Sí", dijo ella. "Me quedaré aquí. Y eso significa que mi padre es libre de irse. Eso es lo que has dicho".

"Sí", dijo la Bestia.

Los d√≠as eran largos y no hab√≠a nadie con quien la Bella pudiera hablar en el palacio. Todas las noches, a las nueve, la Bestia ven√≠a a cenar. Al principio s√≥lo gru√Ī√≠a y ella no dec√≠a nada. Al fin y al cabo no era f√°cil ser una prisionera, aunque fuera en un palacio. Luego, una vez en la cena, √©l hizo una peque√Īa broma y ella sonri√≥. En otra ocasi√≥n, √©l hizo un comentario y ella le mir√≥ a los ojos. Despu√©s, √©l le preguntaba por su d√≠a, y ella le contaba.

Poco después, Bella llegó a una parte del palacio que no había visto antes. Sobre una puerta había un letrero: "Habitación de Bella". La puerta estaba abierta. En el interior de la habitación había estantes con libros hasta el techo, un piano y un armario con vestidos finos, justo de su talla.

¬°Ahora hab√≠a mucho que hablar en la cena! Una noche, al final de la cena, Bestia dijo: "Bella, te amo. ¬ŅQuieres casarte conmigo?"

La Bella se quedó sorprendida. "Bestia, eres mi mejor amigo", dijo. "Pero, por favor, entiende que no quiero casarme contigo".

Sin embargo, la Bestia le hizo la misma pregunta despu√©s de la cena, una y otra vez. Y cada vez la Bella dec√≠a lo mismo. Una noche, la Bestia dijo: "Bella, si no quieres casarte conmigo, ¬ŅQu√© puedo hacer para que seas feliz?"

"Si quieres saberlo", dijo ella, "sería ver a mi padre. Le echo mucho de menos".

A la noche siguiente, la Bestia le dio a Bella dos objetos mágicos: un espejo mágico y un anillo mágico. "Si quieres ver a tu padre", le dijo, "sólo tienes que pedirle al espejo mágico que te lo muestre. Si estás lista para volver a casa, gira el anillo mágico en tu dedo tres veces y pídele al espejo que te lleve allí. Cuando sea el momento de volver al palacio, gira el anillo tres veces más y pídele al espejo que vuelva. Pero no te ausentes más de una semana. O moriré de pena".

Bella aceptó. Cuando volvió a su habitación, se miró en el espejo mágico y pidió ver a su padre. Y allí estaba, en la cama y con un aspecto tan enfermo que podría morir.

Atemorizada, Bella hizo girar el anillo en su dedo tres veces. "Por favor, Espejo Mágico", dijo. "¡Llévame a casa ahora mismo!"

Y regres√≥. ¬°Ah, qu√© alegr√≠a cuando su padre levant√≥ la vista y vio a Bella! Porque gran parte del motivo por el que estaba enfermo era saber que Bella estaba atrapada en el palacio, todo por su culpa. Bella se qued√≥ junto a la cama de su padre durante horas. Le dijo que ten√≠a todos los libros que pod√≠a leer, m√ļsica para tocar y buenos vestidos para ponerse. "Bestia no es tan mala", dijo, "una vez que la conoces. Es bueno hablar con √©l. Es mi amigo".

Bella mir√≥ a su alrededor. "¬ŅD√≥nde est√°n mis hermanas?"

"Las dos est√°n casadas", dijo el padre.

"¬ŅSe casaron con buenos hombres?", dijo ella.

"Tenían mucho dinero", dijo el padre. "Pero no sé si tus hermanas son felices". Porque la hermana mayor se había casado con un hombre guapo y tan vanidoso que no pensaba en nada más, ni siquiera en su mujer. Y la hermana mediana se había casado con un hombre de agudo ingenio, pero que lo utilizaba para herir a todos los que le rodeaban, y sobre todo a su mujer.

Cuando las hermanas llegaron a la casa y vieron a Bella, tan bien vestida y hablando de lo amable y bueno que era la Bestia con ella, ardieron de rabia. Bella les dijo que no debía quedarse más de una semana. Y las hermanas idearon un plan.

Acariciaron a Bella y le dijeron cosas tan bonitas que nunca le hab√≠an dicho. Cuando les dijo que deb√≠a irse pronto, lloraron. Dijeron que no deb√≠a irse. Les quedaba tanto por hacer con ella. ¬ŅY por qu√© s√≥lo importan unos pocos d√≠as, despu√©s de todo? As√≠ que Bella se qued√≥.

Una noche tuvo un sue√Īo sobre la Bestia. En su sue√Īo, la Bestia yac√≠a enferma y moribunda. Cuando Bella se despert√≥, pidi√≥ al espejo m√°gico que le mostrara a la Bestia. All√≠ estaba en el espejo, tumbado en el jard√≠n de rosas, con un aspecto tan enfermo que iba a morir. De inmediato, hizo girar el anillo m√°gico tres veces. "¬°Ll√©vame de vuelta a la Bestia!", dijo. En un momento estaba sentada junto a la pobre Bestia enferma, que s√≥lo pod√≠a respirar con dificultad.

"¬°Has vuelto!", dijo la Bestia con voz gruesa.

"¬°Lamento mucho haber llegado tarde!", dijo Bella.

"No podía soportar la idea de que no volvieras a mí. Me temo que ya es demasiado tarde para mí". Sus ojos se cerraron.

"¡No!", gritó la Bella. "¡No me dejes!" En ese momento, ella supo en su corazón lo que era verdad. "¡Te quiero!", gritó. "¡Por favor, vuelve! Si vuelves, seré tu esposa". Las lágrimas rodaron por sus mejillas.

Justo entonces, la Bestia abrió los ojos. " ¡Bella!", dijo. "¡Lo hiciste!"

En un instante, la Bestia se transformó en un apuesto príncipe. Bella no sabía qué pensar de este cambio.

"¬°Ah, Bella!", dijo la Bestia, y le cont√≥ su historia. Hace a√Īos, cuando era un pr√≠ncipe, un hada malvada lo hab√≠a hechizado. Deb√≠a seguir siendo una bestia para siempre, hasta que una doncella lo amara por lo que realmente era. Ahora ella hab√≠a roto el hechizo.

Y así la Bella y la Bestia se casaron. Vivieron felices para siempre.

‚ô• Tambi√©n puedes leer Cenicienta y Blancanieves y los siete enanitos

Otros cuentos

Comparte este artículo!