Ratio: 5 / 5

Inicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activadoInicio activado
 

psicomotricidad de 0 a 3 meses

Actividades para bebés de 0 a 3 meses - Psicomotricidad y Juegos

Objetivo: Que el bebé Levante la cabeza mientras está sobre el estómago y que la mueva lentamente.

-Túmbate en el suelo mirando al techo y coloca al niño sobre ti, mirándote a la cara, acaricia su espalda. Cuando el niño levante la cabeza, dile cosas para que te sonría.

-Coloca al niño sobre el vientre y ponle los brazos de manera que queden doblados y apretados contra el pecho o ligeramente bajo el pecho.

-Coloca tu cara frente al rostro del bebé, y háblale para llamar su atención, muévete a ambos lados de la carita del niño.

Coloca al niño sobre tu vientre:

  • Desde una distancia adecuada mueve un juguete o la cabeza de izquierda a derecha, con una rapidez y un ángulo tal que el bebé, pueda seguir el movimiento con los ojos y la cabeza.
  • Mueve el juguete o la cabeza de arriba abajo, para que el niño levante y baje la suya.
  • Traza círculos con el juguete o con la cabeza, en el sentido de las agujas del reloj y en sentido contrario.

-Levanta al bebé por las axilas, de espaldas a ti, y apoya su pecho, no el vientre, contra una pelota ligera, de unos 20 ó 50 cm. de diámetro. Las piernas tocan el suelo.  El bebé levantará bien alta la cabeza y mirará entorno suyo. Moverlo así hacia delante y atrás, derecha e izquierda.

Objetivo: Que el bebé Mantenga la cabeza erguida cuando está en brazos o sentado.

  • Sostén al niño en posición vertical, sujetándole la espalda.
  • Coge al niño en brazos y que otra persona le muestre, por la espalda del adulto, un espejo, donde se vea reflejado.
  • También puedes mostrarle otros objetos o bien hablarle muy cerca de su cara.
  • Manteniendo al bebé en brazos, en posición vertical, retira repetidas veces las manos de la cabeza del bebé.
  • Llama la atención del niño con algún estímulo sonoro cuando le tengas en brazos para que así vaya levantando la cabeza.
  • Sienta al bebé, sobre ti, apoyando su espalda sobre tu abdomen. Sujetando al niño por ambos lados con los brazos estirados mostrarle algún objeto llamativo.

Objetivo: Que el bebé se Ponga boca arriba o boca abajo estando de costado.

  • Pon al bebé de costado, e incítale a darse la vuelta hacia arriba motivándole con algún objeto vistoso o bien reclama su atención hablándole por detrás de él, donde éste no pueda verte.  Comienza ayudando al niño y poco a poco deja de ayudarlo.
  • Realiza el ejercicio anterior en la misma posición pero ayudando al niño a girarse boca abajo.
  • Tumba al niño boca arriba, con los pies hacia ti. Procura que el bebé agarre el dedo índice de ambas manos. Si no consigue hacerlo, toma sus manos con los pulgares y los índices, y tuerce lentamente su cuerpo hacia la izquierda y luego hacia la derecha.
  • Repite el ejercicio anterior colocando al niño sobre una colchoneta de costado. Empuja suavemente el hombro del bebé de modo que quede tumbado boca abajo.
  • Estando boca arriba, pon fuera de su alcance un juguete y anímale a cogerlo dándole la vuelta. Ayúdale iniciando el volteo hacia un lado por flexión de la pierna del lado opuesto mientras la otra permanece extendida. Cuida que el brazo del lado hacia el que quieres que gire el cuerpo esté colocado correctamente, ya sea extendido hacia arriba o hacia abajo a lo largo del cuerpo.
  • Ofrece al bebé algunos objetos sonoros cuando esté tumbado de costado. Ponlos en su mano y cuando lo agarre tira suavemente para que quede tumbado boca arriba.
  • En el momento del baño puedes balancear al niño dentro del agua. Para ello, sujeta con una mano el hombro del niño pasando el brazo por la nuca y con la otra las piernas. Este balanceo girará al niño hacia los lados y boca arriba. Esto permite al niño realizar movimientos coordinados con las piernas.

Objetivo: Estimular la extensión de las piernas, el empuje y el pataleo.

  • Coloca las palmas de las manos o cualquier otro objeto similar contra los pies del niño. Pronto empezará a extender y doblar las piernas rítmicamente. Presiona sus pies lo suficiente para que ejerza una fuerza mediana cuando rechaza tu mano.
  • Coloca al niño boca arriba. Pon la palma de tu mano bajo sus nalgas y álzale ligeramente las caderas, de modo que levante las piernas, separando los talones del suelo. Sujeta con la mano una pelota de colores vivos. Muévela para que toque las piernas desnudas y alzadas del niño. Este contacto le incitará enseguida a extenderlas y doblarlas; a patalear contra la pelota.
  • También puedes conseguir la extensibilidad del pie o mano plasmando la huella del pie o la mano del bebé en un trozo de barro.
  • Aprovecha el momento del baño para que el bebé patalee libremente.
  • Coloca un sonajero a la altura de los pies del bebé que emita el sonido cuando éste patalea.

Objetivo: Que el bebé Sonría en respuesta a un estímulo.

  • Juega al "cu-cu" escóndete tras un pañuelo y reaparece súbitamente.
  • Coge al niño en brazos y baila desplazándote lentamente a la vez que le cantas una canción.
  • Juega con el niño con balanceos, cosquillas, sostenerlo en el aire hacia arriba y abajo lentamente, etc.
  • Frota con tu frente o barbilla la tripa del niño. Luego levanta la cabeza para que así el bebé pueda ver tu rostro y seguidamente vuelve a la tripa del bebé.
  • Juega a dar palmadas. También se puede hacer pero juntando los pies del niño, podemos aprovechar el momento del baño o del cambio de pañal.

Objetivo: Que el bebé deje de llorar y sonría.

  • Acercarte al niño sonriendo, háblale dulcemente y acaricia su rostro cuando llore.
  • Cuando el bebé llore, acércate y acaricia suavemente su espalda.
  • Si el bebé se despierta asustado, acerca tu rostro para que te vea y háblale dulcemente.
  • Cuando esté excitado, coge al niño en brazos y acaricia su nuca. Poco a poco irá tranquilizándose.
  • Coge las manos del bebé y colócalas en tus mejillas, mientras le sonríes y hablas cariñosamente.

Objetivo: Que el bebé Sostenga objetos con presión involuntaria y que los agites.

  • Agita ligeramente el sonajero cerca de la cara del bebé, durante unos instantes, ayúdale a cogerlo e indícale la forma de obtener sonido agitándolo.
  • Ayuda al bebé y enséñale a sostener objetos, de diferentes tamaños y texturas, en la mano, cerrando suavemente los dedos sobre dichos objetos y luego retirando poco a poco la ayuda.
  • Acaricia sus dedos uno a uno, dándoles un masaje sobre todo por el índice y el pulgar. Abre y cierra sus manos. Pónselas a la altura de sus ojos y únelas, pásalas por su rostro y también por tu cabello y cara.
  • Coloca en la mano del bebé una pulsera de cascabeles, cierra sus dedos y, sujetando la mano, agita ligeramente para obtener el sonido.
  • Cuelga de los dedos de la mano el aro del llavero del que cuelgan llaves de plástico de colores diferentes. Ayúdale a moverlas para que produzcan sonido.
  • Ofrecer tus índices al bebé. Cuando los agarre, mueve sus brazos en ambas direcciones: delante, detrás, a ambos lados.
  • Cuelga diferentes objetos de la cuna. Pronto empezará a agitarlos en diversos sentidos.

Objetivo: Que el bebé Establezca los ritmos de comida, sueño y actividad.

  • Realiza cada actividad, alimentación y descanso en un lugar concreto, estableciendo rutinas.
  • No acostumbres al bebé a dormir en silencio absoluto y en oscuridad total.
  • Anuncia al niño lo que va a hacer en cada momento: “Vamos a comer”, “Vamos a jugar”, “Vamos a dormir”. Aunque al principio no lo entienda posteriormente asociará los sonidos y la comunicación gestual con la actividad a realizar.

Objetivo: Que el bebé atienda cuando se le llama.

  • Llámale con frecuencia pronunciando su nombre.
  • Antes de empezar a hacer algunos ejercicios o actividades con el niño, comienza llamándole por su nombre.
  • Escóndete fuera del campo visual del niño y llámale apareciendo unos instantes después.
  • Llámale desde lejos cuando el niño esté jugando con algún objeto.

Objetivo: Que el bebé vocalice sonidos guturales y algún balbuceo.

  • Juega con el bebé produciendo diferentes sonidos vocálicos y silábicos, preferentemente guturales, haciéndolo muy cerca del rostro del bebé.
  • Repite cualquier sonido que emita el bebé.
  • Ponle grabaciones de balbuceo y gorjeos de otros bebés.
  • Para que el bebé perciba las vibraciones del sonido que le estimulan para gorjear, coloca tus labios sobre la cara del niño y repite varias veces "ma", "ba" o "pa". Hazlo también sobre el cuello, el vientre, la espalda, las palmas de la mano, etc.
  • Aprovecha el llanto para producir vibraciones mediante suaves palmadas en el pecho o espalda, de manera que se produzca un sonido intermitente.

Objetivo: Que el bebé distinga los sonidos del habla de otros sonidos.

  • Muestra al bebé diferentes sonidos: golpea con una cuchara, un vaso, que escuche música clásica, etc.
  • Cántale canciones sencillas.