Ideas para jugar con una pelota de 0 a 1 años

Jugar con una pelota requiere habilidades que un niño pequeño tarda en aprender. Primero aprenden a hacer rodar una pelota, luego a lanzarla y finalmente a atraparla. Como un niño siempre aprende las cosas más sencillas antes que las más difíciles, jugará con una pelota grande, que es más fácil de manejar, antes de poder coger una pelota.

Jugar con una pelota, qué esperar entre 0 y 12 meses

  • Alrededor de 4 a 6 meses: manipula con ambas manos una pelota de tela o de felpa colocada entre sus manos.
  • Alrededor de 10 a 12 meses: recibe y hace rodar una pelota sentado en el suelo sin perder el equilibrio.

Las edades mencionadas aquí son sólo puntos de referencia.

¿Qué habilidades desarrollada el bebé al jugar con un balón?

  • la percepción de su cuerpo cuando manipula la pelota o intenta recogerla. Al tocarla, se da cuenta de que está separado de su cuerpo.
  • Percepción de su entorno cuando deja caer o rueda el balón y observa cómo se aleja de él en el espacio.
  • la coordinación de ambas manos al sujetar o hacer rodar una pelota. Su capacidad para coordinar bien ambas manos es esencial para desarrollar la motricidad fina.
  • La coordinación ocular en un solo objetivo y la capacidad de seguirlo mientras se mueve cuando se juega con una pelota.
  • Equilibrio mientras ajusta su postura para evitar caerse mientras rueda la pelota.

Ideas de juegos para bebés con pelotas

Haz rodar suavemente una pelota blanda o con textura sobre el cuerpo de tu bebé: barriga, piernas, brazos, espalda, etc. Al cabo de unas semanas, es probable que tu bebé intente tocarla.

Cuando tu bebé se siente solo, siéntate en el suelo frente a él y abre las piernas para formar una "V", asegurándote de que tus pies casi tocan los suyos. Haz rodar la pelota hacia él. El niño se dará cuenta de que un pequeño empujón moverá la pelota. Con este juego, también aprenderá que un objeto redondo puede rodar.

Entre los 8 y los 12 meses de edad, tu bebé ya comprende mejor el hecho de que un objeto sigue existiendo aunque ya no pueda verlo. Esto se llama permanencia del objeto. Para ayudar a tu bebé a entender este concepto, haz que una pelota aparezca y desaparezca escondiéndola bajo una manta o lanzándola a una caja. Este juego ayuda a los niños a aprender que un objeto sigue existiendo aunque ya no lo puedan ver. Con el tiempo, el niño puede intentar imitarte.

Lanza suavemente una pelota de playa o de tela sobre el cuerpo del niño, con la suficiente fuerza como para desequilibrarlo un poco y animarlo a desarrollar su equilibrio sentado o de pie si ya ha empezado a caminar. Esta actividad les resultará aún más divertida si haces un sonido gracioso (por ejemplo, "¡Boom!") cuando la pelota golpea su cuerpo. Asegúrate de que el entorno es seguro para amortiguar una posible caída.

Más juegos infantiles

Comparte este artículo!