juegos para estimularlo y fortalecerlo

Equilibrio: juegos para estimular al bebé

Poco a poco, el equilibrio del niño se desarrolla de forma natural. El juego es una buena manera de reforzar esta importante habilidad.

El equilibrio: una habilidad esencial

Durante el primer año de vida del niño, todas las etapas del desarrollo motor le ayudan a desarrollar su equilibrio. A medida que aprende a sostener la cabeza, darse la vuelta, sentarse, gatear y ponerse de pie, desarrolla la estabilidad. Y cuando se caen, aprenden a reaccionar manteniendo el equilibrio para no volver a caer.

El desarrollo del equilibrio es esencial, ya que es la base de todos los movimientos del cuerpo. También es necesario para la seguridad del bebé. Sin equilibrio, puede caerse y hacerse daño. De hecho, cuando tienen un buen equilibrio, los niños son más ágiles y se sienten más seguros en sus movimientos.

Ideas de juego para estimular el equilibrio

Aunque el equilibrio se desarrolla de forma natural, hay formas de estimularlo y reforzarlo. Aquí tienes algunas ideas de actividades.

0-12 meses:

  • Baila con el bebé en brazos. Esta es una actividad divertida para ayudar al equilibrio de tu bebé. Si aún no puede sostener la cabeza, tendrás que sujetarle la espalda, los hombros y la cabeza cuando bailes con él. Pero en cuanto tu hijo sea capaz de mantener la cabeza y la espalda, cógelo a la altura de la cadera, sin sujetarle la parte superior del cuerpo. Esto hará que tenga que esforzarse aún más para mantener el equilibrio.
  • Sienta a tu bebé en tu regazo y sujétalo por las manos. Disfrutará moviéndose hacia delante y hacia atrás y hacia la izquierda y la derecha de forma segura. Esta actividad estimula las reacciones necesarias para mantener el equilibrio.
  • Sienta a tu hijo sobre una manta y coloca cojines a su alrededor. A continuación, tira suavemente de la manta sobre la que está sentado. Esta actividad ayuda a mantener al niño estable. Y si se cae, no se hará daño, gracias a los cojines colocados a su alrededor.

De 1 a 3 años:

  • Dale a tu hijo la oportunidad de caminar sobre la hierba, la arena o la nieve. Estas superficies irregulares e inestables son un gran desafío para el equilibrio.
  • Coloca diferentes objetos en el suelo para hacer un camino para tu hijo. Por ejemplo: almohadas para subirse, una silla para gatear o un escalón para subir y bajar.
  • Anima a tu hijo a patear pelotas en el césped. Esto les obliga a levantar los pies y a mantener el equilibrio.

Falta de equilibrio: ¿cuándo preocuparse?

Algunos trastornos, como la dispraxia motora, pueden causar un problema de equilibrio. Por eso, si notas que tu hijo no sigue las diferentes etapas del desarrollo motor, como sentarse y gatear entre los 6 y los 12 meses o caminar entre los 12 y los 18 meses, habla con tu médico.

Más juegos infantiles

Comparte este artículo!